Valle del Jordán: Sobrevivir en la zona C [VÍDEO]

“Nosotros los palestinos no podemos combatir la ocupación de manera convencional, en una guerra cara a cara. En el valle nuestra guerra es otra, una guerra de existencia”

El Valle del Jordán o valle palestino es una de las zonas más ricas de Palestina en cuanto a recursos naturales. Una zona fértil, con una gran cantidad de acuíferos que garantizarían una vida tranquila para sus pobladores. Sin embargo, en 1967, después de la ocupación total de Cisjordania y la Franja de Gaza, Israel declaró de su propiedad todos los recursos hídricos, lo que implica que los palestinos tienen que obtener una licencia del ejército israelí antes de desarrollar cualquier infraestructura hídrica en su propia tierra.

Desde el año 1982, el control de todos los recursos hídricos de los palestinos pasó a manos de la nueva autoridad israelí del agua, la Mekorot, que antes de tomar cualquier decisión, eleva las consultas a los planificadores militares del país. El agua es, como vemos, una cuestión de seguridad nacional en Israel, y uno de los objetivos más importantes de la planificación sionista.

[latierrasenosestrecha.org]

@LatierraSeNosEs

Campo de refugiados de Arroub [VÍDEO]

“Volveremos. Quieran o no. Alá lo sabe”

En 1950, la Ley de Propiedad Ausente decretada por el Estado de Israel declaró abandonada la tierra cuyos propietarios se hubiesen ausentado un sólo día desde noviembre del 47. Anteriormente, en diciembre de 1948, la Asamblea General de Naciones Unidas reconocía el derecho de los refugiados palestinos expulsados en la guerra del 48 a volver a sus hogares. A pesar de ser un derecho reconocido por la jurisprudencia internacional, mientras Israel no acceda a repatriar a los refugiados, todo intento de resolver el conflicto está abocado al fracaso, tal y como quedó claro tras los Acuerdos de Oslo de 2000.

Esta historia es el relato todavía vivo de una memoria que se niega a desaparecer. El campo de refugiados de Arroub, en los alrededores de Belén, aunque podría ser cualquier otro. 65 años sin poder regresar a sus casas. Una memoria que transita a diario entre una limpieza étnica en la que fueron destruidos quinientos pueblos y once barrios urbanos palestinos y el derecho doloroso a seguir soñando con volver a sus casas

Nablus: voces de la ‘intifada’ [VÍDEO]

“Los soldados israelíes son inhumanos. Lo digo porque lo veo cada día”

El 28 de septiembre de 2000, Ariel Sharon visitó, protegido con una escolta formidable de más de 1000 policías, la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén. Quería ser un gesto de demostración de la soberanía judía en Jerusalén Este. Al día siguiente, explotó la segunda intifada, un alzamiento popular marcado por la imagen de niños lanzando piedras a los tanques israelíes y por las muertes de civiles desarmados.

Durante la segunda intifada, más de 600 niños palestinos murieron asesinados por el ejército israelí o por colonos judíos. 1.500 críticamente heridos quedaron discapacitados de por vida. Muchos de estos casos se dieron en Nablus, ciudad especialmente castigada por ser considerada cuna de suicidas. A día de hoy, Nablus mantiene viva la memoria de la intifada. Restos de bombardeos, edificios derribados, fotos de mártires que componen el paisaje de la ciudad más bonita de Palestina. Y el relato de estos niños, que hablan de dolor y violencia como algo cotidiano.

[latierrasenosestrecha.org]

@LaTierraSeNosEs

La ‘Nakba’ nace en el mar

“Estas manos plantaron los olivos. Ahora son árboles grandes. Ellos se comen las aceitunas“

El 15 de Mayo, los árabes de todo el mundo recuerdan la Nakba, la catástrofe que supuso que más de 700.000 palestinos tuvieran que huir de sus tierras arrancados de sus casas. Ese día se celebra la memoria de la dispersión, entre los que tuvieron que huir y refugiarse, y los que fueron integrados en el Estado de Israel.

Hoy en día, el Estado de Israel sigue ocupando, quemando y borrando Palestina. Mientras la industria del proceso de paz vuelve a producir una cortina de humo tras la que la colonización y el apartheid siguen avanzando, la Nakba continúa. La ocupación se desarrolla como un rizoma interminable en cada aspecto de la vida de los palestinos de dentro y fuera de Israel.

Y la Nakba se hereda de generación en generación, como nos cuentan Mustafá y su abuela Nasra. Tres generaciones marcadas por el asesinato, el exilio y el no poder regresar a sus casas. La Nakba es el recuerdo del bulldozer demoliendo hasta el techo del cielo, como diría Mahmud Darwix. La Nakba es Yenín 2002, Jerusalén oriental o el desierto del Neguev.

[latierrasenosestrecha.org]

@LaTierraSeNosEs

[VÍDEO] Hebrón: prisioneros en sus casas

“Somos más que prisioneros en nuestras casas. Vivimos en una gran cárcel”

Ben Gurion, que llegó a decir en vísperas de la invasión del 48: “una casa destruida no es nada. Destruid un barrio y empezaréis a producir alguna impresión”. Como si de una pesadilla macabra se tratase, Hebrón, y en concreto el barrio de Tel Rumeida, son hoy la reencarnación de este espíritu devastador. Calles vacías, casas abandonadas y fantasmas que deambulan por entre calles desiertas. Aquí se encuentra la histórica calle Shuhada, arteria principal de Hebrón que en un pasado no muy lejano fue el eje principal de uno de los zocos más activos y de mayor vitalidad de toda Palestina. Hoy imperan la decadencia y el abandono.

A partir de la guerra de los Seis Días, Hebrón ha sufrido un sistemático proceso de aislamiento y bloqueo que ha enjaulado la ciudad entre barrotes, rejas, barricadas de alambre de púas, muros y puestos de control. Un implacable castigo colectivo que se trasforma casi en una cadena perpetua.

La historia de Hasán Haze, habitante del barrio de Tel Rumeida, es la misma que la de cualquiera de sus vecinos. Con la única salvedad de que él se atreve a contarla, a pesar de las represalias que esto pueda tener.

Palestina, Israel y los ‘cohetes’

Robert Fantina

Fuente: Palestine, Israel and ‘Rockets’, CounterPunch, 14-16/11/2014

Uno oye con creciente frustración las atrocidades cometidas por los israelíes en Cisjordania a través de los anteojos sesgados de los medios de comunicación corporativos. Por ejemplo, The New York Times informó que dos israelíes fueron asesinados a puñaladas en un acto terrorista de los palestinos y un palestino fue asesinado por los disparos de los soldados israelíes en un acto de autodefensa.

Es de vital importancia mirar más allá del punto de vista sesgado de los medios corporativos. Cisjordania es parte de Palestina y está ocupada ilegalmente por Israel, y lo ha estado durante cuarenta años. De acuerdo con el derecho internacional, un pueblo ocupado tiene derecho y responsabilidad de resistir a los ocupantes. El medio millón de colonos israelíes que viven en Cisjordania están allí ilegalmente, como parte de la ocupación, y deberían ser consciente de que su seguridad personal corre peligro.

Sigue leyendo

La transferencia de los árabes israelíes

Jonathan Cook

Fuente: The transfer of Israeli Arabs, Jonathan Cook: the View from Nazareth, 13/11/2014

El asesinato de un joven árabe de 22 años por parte de la policía israelí el 7 de noviembre ha puesto de relieve las tensiones que se han ido acumulando con rapidez entre las autoridades israelíes y los 1,5 millones de palestinos del país.

El asesinato a tiros de Jeir al Dein Hamdan en Kafer Kana, cerca de Nazaret, ha provocado las protestas de la mayoría de las comunidades palestinas de Israel, convirtiéndose, en algunos casos, en violentos choques con la policía.

Una convocatoria de huelga general fue ampliamente seguida el 8 de noviembre y la indignación sigue llevando a muchos jóvenes a las calles de Kafer Kana y otros sitios.

Hamdan es uno de los muchos ciudadanos palestinos de Israel que han sido asesinados por la policía en circunstancias no aclaradas en los últimos 14 años. Sin embargo, su muerte ha magnificado un estado de ánimo de intensa rabia y frustración entre la minoría palestina, que representa una quinta parte de la población de Israel.

Sigue leyendo

Soy un ser humano, no un escudo humano

Walaa Gusein

Fuente: Frontline Gaza: I’m a Human Being, Not a Human Shield, International Business Times, 28/07/2014

Un joven palestino muestra las ropas y las balas que los israelíes abandonaron en el barrio de Shiyaiya de la ciudad de Gaza, 26 julio 2014. (Foto: Reuters / Mohammed Salem)

“¿Crees que Hamas te está utilizando como escudo humano?”.

Muchas personas me han hecho esa pregunta desde la última campaña militar israelí contra Gaza en 2009 y el tema ha sido abordado una y otra vez por los medios de comunicación en las últimas semanas. Ha sido objeto de mayor atención mediática que la matanza de centenares de civiles, la destrucción de sus casas y el bombardeo de sus hospitales, escuelas y parques infantiles por parte del ejército israelí.

En primer lugar, dejemos clara una cosa. Se ha demostrado en los últimos días de la agresión en Gaza que no hay pruebas de que Hamas esté utilizando a los palestinos como escudos humanos. Esto ha sido verificado por periodistas extranjeros que informan desde Gaza, incluyendo a Jeremy Bowen, editor de la sección de Oriente Medio de la BBC.

¿En qué se basa la gente para afirmar que Hamas está utilizando a personas inocentes para proteger sus armas? ¿Qué pruebas tienen de esto? La respuesta es: ninguna. La gente en Gaza se agrupa donde puede estar más segura, no donde hay cohetes de Hamas. ¿Estoy siendo utilizada como escudo humano solo por negarme a abandonar mi casa, mi barrio supuestamente seguro? Me he visto obligada a huir de mi casa y sigo sin estar segura.

Sigue leyendo

Destruir Al Aqsa

Ramzy Barud

Fuente: Sealing the Fate of al-Aqsa, CounterPunch, 6/11/2014

Explanada de las Mezquitas de Jerusalén Este.

La decisión de Israel de cerrar la mezquita de Al Aqsa el 30 de octubre no solo es una flagrante violación de los derechos religiosos de los palestinos musulmanes.

De hecho, los derechos de los musulmanes y los cristianos palestinos han sido violados de forma rutinaria bajo la ocupación israelí durante décadas, sobre todo en Jerusalén y, más recientemente, en Gaza. Durante la guerra de 51 días contra la Franja de Gaza, los israelíes destruyeron 73 mezquitas y otras 205 fueron parcialmente destruidas, según un informe del gobierno palestino.

El Noble Santuario, localizado en le Ciudad Vieja de Jerusalén, es conocido como Haram al Sharif en árabe y es el lugar donde se encuentran la mezquita de Al Aqsa y la Cúpula de la Roca. Es más que un lugar religioso para la sociedad palestina, ya que representa una fuerza y un símbolo nacional unificador. Así, no sorprende que haya sido el objetivo de numerosos ataques israelíes, incluyendo intentos de quemarla y excavaciones en su subsuelo en busca del cumplimiento de la profecía bíblica.

Sigue leyendo

Gaza: Cultivar las tierras bajo las balas israelíes

Rina Andolini

Fuente: Journal: Farming in Gaza near the Buffer Zone, Movimiento de Solidaridad Internacional, 9/11/2014

Zona de amortiguamiento en Juzáa, Franja de Gaza, diciembre de 2012. (Foto: ISM)

JUZÁA (FRANJA DE GAZA). Los agricultores rara vez hablaban. Se confundían con el trasfondo de sus tierras, más allá de los edificios destruidos de las ciudades. Pero la realidad es que se enfrentan con una guerra propia.

Muchos agricultores han sufrido ataques contra sus casas y sus tierras de cultivo. Insisto, contra sus tierras de cultivo. ¿Quién habría pensado que la tierra pudiera ser un enemigo que abatir con un misil?

Los ataques desde el aire se han detenido, por el momento, aunque el zumbido de los aviones no tripulados no deja de romper el silencio, a veces acompañado por el típico silbido de los F-16.

La situación de los campesinos es simple y clara: tienes tierras, pero temen cultivarlas. ¿A qué tienen miedo, cuando todo lo que quieren hacer es labrar la tierra, plantar semillas y enriquecerla con nutrientes para que proporcionen alimentos, refugio y ropa para sus familias? ¿Cómo es posible que una persona trabaje con miedo a ser disparada por no hacer otra cosa que cultivar sus tierras?

Sigue leyendo