Los puestos avanzados en Cisjordania: todo un sistema de expolio

Yosi Gurvitz

Fuente: West Bank outposts: An entire system of dispossession, +972, 22/04/2015

Guardas israelíes de seguridad civil tratan de impedir que los palestinos trabajen en sus tierras en la aldea cisjordana de Sinyil, cerca del puesto avanzado judío de Givat Haroe, el 18 de agosto de 2013. Tres años después de que los colonos invadieran sus tierras, la Corte Suprema israelí dio la razón a los palestinos. (Foto: Activestills.org)

Si tuviéramos que buscar un buen ejemplo del significado del sistema israelí de puestos avanzados —los asentamientos no oficiales que los israelíes construyen en Cisjordania—, no encontraríamos otro mejor que el proporcionado por el ministro de defensa. Comentando un recurso legal que demanda la eliminación del puesto avanzado de Mitzpe Kramim, el ministro de defensa Moisés Yaalon dijo (en hebreo): “Esta ubicación fue establecida legalmente, con el apoyo del primer ministro y del ministro de defensa. Es cierto que después alguien apeló, una organización israelí naturalmente, una organización izquierdista que encontró a algunos árabes que reclaman su propiedad”. Por penoso que sea, este es el nivel de comprensión de un destacado ministro del gobierno, siendo lo más interesante su observación sobre “algunos árabes que reclaman su propiedad”.

Con cierta brutalidad, Yaalon aborda el problema principal del movimiento de los puestos avanzados: su violación de los derechos humanos de los palestinos en Cisjordania. La investigación llevada a cabo por Yesh Din durante varios años y, en particular, su informe “El camino del expolio”, basado en el puesto avanzado de Adei-Ad como microcosmos, ha descubierto que la creación de un puesto avanzado es una fuente constante de incesantes violaciones de los derechos de los palestinos que viven en los pueblos cercanos. Estas violaciones son inherentes a la existencia del puesto avanzado.

Permítanme que me explique. Cuando se crea un puesto de avanzada, se captura un trozo de tierra que, posteriormente, se convierte en el suelo del puesto avanzado. Es habitual que esta tierra sea propiedad de algunos palestinos. Alrededor del puesto avanzado se crea lo que se denomina “área especial de seguridad”, en la que los palestinos no pueden entrar salvo en ocasiones especiales. Fuera del “área especial de seguridad” hay, lógicamente, más tierras palestinas que se convierten en fuente de disputas.

¿Por qué es fuente de disputas? Porque el objetivo de los puestos avanzados es expandirse. Adei-Ad, nuestro caso de estudio, incluye ahorra tierras que abarcan 30 veces su tamaño original. ¿Cómo se expanden los puestos avanzados? Los civiles israelíes llegan a estas tierras y atacan a los agricultores palestinos o dañan sus cosechas. De esta forma, esperan atemorizarles y forzarles a abandonar sus tierras. Cuando las tierras son abandonadas, ellos las ocupan.

Para conseguirlo, los puestos de avanzada necesitan, evidentemente, la ayuda de su principal aliado, el gobierno de Israel: los soldados que no impiden la violencia y los atropellos de los colonos; los policías que no investigan seriamente los ataques contra los palestinos y sus propiedades; los fiscales que cierran los casos sin ninguna justificación; la administración civil que no aplica sus propias órdenes de demolición [de los puestos avanzados, ilegales según la ley israelí, N. del T.]; los departamentos del gobierno que se apresuran a proporcionar servicios a dichos puestos avanzados ilegales y, al final, los abogados del estado, que una y otra vez aparecen en los tribunales para defender estas masivas violaciones de la ley, por no mencionar los aplazamientos que remiten la resolución de las disputas al día del juicio final. Una y otra vez, el estado propone legalizar estos puestos avanzados como un premio para los infractores de la ley.

La primera violación de los derechos de los palestinos es la que se refiere a su derecho de propiedad; en otras palabras, la tierra que pierden cuando los israelíes se apoderan de ella. Poco después viene la violación de su derecho a la vida y a la seguridad: si vas a trabajar a tus tierras, existe la posibilidad de que no vuelvas a casa de una pieza. La libertad de movimientos de los palestinos es también violada: con la creación de un puesto avanzado y la declaración de un “área especial de seguridad”, aquel se expande sin cesar y los palestinos ven cómo les prohíben entrar en sus propias tierras.

Todo esto conduce, en última instancia, a la violación del derecho y de la oportunidad de los palestinos para ganarse la vida. Dos de las aldeas cercanas al puesto avanzado de Adei-Ad ya han perdido a muchos de sus residentes. Después de todo, no se puede vivir en el campo si tus tierras te son arrebatadas por la fuerza.

No se trata de un solo caso. Existen alrededor de cien puestos avanzados. Cada vez que se legaliza uno de ellos, se crea un precedente para la legalización del resto y, así, se crean los incentivos necesarios para que civiles israelíes se dediquen a aterrorizar a los palestinos y a apoderarse de sus tierras.

Esto no es algo accidental; es un sistema. Los puestos avanzados son aprobados, como lo ha admitido Yaalon, por el gobierno. Este es el sistema en el que participan todos los departamentos del gobierno. Este es el sistema cuya existencia es conocida y permitida sin ningún rubor, tal como ha hecho el ministro de defensa. Este sistema significa la violación deliberada y sistemática de los derechos humanos de los palestinos. Debe ser detenido.

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)