Occidente castigó a Palestina cuando votó por Hamas, pero apoya a Israel cuando vota por el ‘apartheid’

Ghada Ageel

Fuente: The West punished Palestine when it voted freely, but endorses Israel’s vote for occupation, Middle East Eye, 23/03/2015

Empleados electorales cuentan los votos en Deir al Hatab, un pueblo de Cisjordania, el 20 de octubre de 2012, en unas elecciones municipales. (Foto: AFP)

 

Las elecciones de 2006 fueron una increíble demostración de la democracia palestina en su belleza multicolor. Un pueblo bajo ocupación expresó su determinación de resistir al intento de Israel de obligarles a rendirse a través de sus proyectos colonizadores, sus estrategias expansionistas y su racismo. Y ese pueblo ha mantenido su palabra. A pesar de la ocupación y el control de sus tierras, sus vidas y sus destinos, sigue sin rendirse.

Las elecciones fueron importantes porque no debían nada a la presión de EEUU y a sus esfuerzos selectivos para promocionar, únicamente, aquellas democracias que se adaptan a sus intereses. Irónicamente, las elecciones también fueron una desagradable sorpresa para la Unión Europea. Había gastado millones de euros en el proyecto de paz ilusoria y había amenazado con cortar la ayuda a los palestinos si el resultado no era concorde con ese proyecto. Al contrario, las elecciones fueron fueron un impresionante testimonio del hecho de que la sociedad civil palestina era más vibrante que nunca y que podía ser movilizada como una fuerza política organizada. También probó que la política palestina tiene su propia dinámica, la cual tiene poco que ver con las presiones, los sobornos y los chantajes del exterior, pero mucho que ver con las demandas políticas, sociales y económicas de la gente ordinaria que vive en una situación atroz. Aunque los palestinos eran más pobres, más vulnerables, menos seguros y más machacados por el “proceso de paz”, rechazaron todas las presiones y reafirmaron su demanda de libertad.

En respuesta, han tenido que sufrir las drásticas consecuencias que siguieron.

Sigue leyendo

Boicot, Desinversiones y Sanciones: Mitos y realidades

Nicola Pratt

Fuente: Boycott, Divestment, Sanctions: Myths and Realities, Jadaliyya, 4/02/2015

En el momento de escribir este artículo, los miembros de la Asociación de Estudios de Oriente Medio (MESA) van a votar una moción que, si se aprueba, allanaría el camino para un debate sobre la campaña BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) contra Israel. Este artículo no es una defensa de dicha moción, que apoyo de todo corazón, sino una contribución a lo que espero que sea un debate sostenido a lo largo de este año sobre el BDS.

En 2002, la sociedad civil palestina lanzó un llamamiento a los ciudadanos de todo el mundo para que boicotearan a y dejaran de invertir en Israel hasta que reconociera los derechos humanos de los palestinos, a saber, el fin de la ocupación y el asedio de los territorios árabes, el respeto del derecho al retorno de los refugiados palestinos y la igualdad para los ciudadanos palestinos de Israel. En 2004, académicos e intelectuales palestinos lanzaron la Campaña Palestina por el Boicot Cultural y Académico. La campaña fue apoyada por organizaciones palestinas académicas, culturales y de otro tipo, incluyendo la Federación de Sindicatos de Profesores y Empleados de las Universidades Palestinas, que es la organización representativa del personal de la enseñanza superior en los Territorios Palestinos Ocupados. Desde entonces, la campaña se ha convertido en un movimiento global. El número de países en los que hay campañas de apoyo al BDS sigue aumentando año tras año y actualmente incluye a EEUU, Canadá, Reino Unido, Irlanda, Francia, Italia, Sudáfrica, India y Pakistán.

Sigue leyendo

Los palestinos necesitan menos negociaciones, no más

Matt Peppe

Fuente: Palestinians Need Less Negotiations, Not More, CounterPunch, 2-4/01/2015

Cuando la resolución para poner fin a la ocupación militar israelí de los territorios ocupados y establecer un estado palestino en 2017 fue derrotada en el Consejo de Seguridad de la ONU, nadie en su sano juicio se sorprendió. La resolución recibió ocho votos a favor, los votos de EEUU y Australia en contra y cinco abstenciones. A pesar de que, para su adopción, solo necesitó un voto más, EEUU ya había decidido ejercer su poder de veto para dejar más clara aún, si cabe, su postura. Pero, de todos modos, el proyecto de resolución no habría conducido a un arreglo justo. Si se hubiera alcanzado un acuerdo, este no habría sido justo para los palestinos. Un arreglo justo pasaría por asumir los objetivos de la resolución como punto de partida, no como punto final.

Al explicar por qué mandó al garete la resolución, la embajadora de EEUU Samantha Power dijo que el proyecto era “desequilibrado” y se inclinaba “solamente a un lado”. Era desequilibrado porque defendía los derechos de los palestinos pendientes desde 1967, mientras ignoraba otros derechos palestinos, como el del retorno de los refugiados y el de iguales derechos dentro de las fronteras de 1948. Y recompensaba a Israel por 47 años de crímenes atroces (limpieza étnica, robos de tierras y agua, destrucción de miles de casas y olivos) que permanecían impunes.

La insistencia en mantener el status quo fue explicada por Power al decir que “creemos firmemente que el status quo entre israelíes y palestinos es insostenible”.

Sigue leyendo

BDS por Palestina: el boicot a la ocupación y el ‘apartheid’ israelíes

Un libro sobre la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) de alcance mundial que se propone acabar con las desastrosas políticas contrarias a los derechos humanos fundamentales del régimen de Israel con la complicidad de las grandes potencias.

Invitados:
Héctor Grad – profesor de Antropología de UAM, miembro de campaña de BDS
Jose Verdú – miembro de campaña de BDS

El boicot a Israel se extiende en la sociedad civil europea

Juan Cole

Fuente: Boycott of Israel Spreads in European Civil Society over Gaza War, Could Cost $5 bn/ yr, Informed Comment, 3/08/2014

La impopular y brutal guerra de Gaza dará, probablemente, un nuevo ímpetu al movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) en la sociedad civil occidental, que querrá presionar a Israel por sus acciones ilegales hacia los palestinos. Un exhaustivo conjunto de sanciones europeas podría costarle a Israel unos 5.000 millones de dólares al año o incluso más. Aproximadamente una tercera parte del comercio israelí es con Europa y la Unión Europea (UE) es el mayor socio comercial de Israel.

Unite, el mayor sindicato británico, ya ha decidido hacer campaña en favor del BDS contra Israel.

El alcalde de Newry, Irlanda del Norte, miembro del Sinn Fein, está proponiendo a los pequeños comerciantes de la ciudad que boicoteen a Israel.

Sigue leyendo

Boicot a los productos israelíes

He aquí una lista de productos israelíes que se comercializan en el Estado español. Si crees que Israel está oprimiendo al pueblo palestino, que está realizando una matanza en la Franja de Gaza, si crees que está ocupando cada vez más territorio palestino y si crees que Israel es una amenaza para la paz mundial,

       NO COMPRES PRODUCTOS ISRAELÍES, ¡BOICOT A ISRAEL!

‘El mejor apoyo para Palestina es el boicot a Israel’

Entrevista con Fayez Badawi, militante del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP).

Pide al gobierno que suspenda relaciones diplomáticas con Israel

Embajador de Israel Alon Bar
Petición para expulsar al embajador de Israel Alon Bar

La Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina (RESCOP) ha iniciado una recogida de firmas para pedir al gobierno que suspenda relaciones diplomáticas con Israel, empezando por la expulsión del embajador, y que exija el cumplimiento del Derecho Internacional y el respeto de los Derechos Humanos.

Lee el artículo completo en Pide al gobierno que suspenda relaciones diplomáticas con Israel y firma la petición, por favor.

FAQ sobre el intento fallido de alcanzar un alto el fuego entre Israel y Hamas

Rachid Jalidi, Muin Rabani y Nura Erakat

Fuente: FAQ on Failed Effort to Arrange Ceasefire Between Israel and Hamas, Institute for Middle East Understanding, 15/07/2014

Pregunta: ¿Por qué creéis que Hamas no aceptó los términos del alto el fuego?

Rachid Jalidi: Hamas ha insistido en que existe una solución duradera al problema básico del bloqueo impuesto por Israel a la Franja de Gaza, tal como se prometió en el acuerdo de alto el fuego de 2012, pero nunca se puso en práctica, a pesar del reconocimiento por parte de Israel de que Hamas mantuvo escrupulosamente el alto el fuego hasta hace muy poco. La propuesta egipcia establece un levantamiento del bloqueo condicionado a la aprobación de Israel, lo cual es tanto como decir nunca.

Muin Rabani: Hamas, y con él otras organizaciones palestinas, como la Yihad Islámica y el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), han indicado que no han sido consultados sobre la propuesta egipcia de alto el fuego y que no se les ha presentado la misma formalmente. Ha sido hecha pública por los medios después de que fuera aceptada por Israel.

En cuanto al contenido de la propuesta, lo que estas organizaciones y muchos palestinos objetan es que se limita simplemente a restablecer el alto el fuego acordado en 2012, que ha sido sistemáticamente violado por Israel, y no ofrece ninguna garantía para que dichas violaciones cesen. Estas violaciones no consisten únicamente en ataques periódicos israelíes contra la Franja de Gaza, sino también en su rechazo a respetar las cláusulas acerca de los derechos de los pescadores sobre las aguas territoriales de Gaza y de los agricultores sobre las tierras cercanas a la frontera israelí.
Sigue leyendo

Por una amplia coalición BDS

Jeremiah Haber

Fuente: The case for a BDS coalition, Mondoweiss, 30/06/2014

Hay una regla en política: tu mayor rival es el que está más cerca de ti ideológicamente.

Los simpatizantes del movimiento global BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones contra Israel), el movimiento que surgió como una respuesta a las tres convocatorias de las organizaciones de la sociedad civil palestina, son, en el mejor de los casos y más probablemente, esquivos con los sionistas progresistas que apoyan esta o aquella medida de boicot, desinversión o sanción contra la ocupación. Los críticos subrayan correctamente que estos sionistas progresistas están dispuestos a buscar una solución de “dos estados” que no haría justicia a los tres grupos en que están divididos los palestinos: los que están bajo la brutal ocupación de 1967, los “extraños ciudadanos” de Israel y los que están exiliados. Además, muchos de los simpatizantes del movimiento global BDS se opondrían a un estado de hegemonía judía en cualquier parte del planeta o, incluso, aunque estuviera localizado en un territorio no ocupado de la luna, simplemente porque es fundacionalmente discriminatorio contra los demás grupos en base a criterios étnico-religiosos.
Sigue leyendo