Los gazatíes forzados a vender sus pertenencias

La pobreza ha conducido a Jaled Selim, de 48 años, a vender varios muebles a precios muy baratos con el fin de poder alimentar a su familia y evitar convertirse en mendigos. Selim, que trabajaba en una fábrica de hormigón que fue destruida durante la última guerra de Gaza, dijo a Al Monitor que “no tuve más remedio que vender mis muebles, pues se me agotaron los ahorros. No tenía dinero para cubrir las necesidades de mi familia. No puedo pagar las medicinas de mi esposa, que está enferma de cáncer”.

Selim dice que su familia está durmiendo en el suelo, ya que tuvo que vender las camas y que su desempleo le va a obligar a vender su nevera dentro de poco. “¿Para qué queremos una nevera si está siempre vacía?”, pregunta Selim.

El sufrimiento de Selim, que vive en la ciudad de Gaza, refleja el sufrimiento de la mayoría de los 1,8 millones de habitantes de la Franja de Gaza. Están sufriendo una crisis financiera tras otra y la economía del enclave está totalmente devastada.

Sigue leyendo