Occidente castigó a Palestina cuando votó por Hamas, pero apoya a Israel cuando vota por el ‘apartheid’

Ghada Ageel

Fuente: The West punished Palestine when it voted freely, but endorses Israel’s vote for occupation, Middle East Eye, 23/03/2015

Empleados electorales cuentan los votos en Deir al Hatab, un pueblo de Cisjordania, el 20 de octubre de 2012, en unas elecciones municipales. (Foto: AFP)

 

Las elecciones de 2006 fueron una increíble demostración de la democracia palestina en su belleza multicolor. Un pueblo bajo ocupación expresó su determinación de resistir al intento de Israel de obligarles a rendirse a través de sus proyectos colonizadores, sus estrategias expansionistas y su racismo. Y ese pueblo ha mantenido su palabra. A pesar de la ocupación y el control de sus tierras, sus vidas y sus destinos, sigue sin rendirse.

Las elecciones fueron importantes porque no debían nada a la presión de EEUU y a sus esfuerzos selectivos para promocionar, únicamente, aquellas democracias que se adaptan a sus intereses. Irónicamente, las elecciones también fueron una desagradable sorpresa para la Unión Europea. Había gastado millones de euros en el proyecto de paz ilusoria y había amenazado con cortar la ayuda a los palestinos si el resultado no era concorde con ese proyecto. Al contrario, las elecciones fueron fueron un impresionante testimonio del hecho de que la sociedad civil palestina era más vibrante que nunca y que podía ser movilizada como una fuerza política organizada. También probó que la política palestina tiene su propia dinámica, la cual tiene poco que ver con las presiones, los sobornos y los chantajes del exterior, pero mucho que ver con las demandas políticas, sociales y económicas de la gente ordinaria que vive en una situación atroz. Aunque los palestinos eran más pobres, más vulnerables, menos seguros y más machacados por el “proceso de paz”, rechazaron todas las presiones y reafirmaron su demanda de libertad.

En respuesta, han tenido que sufrir las drásticas consecuencias que siguieron.

Seguir leyendo

Israel vota por la ocupación permanente y el ‘apartheid’

La extrema derecha de Israel ha dado la victoria electoral al primer ministro Benjamín Netanyahu, después de que este prometiera oficialmente no reconocer a ningún estado palestino e hiciera declaraciones racistas sobre los ciudadanos palestinos. Pero el margen de victoria del Likud y demás partidos sionistas extremistas que niegan los derechos básicos a los palestinos es una evidencia más del desplazamiento hacia la ultraderecha de los judíos israelíes, que no tienen ningún interés por buscar una paz justa, tal como han dicho hoy destacados activistas de la sociedad civil palestina.

El abandono del mal llamado “proceso de paz” debería llevar a los gobiernos del mundo a dejarse ya de excusas para no imponer sanciones a Israel, comenzando con un embargo militar que debía haberse establecido hace muchos años.

La convincente victoria del llamado “campo nacional”, una coalición de grupos de colonos, Likud y sus socios ultraderechistas, es vista por la mayoría de los palestinos como un voto inequívoco a favor de perpetuar la ocupación, la colonización y el apartheid israelíes. Pero es, también, una oportunidad para aislar aún más a Israel, principalmente a través del movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones), así como mediante el procesamiento de criminales de guerra israelíes en la Corte Penal Internacional.

Seguir leyendo

Diez hechos sobre las elecciones israelíes y el voto de los palestinos

Ben White

Fuente: 10 facts about Israel’s elections and the Palestinian vote, Middle East Monitor, 11/03/2015

La parlamentaria palestina de la Knesset Hanin Zoabi es sistemáticamente perseguida por sus ideas políticas y su lucha en defensa de los derechos de los palestinos.

 

El 17 de marzo, los israelíes acudirán a las urnas para elegir un nuevo gobierno. He aquí diez hechos sobre las elecciones parlamentarias y el voto de los palestinos.

1. Solo uno de cada siete palestinos puede votar en las elecciones israelíes.  Solo uno/a de cada siete palestinos/as vive dentro de las fronteras israelíes anteriores a 1967 y tienen ciudadanía israelí. Una tercera parte vive bajo el control militar israelí en Cisjordania y la Franja de Gaza y no puede votar (aunque los colonos judíos que viven entre ellos sí pueden hacerlo). Por otra parte, alrededor de la mitad de todos los palestinos son refugiados a los que Israel no permite volver a sus hogares. Expulsados y apátridas, su exclusión forzosa es la razón por la cual la mayoría de los ciudadanos de Israel son judíos.

2. Israel solo ha tenido dos ministros no-judíos a lo largo de su historia. Desde la creación del estado de Israel en 1948, alrededor de 600 ministros han servido en 33 gobiernos. Solo dos de ellos han sido no-judíos y estuvieron en sus cargos un total combinado de unos tres años.

3. Ningún partido árabe ha formado parte de una coalición de gobierno. Tras las elecciones de 2013, el centrista Yair Lapid descartó explícitamente formar una alianza táctica con partidos árabes, diciendo que “no me uniré con Hanin Zoabis para formar una mayoría”, en referencia a la parlamentaria palestina del partido Balad. Sin embargo, no resulta imposible pensar que en esta ocasión se les invite a formar parte de una coalición de gobierno o que los/as parlamentarios/as palestinos apoyen al candidato de la Unión Sionista, Isaac Herzog, principal rival de Netanyahu para el puesto de primer ministro.

Seguir leyendo

El plan de la ‘oposición’ israelí para un pseudoestado palestino

Ben White

Fuente: The Zionist Union’s plan for a Palestinian Bantustan, Middle East Monitor, 10/03/2015

Isaac Herzog, presidente del Partido Laborista israelí y líder de la Unión Sionista.

 

Cuando los israelíes acudan a las urnas la semana que viene, el único rival serio del primer ministro Benjamín Netanyahu será el laborista Isaac Herzog. Este encabeza la coalición electoral Unión Sionista, de la que forman parte el Partido Laborista y Hatnuah, de Tzipi Livni.

Desde 2009, Netanyahu y sus aliados en el parlamento han frustrado los esfuerzos de EEUU y la comunidad internacional para avanzar en el proceso de paz. Hace apenas dos días, Netanyahu aclaró que, en caso de ganar las elecciones, no habrá “ninguna concesión y ninguna retirada” de los territorios palestinos ocupados.

¿Pero qué dicen Herzog y Livni? ¿Qué pasaría si, cuando escampe, la Unión Sionista es invitada a encabezar el próximo gobierno israelí? ¿Cuál es la postura de la Unión Sionista sobre los palestinos y el proceso de paz? Ya lo sabemos. El domingo, la Unión Sionista publicó su plataforma y lo que dice es claro: desprecio por el derecho internacional y un plan para unos bantustanes palestinos.

Seguir leyendo

Elecciones en Israel: gane quien gane, perderán los palestinos

Jamie Stern-Weiner

Fuente: No matter who wins the Israeli elections, Palestinians lose, Mondoweiss, 24/02/2015

Carteles de la campaña electoral de Unión Sionista y del partido de Netanyahu, el Likud. El primero dice “Nosotros o él” y el segundo, “Nosotros o ellos”.

 

Si Benjamín Netanyahu no hubiera entrado en política, estaría en Broadway sobreactuando como un villano de pantomima. El primer ministro de Israel, halcón entre los halcones, es teatralmente insoportable, hasta el punto de que incluso los más firmes aliados de Israel en la comunidad judía estadounidense le han pedido que baje el tono. Es ese tipo de persona que no solo se presenta en tu casa sin ser invitado, sino que trae consigo su ropa sucia, para que se la laves, vacía tu nevera, orina en el fregadero y, luego, bruscamente, se va hecho una furia, quejándose del servicio.

Pocos políticos estadounidenses y europeos derramarán una lágrima si es derrotado en las elecciones del mes que viene. Pero sería un error atribuir su hostilidad simplemente a su estilo áspero.

El año pasado, el secretario de estado de EEUU John Kerry promovió un plan diplomático de alto nivel para resolver el conflicto israelo-palestino. Trató de aprovecharse de la debilidad política de los palestinos para conseguir la conformidad de sus líderes a las condiciones israelíes para un acuerdo.

Seguir leyendo

¿Lanzará Israel otra guerra contra el Líbano?

Belén Fernández

Fuente: Time for another Israeli War on Lebanon?, Palestine Chronicle, 19/01/2015

Ayer, un ataque aéreo israelí en la provincia siria de Kuneitra mató, según las informaciones, a seis militantes libaneses de Hizbolah y seis soldados iraníes, incluyendo varios jefes militares. Hizbolah e Irán han unido sus fuerzas con las del presidente sirio Bachar al Asad en un conflicto que ha degenerado en una guerra contra los yihadistas suníes.

Entre las víctimas estaba Yihad Mugniyeh, un jefe militar de Hizbollah e hijo del difunto Imad Mugniyeh, él mismo asesinado por el Mossad en Damasco en 2008. Acusado de ser el cerebro intelectual de varios complós contra objetivos israelíes, Imad no fue el primer Mugniyeh en caer en las garras de los servicios de inteligencia israelíes. Como Dan Raviv y Yosi Melman han documentado en su libro Spies Against Armageddon: Inside Israel’s Secret Wars, su hermano Fuad murió en un atentado en el sur de Beirut en 1994, tras caer en la trampa que le tendió el Mossad: “se esperaba que Imad no pudiera resistir el fraternal deber chiíta de asistir al funeral de Fuad”.

La eliminación de un tercer Mugniyeh está, así, cargada de simbolismo y provoca algún tipo de represalia de Hizbolah. Añadamos el hecho de que el ataque aéreo ocurrió tres días después de que el secretario general de Hizbollah, Hasán Nasralah, advirtiera al estado judío de inminentes acciones de represalia si Israel seguía llevando a cabo ataques militares en Siria.

Seguir leyendo

Estados Unidos: entre las iniciativas europeas y las elecciones israelíes

Jonathan Cook

Fuente: The US Feels the Heat on Palestine Vote at UN, CounterPunch, 16/12/2014

Han empezado a abrirse en Europa las compuertas para el reconocimiento de la estatalidad palestina. El viernes, el parlamento portugués fue el último en pedir a su gobierno que apoye esta demanda y se una, así, a Suecia, Gran Bretaña, Irlanda, Francia y España.

En los próximos días se esperan movimientos similares en Dinamarca y el parlamento europeo. El gobierno suizo se unirá a la refriega esta semana, invitando a los estados que han firmado la Cuarta Convención de Ginebra a celebrar una reunión extraordinaria para discutir las violaciones de los derechos humanos en los territorios ocupados. Israel ha amenazado con represalias.

Pero mientras Europa está buscando tener una voz en el conflicto israelo-palestino, el silencio reina al otro lado del Atlántico. La Casa Blanca parece paralizada, temerosa de aparecer fuera de sintonía con la opinión mundial y más temerosa, aún, de disgustar a Israel y a sus poderosos aliados en el Congreso de EEUU.

Seguir leyendo

Hamas: recuperar su influencia uniéndose a la OLP

Hazem Balusha

Fuente: Hamas seeks to reclaim political influence via PLO, Al-Monitor, 6/06/2014

Unos palestinos sostienen unas fotografías de Yasir Arafat y del presidente Mahmud Abas en Jan Yunis, Franja de Gaza, mientras celebraban el anuncio de la reconciliación palestina el pasado 2 de junio. (REUTERS/Ibrahim Abu Mustafá)

Hamas espera ansiosamente unirse a las instituciones de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que está controlada por su rival Fatah, de conformidad con lo dispuesto en el acuerdo de reconciliación firmado entre ellos en la ciudad de Gaza a finales de abril. Hamas pretende participar activamente en la representación del pueblo palestino ante la comunidad regional e internacional, ya que la OLP es considerada como su legítimo representante.

Hamas ha entregado la gobernanza de la Franja de Gaza al gobierno de unidad palestino formado por el presidente Mahmud Abas, una vez que sus perspectivas políticas y financieras, así como su capacidad para gobernar la franja, han disminuido. Sin embargo, la entrega de las riendas está condicionada a su participación en la OLP, la organización palestina más importante tanto en el interior como en el extranjero.

Seguir leyendo

Triunfa el boicot a las elecciones en Egipto

Fuente: Boycott – The stronger voice in the Egyptian elections, Middle East Monitor, 28/05/2014

Parece que los llamamientos a boicotear las elecciones presidenciales egipcias han encontrado una gran resonancia, mucho mayor de lo esperado por sus promotores. El índice de participación en el segundo día de las elecciones no ha pasado del 37 por ciento, según la Comisión Superior Electoral, algo que ha preocupado al principal candidato, el exministro de defensa Abdel Fatah Al-Sisi.

Este boicot puede no ser lo ideal, pero es una forma de combatir la confianza en el actual sistema electoral y una expresión de la creencia de que los resultados están predeterminados.

Al parecer, ni la fiesta nacional proclamada en los sectores públicos y privados, ni los llamados entusiastas de los medios de comunicación han sido capaces de mejorar la participación electoral y dar legitimidad a Al-Sisi, tanto nacional como internacionalmente.

Seguir leyendo

Afganistán: elecciones para otro régimen fraudulento

Eric Margolis

Fuente: Afghan Elections for Another Fake Regime, Information Clearing House, 6/04/2014

Las elecciones generales afganas celebradas esta semana han sido una farsa. Un grupo de candidatos, elegidos a dedo por EEUU, han fingido competir en unas elecciones cuyo resultado ya había sido determinado… por Washington.

Los candidatos eran políticos sumisos a EEUU y señores de la guerra del norte tayik y uzbeko, implicados en el narcotráfico. Entre ellos, destaca Rachid Dostam, un destacado criminal de guerra y principal aliado de la CIA, que ordenó la masacre de más de dos mil prisioneros talibanes.

Este es el soporte podrido sobre el que Washington espera construir una “democracia” afgana obediente, que seguirá ofreciendo bases para las tropas y los aviones estadounidenses. La mayoría de los pakistaníes, las tribus pashtunes, tienen poca voz en esta farsa.

Seguir leyendo