La solución de ‘un estado’ en Palestina

Alí Anuzla

Fuente: Palestine’s one-state solution, Middle East Monitor, 26/03/2015

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu prometió a sus electores que no permitiría el establecimiento de un estado palestino si ganaba las elecciones. Las ganó y al hacerlo, puso el último clavo en el ataúd del proceso de paz y enterró la opción de dos estados, que era la finalidad de las fracasadas negociaciones.

La declaración de Netanyahu no sorprendió, porque las negociaciones entre palestinos e israelíes han fracasado y solo un golpe de gracia podría sacarlas de su estancamiento. En realidad, todo sugiere que las negociaciones se agotaron hace años y quedaron condenadas al fracaso desde el momento en que Israel consiguió lo que quería con ellas.  El objetivo último en el que estaban interesados los israelíes era el reconocimiento palestino de su estado y el fin de lo que creían que eran etiquetas discriminatorias para referirse al movimiento sionista en las resoluciones de la ONU. Desde que lograron este objetivo, dejaron de preocuparse por el futuro de las conversaciones, a pesar de que la paz supuestamente deseada por ambas partes y el propósito original de las negociaciones hace más de 20 años sean tan esquivos como siempre.

Hasta la fecha, las conversaciones han sido poco más que intentos de Israel para paralizar el proceso y conseguir más tiempo para presentar a los palestinos el hecho consumado de la expansión de los asentamientos, la consolidación de sus nuevas fronteras, el aislamiento de los palestinos en guetos aislados en Gaza y Cisjordania y la acentuación del carácter judío del estado de Israel.

Seguir leyendo

Occidente castigó a Palestina cuando votó por Hamas, pero apoya a Israel cuando vota por el ‘apartheid’

Ghada Ageel

Fuente: The West punished Palestine when it voted freely, but endorses Israel’s vote for occupation, Middle East Eye, 23/03/2015

Empleados electorales cuentan los votos en Deir al Hatab, un pueblo de Cisjordania, el 20 de octubre de 2012, en unas elecciones municipales. (Foto: AFP)

 

Las elecciones de 2006 fueron una increíble demostración de la democracia palestina en su belleza multicolor. Un pueblo bajo ocupación expresó su determinación de resistir al intento de Israel de obligarles a rendirse a través de sus proyectos colonizadores, sus estrategias expansionistas y su racismo. Y ese pueblo ha mantenido su palabra. A pesar de la ocupación y el control de sus tierras, sus vidas y sus destinos, sigue sin rendirse.

Las elecciones fueron importantes porque no debían nada a la presión de EEUU y a sus esfuerzos selectivos para promocionar, únicamente, aquellas democracias que se adaptan a sus intereses. Irónicamente, las elecciones también fueron una desagradable sorpresa para la Unión Europea. Había gastado millones de euros en el proyecto de paz ilusoria y había amenazado con cortar la ayuda a los palestinos si el resultado no era concorde con ese proyecto. Al contrario, las elecciones fueron fueron un impresionante testimonio del hecho de que la sociedad civil palestina era más vibrante que nunca y que podía ser movilizada como una fuerza política organizada. También probó que la política palestina tiene su propia dinámica, la cual tiene poco que ver con las presiones, los sobornos y los chantajes del exterior, pero mucho que ver con las demandas políticas, sociales y económicas de la gente ordinaria que vive en una situación atroz. Aunque los palestinos eran más pobres, más vulnerables, menos seguros y más machacados por el “proceso de paz”, rechazaron todas las presiones y reafirmaron su demanda de libertad.

En respuesta, han tenido que sufrir las drásticas consecuencias que siguieron.

Seguir leyendo

Carta de Albert Einstein y otros intelectuales judíos advirtiendo del peligro del sionismo fascista en Israel

Por su valor como documento histórico, he creído interesante publicar esta carta de Albert Einstein y otros intelectuales judíos al The New York Times. Me veo obligado a aclarar, no obstante, que adolece de algunos defectos, comprensibles por otro lado dada la fecha en que está escrita. Parece lógico extraer del contenido de la carta que los firmantes creyeron que la masacre de Deir Yasin fue un hecho aislado. Pero no lo fue. Fue el más conocido, pero no el único, ni mucho menos. Fue, tal vez, la masacre más masiva, pero hubo otras. También parecieron ignorar los firmantes que las víctimas de las masacres y del terror fueron, en esos años, los palestinos, los árabes, los nativos. En ese momento, los grupos terroristas judíos ya no atacaban a los británicos ni, mucho menos, a los judíos. De hecho, como ha argumentado convincentemente el historiador israelí Ilan Pappe, la expulsión y huída de 750.000 palestinos de sus hogares y pueblos fue una operación de limpieza étnica planificada. Por último, los denominados por los firmantes “logros constructivos” en Palestina, por obra de los judíos inmigrantes, como la reclamación de tierras y la construcción de asentamientos fueron, también, parte del proyecto sionista de colonización y limpieza étnica de Palestina para convertirla en un estado judío, un estado racista. No fue un mero fenómeno de inocente inmigración.  JV

 

Carta al editor

The New York Times

Al editor del The New York Times:

Entre los fenómenos políticos más inquietantes de nuestra época está la emergencia en el recién creado estado de Israel del Partido Libertad (Tnuat Haherut), un partido político muy parecido en su organización, métodos, filosofía política y perfil social a los partidos nazis y fascistas. Se ha formado a partir de los militantes y seguidores del Irgun Zvai Leumi, una organización terrorista, derechista y chovinista de Palestina.

La actual visita de Menajem Begin, líder de este partido, a Estados Unidos persigue, evidentemente, dar la impresión de que EEUU apoya a este partido en las próximas elecciones israelíes y, asimismo, fortalecer los lazos políticos con los elementos sionistas conservadores de Estados Unidos. Varias celebridades estadounidenses han prestado sus nombres para dar la bienvenida a esta visita. Es inconcebible que quienes se oponen al fascismo en todo el mundo, si estuvieran bien informados sobre el historial político y las perspectivas del Sr. Begin, incluyan sus nombres y apoyen al movimiento que representa.

Seguir leyendo

Israel y la ‘amenaza demográfica’ palestina

Yusef Munayer

Fuente: What It Feels Like to Be a ‘Demographic Threat’ to Israel, The Nation, 20/03/2015

Una mujer árabe israelí se dispone a votar en las elecciones israelíes de marzo de 2015. (Foto: Ammar Awad / Reuters)

 

Soy una amenaza demográfica.

Soy una amenaza demográfica. Soy hijo, nieto y padre de amenazas demográficas. Y soy el esposo de otra amenaza demográfica. Soy ciudadano palestino de Israel y este es el lenguaje que el estado de Israel, sus líderes y sus elites han establecido en su discurso para referirse a mí y a millones de otros seres humanos.

Y una vez que has sido definido como una amenaza, ¿qué otra cosa habría que hacer sino atacar esa amenaza, marginarla, contenerla o eliminarla?

Es una bocanada de aire fresco ver que muchos están horrorizados ante la retórica que Benjamín Netanyahu ha utilizado el mismo día de las elecciones israelíes. Para movilizar a los votantes de extrema derecha, advirtió que “el gobierno de la derecha está en peligro” porque “los votantes árabes están acudiendo en masa a las urnas”. Algunos lo han comparado con la “estrategia sureña” en EEUU, cuando el Partido Republicano apeló al racismo existente entre los sureños blancos a finales de los 60 para alejarlos del Partido Demócrata, que se había pronunciado en favor de los derechos civiles.

Seguir leyendo

Israel vota por la ocupación permanente y el ‘apartheid’

La extrema derecha de Israel ha dado la victoria electoral al primer ministro Benjamín Netanyahu, después de que este prometiera oficialmente no reconocer a ningún estado palestino e hiciera declaraciones racistas sobre los ciudadanos palestinos. Pero el margen de victoria del Likud y demás partidos sionistas extremistas que niegan los derechos básicos a los palestinos es una evidencia más del desplazamiento hacia la ultraderecha de los judíos israelíes, que no tienen ningún interés por buscar una paz justa, tal como han dicho hoy destacados activistas de la sociedad civil palestina.

El abandono del mal llamado “proceso de paz” debería llevar a los gobiernos del mundo a dejarse ya de excusas para no imponer sanciones a Israel, comenzando con un embargo militar que debía haberse establecido hace muchos años.

La convincente victoria del llamado “campo nacional”, una coalición de grupos de colonos, Likud y sus socios ultraderechistas, es vista por la mayoría de los palestinos como un voto inequívoco a favor de perpetuar la ocupación, la colonización y el apartheid israelíes. Pero es, también, una oportunidad para aislar aún más a Israel, principalmente a través del movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones), así como mediante el procesamiento de criminales de guerra israelíes en la Corte Penal Internacional.

Seguir leyendo

Base de datos de leyes discriminatorias israelíes

En marzo de 2013, Adalah lanzó la “Base de datos de leyes discriminatorias”, un recurso en línea que recopila más de 50 leyes israelíes promulgadas desde 1948 que discriminan, directa o indirectamente, a los ciudadanos palestinos de Israel en todas las áreas de la vida, como los derechos a la participación política, el acceso a la tierra, la educación, los presupuestos del estado y los procedimientos penales. Algunas leyes también violan los derechos de los palestinos que viven en los territorios palestinos ocupados en 1967 y los de los refugiados.

La base de datos, publicada en árabe, hebreo e inglés, incluye los textos y las descripciones de las leyes en vigor y selecciones de los proyectos de ley pendientes más peligrosos. Cada una de las leyes incluida en la base de datos va acompañada de documentos y publicaciones de Adalah, tales como textos con la postura de la asociación, cartas legales, decisiones judiciales, notas de prensa y otros análisis.

Los gobiernos israelíes promulgan regularmente leyes que excluyen, ignoran y discriminan a la minoría árabe palestina. Desde la creación del estado, Israel se ha apoyado en estas leyes para justificar su trato discriminatorio de los ciudadanos árabes y permitir que se mantengan las desigualdades de estatus y trato entre los ciudadanos judíos y los árabes.

Seguir leyendo

Luchas internas en Fatah amenazan al liderazgo palestino

Daud Kutab

Fuente: West Bank refugee camp threatens Palestinian leadership, Al Monitor, 16/03/2015

Manifestantes palestinos levantan una barricada en la entrada del campamento de Balata, cerca de Nablus, el 21 de enero de 2013, en protesta por la detención de varios militantes por las fuerzas de seguridad palestinas. (Foto: JAAFAR ASHTIYEH / AFP / Getty Images)

 

El mayor campamento de refugiados de Cisjordania está que hierve y los problemas que, normalmente, eran internos del campamento de Balata se están desbordando, como muestran los cortes de la carretera de Ramala a Nablus protagonizados por los manifestantes.

Pueden oírse constantes tiroteos en el campamento, donde se vienen produciendo enfrentamientos entre militantes armados y las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina (AP) desde el mes de febrero. Así las cosas, están creciendo los temores de que esta situación llegue a provocar una importante campaña de desestabilización del gobierno y la presidencia palestinos.

Situado en las afueras de la ciudad más grande de Cisjordania, Nablus, el campamento de Balata es el hogar de 23.000 refugiados palestinos, según la UNRWA, agencia de la ONU para los refugiados palestinos.

Seguir leyendo

¿Qué tal si hablamos de las armas nucleares de Israel?

William Greider

Fuente: What About Israel’s Nuclear Bomb?, The Nation, 13/03/2015

Manifestantes convocados por Code Pink en EEUU visten máscaras del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu en una concentración ante la sede del grupo de presión sionista AIPAC, 1 marzo 2015. (Foto: Reuters / Jonathan Ernst)

 

Tras el discurso provocador de Bibi Netanyahu ante el Congreso [de EEUU], The New York Times ofreció una serie de útiles aclaraciones en un artículo titulado “What Iran Won’t Say About the Bomb” (“Lo que Irán no dirá sobre la bomba”). Escrito por dos periodistas muy expertos, William Broad y David Sanger, el artículo expuso las complejidades técnicas para los no expertos (incluido yo mismo) y explicó cuestiones clave que los iraníes no habían respondido.

Pero esto me lleva a hacer una pregunta distinta: ¿qué hay de la bomba de Israel? ¿Por qué no forma parte de la discusión?

En la multitud de informaciones que sobre las intenciones nucleares de Irán se están difundiendo, no he visto todavía mención alguna del arsenal nuclear de Israel (si las ha habido, deben de haber sido excepcionales).

Sin embargo, la bomba de Israel es evidentemente relevante para la controversia. Los hechos son deliberadamente turbios, pero Israel ha tenido armas nucleares desde hace al menos 40 años, aunque nunca ha reconocido oficialmente su existencia. La política diplomática israelí ha sido denominada “ambigüedad nuclear”.

Seguir leyendo

Expulsados por Israel, abandonados por el mundo: La difícil situación de los refugiados palestinos

Charlotte Silver

Fuente: Uprooted by Israel, abandoned by the world: the plight of Palestine’s refugees, The Electronic Intifada, 10/03/2015

“Los refugiados palestinos han quedado completamente fuera del régimen internacional de protección”, dice la profesora Susan Akram. (Foto: Ashraf Amra / APA images)

 

Hicham ha pasado sus 23 años en el campo de refugiados de Aida, en Cisjordania. Vive allí con sus padres y ha visto crecer a todos menos uno de sus siete hermanos, casarse y crear sus propias vidas y hogares.

Viviendo en un campo de refugiados dirigido por la UNRWA, la agencia de la ONU para ayudar a los refugiados palestinos, Hicham y su familia reciben una ayuda básica: un subsidio mensual de alimentos, educación y servicios médicos. No reciben las protecciones a las que los refugiados tienen derecho en virtud del derecho internacional.

Eso quedó muy claro cuando Hicham intentó ir a Canadá hace cinco años. Después de que su hermano Mohamed se casara con una canadiense, Hicham trató de reunirse con ellos en Vancouver. Hicham solicitó asilo en Canadá en base a su condición de refugiado palestino. Cuando presentó su solicitud, incluyó un certificado expedido por la UNRWA. Pero el gobierno de Canadá rechazó su solicitud argumentando que el certificado no era prueba que demostrara que era un refugiado.

Seguir leyendo

Diez hechos sobre las elecciones israelíes y el voto de los palestinos

Ben White

Fuente: 10 facts about Israel’s elections and the Palestinian vote, Middle East Monitor, 11/03/2015

La parlamentaria palestina de la Knesset Hanin Zoabi es sistemáticamente perseguida por sus ideas políticas y su lucha en defensa de los derechos de los palestinos.

 

El 17 de marzo, los israelíes acudirán a las urnas para elegir un nuevo gobierno. He aquí diez hechos sobre las elecciones parlamentarias y el voto de los palestinos.

1. Solo uno de cada siete palestinos puede votar en las elecciones israelíes.  Solo uno/a de cada siete palestinos/as vive dentro de las fronteras israelíes anteriores a 1967 y tienen ciudadanía israelí. Una tercera parte vive bajo el control militar israelí en Cisjordania y la Franja de Gaza y no puede votar (aunque los colonos judíos que viven entre ellos sí pueden hacerlo). Por otra parte, alrededor de la mitad de todos los palestinos son refugiados a los que Israel no permite volver a sus hogares. Expulsados y apátridas, su exclusión forzosa es la razón por la cual la mayoría de los ciudadanos de Israel son judíos.

2. Israel solo ha tenido dos ministros no-judíos a lo largo de su historia. Desde la creación del estado de Israel en 1948, alrededor de 600 ministros han servido en 33 gobiernos. Solo dos de ellos han sido no-judíos y estuvieron en sus cargos un total combinado de unos tres años.

3. Ningún partido árabe ha formado parte de una coalición de gobierno. Tras las elecciones de 2013, el centrista Yair Lapid descartó explícitamente formar una alianza táctica con partidos árabes, diciendo que “no me uniré con Hanin Zoabis para formar una mayoría”, en referencia a la parlamentaria palestina del partido Balad. Sin embargo, no resulta imposible pensar que en esta ocasión se les invite a formar parte de una coalición de gobierno o que los/as parlamentarios/as palestinos apoyen al candidato de la Unión Sionista, Isaac Herzog, principal rival de Netanyahu para el puesto de primer ministro.

Seguir leyendo