Documentos

En esta página, iré incluyendo documentos que considero de interés desde la perspectiva de este blog.

SOCIALISMO DE GUILDAS, de Pamela D. Toler

El socialismo de guildas o socialismo gremial es un tipo de socialismo lamentablemente olvidado y que sería bueno recuperar. De carácter casi exclusivamente británico, floreció en los primeros años del siglo XX bajo la inspiración de G. D. H. Cole.

Extrayendo lecciones de las “guildas”, asociaciones gremiales medievales cuyos miembros participaban en la determinación de muchos aspectos de su profesión, el socialismo de guildas (guild socialism) tiene unos cuantos puntos de contacto con el anarquismo, especialmente en su vertiente anarcosindicalista. La idea de las guildas tiene, de hecho, un gran parecido con la autogestión.

Hoy en día, algunos locos aislados están intentando recuperar y modernizar el socialismo de guildas con resultados realmente atractivos. Lean, si no, Guild Socialism Reconsidered, de Roger A. McCain.

En este texto destacan varias ideas centrales: autonomía y democracia (autogestión) en la empresa; federaciones de empresas; participación de las organizaciones de los consumidores; abolición del trabajo asalariado; reducción progresiva del poder del estado, siendo sus funciones progresivamente adoptadas por las guildas, las federaciones industriales y las redes de consumidores. Hay aquí, pues, mucho Proudhon y mucho Landauer, consciente o inconscientemente.

Les dejo con Socialismo de guildas, de Pamela D. Toler.

LA UNIDAD DE LOS SOCIALISTAS (1887), de Frédéric Tufferd

Frédéric Tufferd (1834-1891) fue un anarquista francés muy poco conocido. Podemos encontrar una pequeña biografía en Dictionnaire des militants anarchistes. El texto cuya lectura propongo es un texto relativamente heterodoxo, como corresponde a un buen anarquista.

Contiene, en mi opinión, tres ideas fuerza. En cualquier orden: a) Proudhon, dice, ya distinguió entre gobierno y estado, y los anarquistas nos oponemos al primero, que encarna el principio de autoridad, pero no al segundo, que es la “sociedad organizada”; b) hay que buscar la unidad de los socialistas en base a hechos demostrados, no debatiendo principios o ideologías, y entre esos hechos demostrados está la explotación laboral, la producción orientada a la búsqueda del beneficio y las rentas no vinculadas con el trabajo, y c) de ahí que los socialistas, todos los socialistas, se opongan a los beneficios obtenidos de la explotación laboral y de las rentas no vinculadas al trabajo.

Hay una implicación en estas ideas. La actividad de los anarquistas no debe basarse tanto en el ideal anarquista como en las necesidades actuales y reales de la sociedad para que esta avance en una dirección de mayor justicia y libertad. Así, los anarquistas deberían preocuparse menos de la “sociedad anarquista” y más de la sociedad realmente existente con el fin de proponer cursos de acción para vivir mejor (es decir, con más libertad y más justicia).

La unidad de los socialistas

ESTE COLAPSO ECONÓMICO ES UNA `CRISIS DE ENORMIDAD´

Seguramente habeis oído hablar de, o leído a, Ernst Friedrich Schumacher, el autor de Lo pequeño es hermoso. Sin embargo, el nombre de Leopold Kohr no te dirá nada, a pesar de ser el maestro reconocido de Schumacher, el primer teórico de la necesidad de sociedades pequeñas autónomas. Las actuales dimensiones de los estados, de las ciudades, de la economía, de las instituciones políticas… son ingobernables y generadoras de “crisis de enormidad”. Kohr postula sociedades a “escala humana” y la división del mundo en pequeñas unidades autónomas capaces de afrontar las crisis y autogobernarse.

Para conocer las ideas de Leopold Kohr:

Este colapso económico es una `crisis de enormidad´

LA ECONOMÍA DEL ANARQUISMO

Os presento un nuevo documento que sirve, creo, para introducir los planteamientos económicos de los anarquistas, divididos en tres “escuelas”: la mutualista (vinculada con Proudhon), la colectivista (representada por Bakunin) y la comunista (desarrollada por Kropotkin). Se podría discutir si otra escuela, el denominado anarquismo de mercado, está incluida en la corriente mutualista proudhoniana o no. También es discutible que el mutualismo sea defendido por “pocos anarquistas”.

A pesar de que el autor deja entrever sus simpatías por el comunismo libertario, suscribe un principio que creo fundamental y de primer orden para cualquier pensamiento libertario: la libre experimentación. No parece correcto descartar, por ejemplo, el cooperativismo como un avance transformador antes de juzgar sus logros y contradicciones en la práctica. La defensa de este principio de libre experimentación abre la saludable puerta a un “anarquismo sin adjetivos”, como propusieran, entre otros, Ricardo Mella, Fernando Tarrida del Mármol y Voltairine de Cleyre, en el espíritu esta última de las ideas de Dyer Lum. Esta orientación derribaría las fronteras sectarias entre las diferentes corrientes anarquistas para comprometerlas en un, sin duda, fructífero debate para todos.

La economía del anarquismo

PROUDHON Y EL ANARQUISMO

Larry Gambone nos propone una lectura heterodoxa de Pierre Joseph Proudhon. El revolucionario se convierte, a los ojos de Gambone, en un político moderado que quiere transformar la sociedad poco a poco, desde abajo. El anarquista pone énfasis en que libertad y autoridad son dos aspectos de una misma realidad, una pareja que, a pesar de llevarse mal, nunca se divorciará. Según Gambone, Proudhon criticó todas las formas de absolutismo y utopismo, y sostiene que el objetivo del anarquismo es “limitar al máximo la autoridad”. Proudhon rechaza la anarquía absoluta y promueve un “proceso abierto”, sin imposiciones, basado en las decisiones libres de los individuos. El anarquismo de Proudhon es, en buena parte, individualista, contrapuesto al colectivismo de Bakunin y al comunismo de los anarquistas italianos. Frente a la revolución y la acción violenta de estos, Proudhon defiende una orientación pragmática, pacífica y de transformación gradual desde abajo de la sociedad, creando en las entrañas de la vieja sociedad los embriones de la nueva. Mutualismo y federalismo son las dos características principales del proyecto político de Proudhon. Una lectura apasionante de este breve y sugerente ensayo.

Proudhon y el anarquismo

PEQUEÑO MANUAL DEL ANARQUISTA INDIVIDUALISTA (1911), de Émile Armand

No hace falta estar de acuerdo en todo lo que dice Émile Armand en este breve artículo sobre el anarquismo individualista. No comparto lo que considero son sus tonos más extremistas. No comparto, por ejemplo, que el rebelde deba ser asocial, un outsider, un “extranjero” en su propia sociedad. Debe ser esencialmente crítico, y serlo donde otros tragan. Debe ser inconformista, y serlo donde otros ya se han rendido y acomodado.

Tampoco comparto la idea de que el anarquista individualista “solo es responsable de sus actos ante sí mismo”. Como es evidente, sus actos tienen consecuencias sobre y para los demás y, por ello, debe dar cuenta de ellas ante los demás cuando esas consecuencias son perjudiciales. Pueden estar justificadas, o no. Es algo que debe aclararse entre todos mediante el diálogo razonado.

Más discusión requeriría su visión de la asociación. En los extremos tendríamos las concepciones que la ven como un fin en sí mismo y como un mero instrumento para los fines propios. Tengo la sensación de que Armand está inclinado hacia esta última concepción. Yo creo que toda asociación, como toda organización social, está sometida a visiones, intereses, esperanzas, deseos… consistentes entre sí, plurales y contradictorios. De todo hay. Es inevitable llegar a ciertos acuerdos, por muy provisionales que sean, para asegurar cierto nivel de convivencia. Por tanto, no creo que, como dice Armand, la asociación sea un mero expediente. Sea lo que sea, es algo más.

Y es algo más porque en el “manual” del libertario no solo debe estar presente el individuo, el individuo disidente, el individuo libertario, crítico, inconformista, rebelde a toda autoridad, venga de donde venga, a toda imposición. También debe estar presente algo que solo asoma en el escrito de Armand: la cooperación, la ayuda mutua. No todo puede estar subordinado de igual forma y en toda circunstancia a la libertad individual. Como todos los liberales han subrayado siempre, esta tiene límites: no puede alcanzar a dañar la libertad individual de otros. La misma experiencia mostrará, por otra parte, que para expandir la libertad individual, tendremos que actuar de forma cooperativa en todos los ámbitos de la vida, desde el económico hasta el deportivo, pasando por el de las relaciones de amistad.

Por lo demás, el escrito de Armand es de gran valor, desde mi punto de vista. En el clima intelectual reinante en Occidente en la actualidad tiene poco que hacer. Atraerá a muy pocos. Pero en la medida en que ese clima está cambiando, debido a las modificaciones que están causando la crisis económica y financiera, hoy ideas como las de Armand, Proudhon y otros libertarios y liberales son más atractivas que ayer. Se está dando un renacimiento de las ideas anarquistas y libertarias, una vez que las visiones comunitaristas y comunistas han mostrado su cara más fea: la de la opresión, una opresión muchas veces brutal.

Émile Armand, en quien se nota la influencia de Max Stirner, fue un destacado escritor y activista anarquista individualista francés. Podemos leer un resumen de su biografía e ideas en Wikipedia.

Pequeño manual del anarquista individualista

EL INDIVIDUALISMO ANARQUISTA COMO VIDA Y ACTIVIDAD (1907), de Émile Armand

Aquí os presento otro texto de Émile Armand, “El individualismo anarquista como vida y actividad” (1907). En él abunda en la idea de “actividad” del anarquista individualista. A partir de ella, entendemos mejor cómo entiende Armand la asociación, la transformación de la sociedad y la moral del anarquista.

La asociación es una asociación entre personas afines, “camaradas”, que tratan de realizar ya, en el tiempo presente, sus ideas, sin esperar a una Gran Transformación en la que no creen. En esta “actividad” no hay violencia, imposición, coacción ni fraude alguno. Toda actividad es voluntaria y los acuerdos que la práctica exige son igualmente voluntarios y siempre renegociables o anulables.

Así, la sociedad se va transformando mediante las realizaciones de los inconformistas asociados. Aunque Armand no es en absoluto explícito a este respecto, podemos suponer que se refiere a cooperativas de diverso tipo y asociaciones de ayuda mutua, pero también a todo tipo de asociación que los anarquistas puedan poner en marcha mediante acuerdo voluntario entre ellos y personas afines. Esta es la forma de ir cambiando la sociedad sin imposiciones ni coacciones.

Por último, en cuanto a la moral del anarquista, Armand se deja llevar por la influencia de Stirner y nos prescribe una moral “egoísta”. Esto significa, por un lado, que se desarrolla a partir de la crítica de la moral de la comunidad, de toda moral colectiva. No se somete a ninguno de los “fantasmas” de que hablara Stirner: el estado, la iglesia, el partido, la sociedad, la comunidad, el grupo, la ley, la nación… En realidad, cada uno de estos “fantasmas” tiene sus Sacerdotes que son quienes dictan sus respectivas morales, es decir, sus respectivos intereses, ocultos por esa moral colectiva.

Pero, aunque el anarquista no se deje llevar por el rebaño, los dogmas y las lealtades a intereses ocultos, aunque esté siempre, como dice Armand, en “estado permanente de autodefensa”, esto no significa que se encierre en sí mismo; tan solo que no admite imposiciones.

Por otro lado, esa moral “egoísta” significa, según Armand y si yo le he entendido bien, que la misma solo viene dictada por los intereses del propio individuo. De ahí esos acentos “asociales” de algunas expresiones suyas. No es posible —ni deseable— ser plenamente egoísta en estos términos. La exigencia de reciprocidad en los contextos en que el anarquista se desenvuelve voluntariamente es ineliminable. Y el mismo Armand habla de ello. No se puede desarrollar una asociación de camaradas y personas afines sin una moral de reciprocidad, de altruismo recíproco, de cooperación. Son ya demasiados los estudios de la naturaleza humana que nos hablan de nuestros dos componentes, aunque los expliquen y relacionen de distintas formas: el egoísmo y el altruismo recíproco. Toda filosofía que olvide o menosprecie a uno cualquiera de estos dos componentes está condenada a cometer graves errores.

Que ustedes lo lean bien.

El individualismo anarquista como vida y actividad

UNA VISIÓN ANARQUISTA DE LA ATENCIÓN SANITARIA: AYUDA MUTUA MEDIANTE COOPERATIVAS DE SALUD AUTOGESTIONADAS

Texto breve y esquemático sobre una concepción anarquista de la sanidad como servicio universal, socializado y autogestionado al servicio de las personas. Es fácil advertir que es una alternativa distinta a la privatización neoliberal y a la gestión estatista de corte socialdemócrata.

Una visión anarquista de la atención sanitaria: ayuda mutua mediante cooperativas de salud autogestionadas

LA PROPIEDAD (1965), de Emile Armand

La propuesta anarquista e individualista de Emile Armand se diferencia del capitalismo y del comunismo. En su opinión, si la propiedad es de grandes corporaciones, del estado o de la comunidad, el individuo seguirá siendo un esclavo. Por el contrario, cada trabajador debe poseer, de forma inalienable, sus medios de producción, bien de forma individual o en asociación con otros trabajadores. De esta forma, el trabajador puede disponer libremente del producto de su trabajo, según sus deseos y necesidades. “Una vez que el individuo posea sus propias herramientas y su producto, el capitalismo dejará de existir”.

La propiedad

2 thoughts on “Documentos

    1. Hola Toni: como puedes ver en el texto original (hay enlace al mismo al final del ensayo), lo firma o lo publica (no especifica) un tal “anarcho”. Es miembro de Anarchist Writers y del colectivo Black Flag. Y eso es todo lo que sabemos.

      Gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s