El 15-M: cambiar la sociedad desde arriba o desde abajo

Como suele ser habitual, he leído un artículo de Carlos Taibo con el que estoy completamente de acuerdo: Sobre el 15-M y el juego político-electoral-representativo.

En él, Taibo lamenta la decisión que han tomado algunas asambleas del 15-M de unirse a Izquierda Unida y otros grupos de izquierda para constituir un bloque electoral. Yo también.

No sé cuántas veces habremos de caer en la ilusión de que se puede cambiar la sociedad ganando elecciones, constituyendo un gobierno de izquierda y cambiando la sociedad desde arriba, desde el poder. Esta vía se ha experimentado en infinidad de ocasiones, en el Estado español y en el mundo entero. Solo en muy raras ocasiones ha dado buenos frutos, pero incluso en estos ha sido a costa de un régimen de libertades más o menos restringido. Podríamos poner como ejemplos Cuba y Venezuela, y otros aún mucho peores.

Sigue leyendo

¡Programa, organización, líderes!

Hace unos días publiqué un artículo de Peter Beaumont, Las protestas globales crecen mientras los ciudadanos pierden la fe en la política y el estado, que resumía algunas reflexiones sobre los últimos movimientos de protesta que se están dando a lo largo y ancho del planeta, desde la Primavera Árabe a los indignados españoles, y desde Occupy Wall Street hasta las masivas protestas de Turquía y Brasil.

Me he ocupado en varias ocasiones en estas páginas de este fenómeno. En esta ocasión, vuelvo sobre algunos asuntos que ya traté en Movimientos sociales e instituciones alternativas. Y es que hay sectores de la izquierda que se obstinan en buscar un programa, una dirección y una organización para que estos movimientos prosperen. Yo creo que la mejor forma de que prosperen es alejarse de esos intentos y dejar que la experiencia y la reflexión vayan haciendo su trabajo.

Seguir leyendo

Nueva campaña palestina contra la ocupación

Uruba Othman

Fuente: Gaza Rises: Palestinians “Rebel” Against Occupation, Al-Akhbar, 21/06/2013

Siguiendo el ejemplo egipcio, una versión palestina del Tamarrud (rebelión) se va a lanzar esta semana para protestar contra la Autoridad Palestina, la división entre Cisjordania y Gaza y la ocupación israelí.

Los organizadores de Ya Filastini Tamarrud! (Rebelión Palestina) proceden de la Palestina ocupada y otros lugares. Lo que les motiva es “el desprecio mostrado por los gobiernos de Cisjordania y Gaza hacia la dignidad del pueblo palestino”.

Los rebeldes lanzarán su campaña en primer lugar en Facebook para, más adelante, recoger firmas entre los palestinos de todo el mundo.

Safaa Srour, miembro de la campaña Tamarrud, dijo a Al-Akhbar que “los gobiernos de Cisjordania y Gaza están comprometidos con políticas que son perjudiciales para el pueblo palestino. Esto nos ha empujado a tomar la iniciativa y lanzar nuestra campaña para levantarnos contra todos los obstáculos que obstruyen la batalla contra la ocupación”.

Las fronteras que separan a los palestinos y la diáspora imposibilitan que los activistas se reúnan en un lugar concreto. Por eso, han recurrido a las redes sociales para promover la campaña.

Faruk Arar, otro miembro de la campaña, ha dicho: “No queremos que nuestra iniciativa quede limitada a la Palestina ocupada. La rebelión debe ser seguida por todos los palestinos. La campaña no debería ser algo pasajero que a veces se extiende y a veces se encoge”.

Tamarrud, según Arar, aspira a terminar con la división y recuperar la conciencia de los palestinos sobre sus derechos y deberes históricos para acabar con la ocupación y poner fin a las pretensiones de legitimidad de la Autoridad Palestina. Arar dijo, también, que la campaña busca organizar la acción desde abajo, con la mayor participación, pero fuera de los grupos políticos tradicionales.

Arar cree que la campaña en internet se centrará en aquellos que tienen acceso a la red en primer lugar y luego, en una fase posterior, se iniciará una recogida de firmas en todas las comunidades palestinas, incluidas las de la diáspora.

Traducción: Javier Villate

Las protestas globales crecen mientras los ciudadanos pierden la fe en la política y el estado

Peter Beaumont

Fuente: Global protest grows as citizens lose faith in politics and the state, The Observer, 22/06/2013

Las manifestaciones de Brasil comenzaron después de que un pequeño aumento de los precios del transporte urbano provocara unas protestas masivas. En pocos días, estas protestas se convirtieron en un movimiento de extensión nacional cuyos intereses iban más allá de los precios de los autobuses: más de un millón de personas salieron a las calles gritando en contra de todo, desde la corrupción y el coste de la vida, hasta la cantidad de dinero que se iba a gastar en la Copa Mundial de Fútbol.

En Turquía, se produjo algo similar. Una protesta por el futuro de un parque de la ciudad de Estambul, disuelta violentamente por la policía, se transformó en algo mayor, en  una confrontación política de amplio alcance con el primer ministro Recep Tayip Erdogan, que seguramente no habrá concluido con el desalojo del Parque Gezi.

Si estas últimas protestas tienen alguna similitud es debido a que comparten características comunes: son contagiosas, están poco organizadas, tienen mensajes diversos y están teniendo lugar principalmente en lugares públicos urbanos.

Seguir leyendo

El FBI no advirtió de un plan para asesinar a miembros de Ocupemos Wall Street

Brett Wilkins

Fuente: FBI knew of assassination plot against Occupy but gave no warning, Digital Journal, 31/12/2012

El FBI tuvo conocimiento de un plan para asesinar a miembros de Ocupemos Wall Street, pero no informó a las víctimas potenciales de las amenazas que pendían sobre sus vidas.

Esta terrible revelación fue enterrada en documentos que han sido obtenidos por Partnership for Civil Justice Fund (PCJF), una organización de derechos humanos y civiles, después de que el grupo presentara una solicitud basada en la Ley de Libertad de Información.

La semana pasada, Digital Journal informó que los documentos obtenidos por PCJF detallaban cómo el FBI había cooperado con el Departamento de Seguridad Interior, el ejército de EEUU y corporaciones privadas para vigilar e investigar a miembros de Ocupemos Wall Street (OWS) como “terroristas domésticos” y “delincuentes”. Los documentos son una prueba de que las agencias federales “están funcionando de facto como el brazo de vigilancia de Wall Street y las corporaciones estadounidenses”.

Análisis minuciosos de los documentos han sacado a la luz un archivo que menciona claramente la existencia de un plan para asesinar a miembros de OWS utilizando francotiradores. Los nombres de los grupos o personas implicadas en el plan criminal han sido encubiertos, de forma que es imposible identificarlos en estos momentos. Lo que sí se sabe es que el FBI nunca advirtió a ninguna de las potenciales víctimas del peligro que corrían sus vidas.

Extracto de un documento del FBI clasificado como “SECRETO”:

Un plan redactado en octubre contemplaba la utilización de francotiradores contra manifestantes de Houston, Texas, si se consideraba necesario. Otro plan indicaba que manifestantes de Nueva York y Seattle iban a organizar protestas similares en Houston, Dallas, San Antonio y Austin, Texas. El plan había recogido información y fotografías de los líderes de los grupos organizadores y formulado un plan para matar a los líderes mediante francotiradores con rifles.

Traducción: Javier Villate

Solidaridad: ¿desde abajo o desde arriba?

Eric Murphy

Fuente: Solidarity After Sandy, In These Times, 21/12/2012

Una vez más, la gente, los ciudadanos ordinarios, con el empuje de los más decididos y esclarecidos, ha demostrado que la autoorganización resuelve mucho más problemas de los que nos podemos imaginar. Los resuelve mejor que las autoridades, el estado. El caso del huracán Sandy lo ha puesto de manifiesto. En realidad, no necesitamos del estado para organizarnos y cubrir nuestras necesidades más perentorias. Esto solo son capaces de negarlo quienes ya poco tienen que aportar a la transformación de la sociedad. JV

Al igual que sus homólogos de FEMA y la Cruz Roja, los/as voluntarios/as de Ocupemos Sandy usaron chalecos reflectantes y distintivos.

Después de que el huracán Sandy golpeara la Coste Este, dejando una estela de graves daños y más de 100 víctimas mortales, esa misma mañana miembros de Ocupemos Wall Street salieron a las calles a ayudar. Los voluntarios acudieron a barrios de la ciudad de Nueva York para repartir alimentos y ayuda.

La organización improvisada de la ayuda, que recibió el nombre de “Ocupemos Sandy”, llenó los agujeros dejados por la FEMA (la agencia federal de emergencias), la Cruz Roja y los “centros de rehabilitación” oficiales de la ciudad, ninguno de los cuales tuvo una importante presencia en las comunidades afectadas, según la información proporcionada por Allison Kilkenny, de The Nation, y otros.

Ocupemos Sandy tomó el control de la situación, reclutó a miles de voluntarios y repartió decenas de miles de comidas. Su eficacia se debió, en gran parte, a la ética del movimiento Ocupemos: en lugar de hacer un esfuerzo de socorro de arriba abajo, los voluntarios preguntaron a las comunidades qué necesitaban y luego reutilizaron las redes que se crearon en ese trabajo de investigación para proporcionar la ayuda. Ocupemos Sandy utilizó iglesias y otras organizaciones comunitarias para reunir alimentos, agua y materiales de construcción y entregarlos a quienes los necesitaban lo más rápidamente posible. También aprovecharon el sistema de registro de bodas de Amazon para elaborar listas de necesidades de ayuda, desde calentadores portátiles a productos de higiene, por un valor total de 700.000 dólares (531.000 euros).

Pero aunque Ocupemos Sandy se formó para responder a una crisis humanitaria, es algo más que un conjunto de operaciones de ayuda de emergencia. Cuando la violencia ciega del huracán Sandy dio paso a una recuperación crudamente desigual, las desigualdades estructurales de Nueva York quedaron al descubierto. Las personas acomodadas se recuperaron fácilmente del desastre, contratando lo necesario para la reconstrucción, mientras que los más pobres quedaron abandonados a su suerte. Los voluntarios de Ocupemos Sandy creen que la ciudad no debe funcionar de esa manera.

Los miembros de Ocupemos Sandy buscaron convertir las redes de ayuda creadas durante el desastre en formas de organización para abordar temas más amplios que el huracán sacó a la superficie, tales como la falta de viviendas, la pobreza, los sintecho y las desigualdades. El equipo jurídico de Ocupemos Sandy ya ha empezado a explicar a los residentes cómo evitar los desahucios y conseguir cupones de comida. Además, el grupo pretende organizar a los residentes de Red Hook para presionar a la autoridad municipal de la vivienda, con el fin de que conceda a los residentes de viviendas públicas un crédito de alquiler de dos meses para ayudarles en la rehabilitación. Hasta el momento, este organismo ha ofrecido un crédito de alquiler que cubre solamente unos días sin servicios esenciales.

Ocupemos Sandy es un modelo de organización progresista, creado desde abajo para hacer frente a la catástrofe y perpetuado por unos objetivos a largo plazo de un cambio estructural que evite futuros desastres.

Traducción: Javier Villate

El 25S rodea nuevamente el Congreso protestando contra los presupuestos

RT – La voz indignada de la ciudadanía española vuelve a retumbar en las inmediaciones del Congreso de los Diputados contra los Presupuestos Generales del Estado para 2013 que, a su juicio, son “antiecológicos”, “antisociales” e “inhumanos”.

Para esta jornada, como ocurrió en las protestas anteriores en el marco de la iniciativa ‘Rodea el Congreso’, se desplegaron unos 1.300 agentes de seguridad, que, según reiteró en varias ocasiones la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, actuarán “como siempre lo hacen”.

Más información: En Vivo: el 25S de nuevo rodea el Congreso.