Jerusalén Este: ‘La solución de dos estados está muerta’

Creede Newton

Fuente: East Jerusalem: ‘The two-state solution is dead’, Al Jazeera English, 14/04/2015

Netanyahu anunció, semanas después de su reelección, la construcción de 143 casas en el asentamiento judío conocido por los israelíes como Har Homa y por los palestinos como Yabal Abu Gneim. (Foto: Reuters)

El 30 de marzo, Israel anunció planes para construir 143 nuevas viviendas en Har Homa, uno de los asentamientos solo para judíos localizados en Jerusalén Este, entre Jerusalén y Cisjordania.

Algunos consideran que esta decisión es un medio para eliminar los obstáculos para establecer de facto la soberanía israelí sobre la ciudad.

La miembro del comité ejecutivo de la OLP (Organización para la Liberación Palestina) Hanan Ashrawi ha dicho, en una nota de prensa, que la decisión envía “un duro mensaje postelectoral” de que el nuevo gobierno israelí está “más comprometido con una solución de un estado y la judaización de Jerusalén, como hechos consumados, que con la búsqueda de la paz y el sometimiento al derecho internacional y a los principios de los derechos humanos”.

Tanto la comunidad internacional como los mismos palestinos se han vuelto más pesimistas sobre las posibilidades de la solución de dos estados tras la nueva victoria electoral del primer ministro Benjamín Netanyahu, que prometió durante su campaña que no habría un estado palestino mientras él esté en el poder.

Seguir leyendo

La solución de ‘un estado’ en Palestina

Alí Anuzla

Fuente: Palestine’s one-state solution, Middle East Monitor, 26/03/2015

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu prometió a sus electores que no permitiría el establecimiento de un estado palestino si ganaba las elecciones. Las ganó y al hacerlo, puso el último clavo en el ataúd del proceso de paz y enterró la opción de dos estados, que era la finalidad de las fracasadas negociaciones.

La declaración de Netanyahu no sorprendió, porque las negociaciones entre palestinos e israelíes han fracasado y solo un golpe de gracia podría sacarlas de su estancamiento. En realidad, todo sugiere que las negociaciones se agotaron hace años y quedaron condenadas al fracaso desde el momento en que Israel consiguió lo que quería con ellas.  El objetivo último en el que estaban interesados los israelíes era el reconocimiento palestino de su estado y el fin de lo que creían que eran etiquetas discriminatorias para referirse al movimiento sionista en las resoluciones de la ONU. Desde que lograron este objetivo, dejaron de preocuparse por el futuro de las conversaciones, a pesar de que la paz supuestamente deseada por ambas partes y el propósito original de las negociaciones hace más de 20 años sean tan esquivos como siempre.

Hasta la fecha, las conversaciones han sido poco más que intentos de Israel para paralizar el proceso y conseguir más tiempo para presentar a los palestinos el hecho consumado de la expansión de los asentamientos, la consolidación de sus nuevas fronteras, el aislamiento de los palestinos en guetos aislados en Gaza y Cisjordania y la acentuación del carácter judío del estado de Israel.

Seguir leyendo

Occidente castigó a Palestina cuando votó por Hamas, pero apoya a Israel cuando vota por el ‘apartheid’

Ghada Ageel

Fuente: The West punished Palestine when it voted freely, but endorses Israel’s vote for occupation, Middle East Eye, 23/03/2015

Empleados electorales cuentan los votos en Deir al Hatab, un pueblo de Cisjordania, el 20 de octubre de 2012, en unas elecciones municipales. (Foto: AFP)

 

Las elecciones de 2006 fueron una increíble demostración de la democracia palestina en su belleza multicolor. Un pueblo bajo ocupación expresó su determinación de resistir al intento de Israel de obligarles a rendirse a través de sus proyectos colonizadores, sus estrategias expansionistas y su racismo. Y ese pueblo ha mantenido su palabra. A pesar de la ocupación y el control de sus tierras, sus vidas y sus destinos, sigue sin rendirse.

Las elecciones fueron importantes porque no debían nada a la presión de EEUU y a sus esfuerzos selectivos para promocionar, únicamente, aquellas democracias que se adaptan a sus intereses. Irónicamente, las elecciones también fueron una desagradable sorpresa para la Unión Europea. Había gastado millones de euros en el proyecto de paz ilusoria y había amenazado con cortar la ayuda a los palestinos si el resultado no era concorde con ese proyecto. Al contrario, las elecciones fueron fueron un impresionante testimonio del hecho de que la sociedad civil palestina era más vibrante que nunca y que podía ser movilizada como una fuerza política organizada. También probó que la política palestina tiene su propia dinámica, la cual tiene poco que ver con las presiones, los sobornos y los chantajes del exterior, pero mucho que ver con las demandas políticas, sociales y económicas de la gente ordinaria que vive en una situación atroz. Aunque los palestinos eran más pobres, más vulnerables, menos seguros y más machacados por el “proceso de paz”, rechazaron todas las presiones y reafirmaron su demanda de libertad.

En respuesta, han tenido que sufrir las drásticas consecuencias que siguieron.

Seguir leyendo

Israel y la ‘amenaza demográfica’ palestina

Yusef Munayer

Fuente: What It Feels Like to Be a ‘Demographic Threat’ to Israel, The Nation, 20/03/2015

Una mujer árabe israelí se dispone a votar en las elecciones israelíes de marzo de 2015. (Foto: Ammar Awad / Reuters)

 

Soy una amenaza demográfica.

Soy una amenaza demográfica. Soy hijo, nieto y padre de amenazas demográficas. Y soy el esposo de otra amenaza demográfica. Soy ciudadano palestino de Israel y este es el lenguaje que el estado de Israel, sus líderes y sus elites han establecido en su discurso para referirse a mí y a millones de otros seres humanos.

Y una vez que has sido definido como una amenaza, ¿qué otra cosa habría que hacer sino atacar esa amenaza, marginarla, contenerla o eliminarla?

Es una bocanada de aire fresco ver que muchos están horrorizados ante la retórica que Benjamín Netanyahu ha utilizado el mismo día de las elecciones israelíes. Para movilizar a los votantes de extrema derecha, advirtió que “el gobierno de la derecha está en peligro” porque “los votantes árabes están acudiendo en masa a las urnas”. Algunos lo han comparado con la “estrategia sureña” en EEUU, cuando el Partido Republicano apeló al racismo existente entre los sureños blancos a finales de los 60 para alejarlos del Partido Demócrata, que se había pronunciado en favor de los derechos civiles.

Seguir leyendo

Israel vota por la ocupación permanente y el ‘apartheid’

La extrema derecha de Israel ha dado la victoria electoral al primer ministro Benjamín Netanyahu, después de que este prometiera oficialmente no reconocer a ningún estado palestino e hiciera declaraciones racistas sobre los ciudadanos palestinos. Pero el margen de victoria del Likud y demás partidos sionistas extremistas que niegan los derechos básicos a los palestinos es una evidencia más del desplazamiento hacia la ultraderecha de los judíos israelíes, que no tienen ningún interés por buscar una paz justa, tal como han dicho hoy destacados activistas de la sociedad civil palestina.

El abandono del mal llamado “proceso de paz” debería llevar a los gobiernos del mundo a dejarse ya de excusas para no imponer sanciones a Israel, comenzando con un embargo militar que debía haberse establecido hace muchos años.

La convincente victoria del llamado “campo nacional”, una coalición de grupos de colonos, Likud y sus socios ultraderechistas, es vista por la mayoría de los palestinos como un voto inequívoco a favor de perpetuar la ocupación, la colonización y el apartheid israelíes. Pero es, también, una oportunidad para aislar aún más a Israel, principalmente a través del movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones), así como mediante el procesamiento de criminales de guerra israelíes en la Corte Penal Internacional.

Seguir leyendo

Base de datos de leyes discriminatorias israelíes

En marzo de 2013, Adalah lanzó la “Base de datos de leyes discriminatorias”, un recurso en línea que recopila más de 50 leyes israelíes promulgadas desde 1948 que discriminan, directa o indirectamente, a los ciudadanos palestinos de Israel en todas las áreas de la vida, como los derechos a la participación política, el acceso a la tierra, la educación, los presupuestos del estado y los procedimientos penales. Algunas leyes también violan los derechos de los palestinos que viven en los territorios palestinos ocupados en 1967 y los de los refugiados.

La base de datos, publicada en árabe, hebreo e inglés, incluye los textos y las descripciones de las leyes en vigor y selecciones de los proyectos de ley pendientes más peligrosos. Cada una de las leyes incluida en la base de datos va acompañada de documentos y publicaciones de Adalah, tales como textos con la postura de la asociación, cartas legales, decisiones judiciales, notas de prensa y otros análisis.

Los gobiernos israelíes promulgan regularmente leyes que excluyen, ignoran y discriminan a la minoría árabe palestina. Desde la creación del estado, Israel se ha apoyado en estas leyes para justificar su trato discriminatorio de los ciudadanos árabes y permitir que se mantengan las desigualdades de estatus y trato entre los ciudadanos judíos y los árabes.

Seguir leyendo

Diez hechos sobre las elecciones israelíes y el voto de los palestinos

Ben White

Fuente: 10 facts about Israel’s elections and the Palestinian vote, Middle East Monitor, 11/03/2015

La parlamentaria palestina de la Knesset Hanin Zoabi es sistemáticamente perseguida por sus ideas políticas y su lucha en defensa de los derechos de los palestinos.

 

El 17 de marzo, los israelíes acudirán a las urnas para elegir un nuevo gobierno. He aquí diez hechos sobre las elecciones parlamentarias y el voto de los palestinos.

1. Solo uno de cada siete palestinos puede votar en las elecciones israelíes.  Solo uno/a de cada siete palestinos/as vive dentro de las fronteras israelíes anteriores a 1967 y tienen ciudadanía israelí. Una tercera parte vive bajo el control militar israelí en Cisjordania y la Franja de Gaza y no puede votar (aunque los colonos judíos que viven entre ellos sí pueden hacerlo). Por otra parte, alrededor de la mitad de todos los palestinos son refugiados a los que Israel no permite volver a sus hogares. Expulsados y apátridas, su exclusión forzosa es la razón por la cual la mayoría de los ciudadanos de Israel son judíos.

2. Israel solo ha tenido dos ministros no-judíos a lo largo de su historia. Desde la creación del estado de Israel en 1948, alrededor de 600 ministros han servido en 33 gobiernos. Solo dos de ellos han sido no-judíos y estuvieron en sus cargos un total combinado de unos tres años.

3. Ningún partido árabe ha formado parte de una coalición de gobierno. Tras las elecciones de 2013, el centrista Yair Lapid descartó explícitamente formar una alianza táctica con partidos árabes, diciendo que “no me uniré con Hanin Zoabis para formar una mayoría”, en referencia a la parlamentaria palestina del partido Balad. Sin embargo, no resulta imposible pensar que en esta ocasión se les invite a formar parte de una coalición de gobierno o que los/as parlamentarios/as palestinos apoyen al candidato de la Unión Sionista, Isaac Herzog, principal rival de Netanyahu para el puesto de primer ministro.

Seguir leyendo

El plan de la ‘oposición’ israelí para un pseudoestado palestino

Ben White

Fuente: The Zionist Union’s plan for a Palestinian Bantustan, Middle East Monitor, 10/03/2015

Isaac Herzog, presidente del Partido Laborista israelí y líder de la Unión Sionista.

 

Cuando los israelíes acudan a las urnas la semana que viene, el único rival serio del primer ministro Benjamín Netanyahu será el laborista Isaac Herzog. Este encabeza la coalición electoral Unión Sionista, de la que forman parte el Partido Laborista y Hatnuah, de Tzipi Livni.

Desde 2009, Netanyahu y sus aliados en el parlamento han frustrado los esfuerzos de EEUU y la comunidad internacional para avanzar en el proceso de paz. Hace apenas dos días, Netanyahu aclaró que, en caso de ganar las elecciones, no habrá “ninguna concesión y ninguna retirada” de los territorios palestinos ocupados.

¿Pero qué dicen Herzog y Livni? ¿Qué pasaría si, cuando escampe, la Unión Sionista es invitada a encabezar el próximo gobierno israelí? ¿Cuál es la postura de la Unión Sionista sobre los palestinos y el proceso de paz? Ya lo sabemos. El domingo, la Unión Sionista publicó su plataforma y lo que dice es claro: desprecio por el derecho internacional y un plan para unos bantustanes palestinos.

Seguir leyendo

[DOCUMENTAL] Desplazamiento silencioso: La limpieza étnica de Jerusalén

Este documental muestra los problemas de los palestinos de Jerusalén para conservar sus casas y su derecho a vivir en la ciudad. La ley, israelí por supuesto, no es igual para todos, no es igual para los judíos y para los palestinos. Estos últimos no tienen los mismos derechos que los primeros. Esta es la esencia del apartheid. Con ello, Israel busca limpiar Jerusalén Este de palestinos y extender la supremacía judía.

BDS por Palestina: el boicot a la ocupación y el ‘apartheid’ israelíes

Un libro sobre la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) de alcance mundial que se propone acabar con las desastrosas políticas contrarias a los derechos humanos fundamentales del régimen de Israel con la complicidad de las grandes potencias.

Invitados:
Héctor Grad – profesor de Antropología de UAM, miembro de campaña de BDS
Jose Verdú – miembro de campaña de BDS