Los puestos avanzados en Cisjordania: todo un sistema de expolio

Yosi Gurvitz

Fuente: West Bank outposts: An entire system of dispossession, +972, 22/04/2015

Guardas israelíes de seguridad civil tratan de impedir que los palestinos trabajen en sus tierras en la aldea cisjordana de Sinyil, cerca del puesto avanzado judío de Givat Haroe, el 18 de agosto de 2013. Tres años después de que los colonos invadieran sus tierras, la Corte Suprema israelí dio la razón a los palestinos. (Foto: Activestills.org)

Si tuviéramos que buscar un buen ejemplo del significado del sistema israelí de puestos avanzados —los asentamientos no oficiales que los israelíes construyen en Cisjordania—, no encontraríamos otro mejor que el proporcionado por el ministro de defensa. Comentando un recurso legal que demanda la eliminación del puesto avanzado de Mitzpe Kramim, el ministro de defensa Moisés Yaalon dijo (en hebreo): “Esta ubicación fue establecida legalmente, con el apoyo del primer ministro y del ministro de defensa. Es cierto que después alguien apeló, una organización israelí naturalmente, una organización izquierdista que encontró a algunos árabes que reclaman su propiedad”. Por penoso que sea, este es el nivel de comprensión de un destacado ministro del gobierno, siendo lo más interesante su observación sobre “algunos árabes que reclaman su propiedad”.

Con cierta brutalidad, Yaalon aborda el problema principal del movimiento de los puestos avanzados: su violación de los derechos humanos de los palestinos en Cisjordania. La investigación llevada a cabo por Yesh Din durante varios años y, en particular, su informe “El camino del expolio”, basado en el puesto avanzado de Adei-Ad como microcosmos, ha descubierto que la creación de un puesto avanzado es una fuente constante de incesantes violaciones de los derechos de los palestinos que viven en los pueblos cercanos. Estas violaciones son inherentes a la existencia del puesto avanzado.

Sigue leyendo

Grupos de colonos judíos se apropian de tierras y casas palestinas en Jerusalén Este

Jessica Purkiss

Fuente: The settler organisations appropriating Palestinian land and property in East Jerusalem, Middle East Monitor, 20/02/2015

Cuando los colonos israelíes se presentaron en la casa de la familia de Rafat Sub Laban la semana pasada, no fue un hecho del todo inesperado. Los colonos llegaron con un abogado para demandar a la familia que abandonara la propiedad de forma inmediata. La familia Sub Laban ha estado envuelta en una batalla legal para conservar su casa desde hace décadas. Como residentes palestinos de Jerusalén Este, su batalla no es en absoluto un caso aislado.

En la década de 1980, la familia necesitó realizar algunos trabajos de mantenimiento de la casa, pero las autoridades israelíes se lo negaron, obligándoles a reubicarse en otra casa de Jerusalén. Poco después, todos los vecinos palestinos de la familia fueron desalojados y los pisos vacíos fueron ocupados por colonos israelíes, los cuales impidieron a los Sub Laban entrar en su casa. Aquí comenzaron las penurias.

“Mi familia inició una batalla legal que se prolongó durante más de 20 años en los tribunales israelíes”, dice Rafat. Ganaron el pleito en 2000, pero los colonos judíos se han seguido presentando en la puerta de la escalera durante los cinco últimos años para intentar expulsar a la familia.

Sigue leyendo

Las penalidades de As Sawiya

Fuente: Village in Focus: As Sawiya, Movimiento de Solidaridad Internacional, 25/01/2015

El 24 de enero de 2015, activistas del Movimiento de Solidaridad Internacional (MSI) visitaron As Sawiya, un pueblo palestino situado cerca de Salfit. En el pueblo viven alrededor de 3.500 personas. Siete montes lo rodean y buena parte de sus tierras está ocupada por tres asentamientos israelíes ilegales (Eli, Rechelim y Maale Levona). As Sawiya sufre muchas injusticias bajo la ocupación israelí, siendo objeto de la violencia militar y de los colonos contra sus habitantes, sus tierras, casas y escuelas.

La construcción del asentamiento ilegal de Eli comenzó en 1982. A partir de ese momento, As Sawiya ha sufrido la constante violencia de los colonos y su expansión. Durante la cosecha de la aceituna de 2005, los colonos israelíes atacaron a los palestinos, dejando a tres de ellos heridos. Además, robaron el caballo de un residente. Como consecuencia de esta violencia de los colonos, los palestinos no han podido plantar o cosechar sus cultivos de forma consistente. El ejército israelí ha utilizado esta situación para declarar a muchos campos como “desocupados” y justificar, así, su expropiación para ulteriores ampliaciones del asentamiento. De esta forma, se han confiscado alrededor de 150 hectáreas de tierras, que han ido a parar a los asentamientos israelíes cercanos.

Sigue leyendo

Israel intensifica la represión contra los palestinos

Jean Shaoul

Fuente: Israel steps up repression against Palestinians, World Socialist Web Site, 24/11/2014

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu ha lanzado una ofensiva generalizada contra los palestinos. Esto se ha producido después de la matanza en una sinagoga de Jerusalén Occidental, el martes pasado, de cuatro rabinos y un policía, en la que resultaron heridas otras ocho personas, matanza llevada a cabo por dos palestinos de Jerusalén Este que fueron abatidos inmediatamente por la policía.

El ataque tuvo lugar en un contexto de varios meses de empeoramiento de la opresión de los palestinos de Cisjordania, Jerusalén Este e Israel. En el último mes, Israel ha impuesto severas restricciones al acceso a la mezquita de Al Aksa, llegando a impedir en algunas ocasiones a los fieles palestinos la entrada en la misma, en respuesta a los deseos de fanáticos judíos que, junto con políticos ultraderechistas del Partido Hogar Judío que gobierna en coalición con el Likud de Netanyahu, han pedido que se eliminen las normas que prohíben a los judíos rezar en ese lugar. La semana pasada, un palestino conductor de autobús fue encontrado ahorcado en su vehículo después de haber sido golpeado y asesinado por colonos judíos. Según la policía, se trató de un suicidio.

Sigue leyendo

[VÍDEO] Hebrón: prisioneros en sus casas

“Somos más que prisioneros en nuestras casas. Vivimos en una gran cárcel”

Ben Gurion, que llegó a decir en vísperas de la invasión del 48: “una casa destruida no es nada. Destruid un barrio y empezaréis a producir alguna impresión”. Como si de una pesadilla macabra se tratase, Hebrón, y en concreto el barrio de Tel Rumeida, son hoy la reencarnación de este espíritu devastador. Calles vacías, casas abandonadas y fantasmas que deambulan por entre calles desiertas. Aquí se encuentra la histórica calle Shuhada, arteria principal de Hebrón que en un pasado no muy lejano fue el eje principal de uno de los zocos más activos y de mayor vitalidad de toda Palestina. Hoy imperan la decadencia y el abandono.

A partir de la guerra de los Seis Días, Hebrón ha sufrido un sistemático proceso de aislamiento y bloqueo que ha enjaulado la ciudad entre barrotes, rejas, barricadas de alambre de púas, muros y puestos de control. Un implacable castigo colectivo que se trasforma casi en una cadena perpetua.

La historia de Hasán Haze, habitante del barrio de Tel Rumeida, es la misma que la de cualquiera de sus vecinos. Con la única salvedad de que él se atreve a contarla, a pesar de las represalias que esto pueda tener.

Los palestinos y los judíos no son iguales ante la ley de Israel

John Brown

Fuente: For near identical crimes, an Israeli and a Palestinian’s fate couldn’t be more different, +972 Magazine, 20/10/2014

Soldados israelíes arrestan a un hombre palestino. (Foto: Anne Paq / Activestills.org)

Hace tres meses, el 25 de julio, Raed al Yabari, de 35 años y padre de cinco hijos, conducía su coche por la Ruta 60 en Cisjordania. Al parecer, se quedó dormido al volante (había tomado analgésicos). Cerca del cruce de Gush Etzion, golpeó a una mujer que estaba junto a la carretera. La mujer sufrió heridas leves. Yabari se salió de la carretera y se entregó a las autoridades israelíes, a las que explicó lo que había sucedido.

Al Yabari fue detenido y llevado a la prisión militar de Ofer. Un tribunal militar le dejó en libertad bajo fianza de 8.000 shekels (unos 1.700 euros), tras haber decidido que no era peligroso y que su acción no fue un acto terrorista deliberado. Pero esos eran los días de la operación Margen Protector contra Gaza y, con la cobertura de los combates en la franja palestina, el ejército israelí intensificó sus acciones represivas en Cisjordania. Sin ninguna prueba adicional, el fiscal general militar decidió no poner en libertad a Yabari y considerarlo un “preso de seguridad”.

Sigue leyendo

Los asesinos de los colonos israelíes actuaron por su cuenta

Hace unos días recomendé aquí la lectura de una noticia sobre una investigación de un periodista alemán acerca de este caso. El periodista afirma que a los colonos les mataron otros israelíes por cuestiones económicas. Por si acaso, dije que yo no tenía elementos de juicio para considerar veraz dicha información. Y ahora hago la misma observación respecto a la noticia que ahora nos ocupa.JV


Foto: Reuters

Los palestinos que acabaron con la vida de tres colonos israelíes en un acto que detonó la actual operación militar de Israel en Gaza formaban parte de una célula afiliada con el movimiento islamista Hamás pero que no operaba bajo las órdenes de la cúpula, según ha declarado el portavoz de la Policía israelí, Micky Rosenfeld, a la cadena BBC.

Leer el artículo completo en Los asesinos de los colonos israelíes no actuaban directamente bajo las órdenes de Hamás

Los asesinos de los tres colonos israelíes no son palestinos

Evidentemente, no estoy en condiciones de verificar si la investigación del periodista alemán Christian Sievers es sólida o no, si se lo ha inventado o no. Que cada cual se forje sus hipótesis.JV

El periodista alemán Christian Sievers, tras una minuciosa investigación, develó en el programa “Auslands Journal”, de la cadena de televisión alemana ZDF, que el asesinato de los tres jóvenes israelíes el pasado 12 de junio no fue acometido por palestinos.

Según el periodista germano, fue un crimen civil cometido por un ciudadano judío por asuntos económicos. Los chicos fueron asesinados un día después del secuestro y tras quemar el coche y los cuerpos fueron lanzados cerca de la ciudad de Hebrón.

Conforme al informe presentado por Sievers, la Agencia de Investigación Interna israelí, Shim Bet, estaba al tanto de todos los detalles por la llamada que hizo uno de los muchachos durante el secuestro, pero fue obligado por Netanyahu a tapar la información para que el asesinato fuera usado como pretexto para iniciar un nuevo ataque contra Gaza.

El periodista ha acusado al gobierno israelí de conspiración y manipulación de la población civil para el acometimiento de los crímenes de guerra contra el pueblo palestino.

Fuente: El asesinato de los tres jóvenes israelíes fue un crimen civil motivado por razones económicas

Colonos atacan a palestinos en Hebrón, con apoyo del ejército

Hebrón, Al-Jalil, 20 de julio de 2014, 1:00 horas.

Un grupo de colonos asaltan las casas de dos familias palestinas que viven enfrente del asentamiento de Beit Hadasa.

Mientras tanto, las fuerzas israelíes de ocupación rodean la zona e impiden la entrada de personas, al tiempo que rehúsan explicar a los periodistas y activistas de derechos humanos lo que está pasando.

Los soldados piden paciencia a estos últimos. Cuando uno de los activistas le pregunta a un soldado si le protegerá de los colonos en el caso de que le ataquen, este responde: “Si le dispararan o lanzaran piedras, yo…”. “¿Les arrestará?”, le interrumpe el activista. La respuesta del soldado es tajante e inmediata: “No”.

Durante el incidente, al menos cinco personas han resultado heridas; una mujer, Yamila, dos chicos, Marwan y Sultan, y dos hombres, Mufid y Hasaim.

Los palestinos que viven en Hebrón sufren un hostigamiento constante por parte de los colonos. Aunque los culpables deberían ser arrestados y juzgados por sus actos violentos, el ejército y la policía siguen ignorando ese sencillo y justo principio.