Deir Yasin en la memoria

El 9 de abril, hace 67 años, miembros armados de los grupos terroristas sionistas Irgun y Stern atacaron la aldea palestina de Deir Yasin y asesinaron brutalmente a más de un centenar de hombres, mujeres y niños inocentes. En su mayoría menores de nueve años, 55 niños y niñas quedaron huérfanos y tirados literalmente en las calles de la Ciudad Vieja de Jerusalén para valerse por sí mismos. Hind al Huseini rescató a los niños y fundó, dos semanas más tarde, Dar al Tifl al Arabi (La Casa de los Niños Árabes), un orfanato para los supervivientes.

“La masacre de Deir Yasin fue un punto de inflexión en la historia del pueblo de Palestina y sigue sirviendo como un recordatorio necesario de los planes israelíes de desplazamiento, desposesión y deshumanización, así como de supresión deliberada de la narrativa palestina y de la presencia humana en la Palestina  histórica”, ha declarado la Dra. Hanan Ashrawi, miembro del comité ejecutivo de la OLP (Organización para la Liberación Palestina).

Ashrawi dio varios ejemplos recientes de masacres cometidas por Israel, ocurridas el verano de 2014 en el curso de su brutal y despiadada agresión contra los palestinos de Gaza. “El 20 de julio, al menos 60 palestinos fueron asesinados en el barrio de Chiyaiya y entre el 7 de julio y el 21 de agosto 142 familias de Gaza fueron parcial o completamente exterminadas por Israel”.

 

“Desde su creación, Israel ha mantenido políticas sistemáticas de destrucción y exterminio”, añadió Ashrawi. “Deir Yasin, Nasir al Din, Haifa, Mazur, Beit Daras, Tantura, Lyd, Dawayima, Saliha, Kibya, Kafer Kasim y Chiyaiya, entre otras, permanecerán para siempre grabadas en nuestros corazones y nuestras mentes, y servirán siempre como símbolos de la firmeza y la perseverancia palestinas”.

“Hoy, honramos a todas las víctimas palestinas de la ocupación militar, el apartheid y la limpieza étnica israelíes. En nombre de los palestinos de todo el mundo, nos mantendremos firmes en nuestros esfuerzos por llevar a Israel ante los tribunales para responder por sus violaciones del derecho internacional y sus crímenes de guerra. Palestina lleva luchando por la paz y la justicia desde hace mucho y ya es hora de que la comunidad internacional apoye nuestra lucha por la libertad, la dignidad y la autodeterminación”, concluyó Ashrawi.


La masacre de Deir Yasin: Atrocidad, desplazamiento e impunidad

Incluso antes de la retirada de las fuerzas británicas de Palestina en 1948, los palestinos de todo el país fueron víctimas de un terror generalizado y horribles actos de violencia a manos de las milicias sionistas. Las masacres y expulsiones de palestinos crearon una atmósfera de miedo y pánico que forzó a centenares de miles a huir de sus casas. Abandonaron sus tierras y pertenencias personales que, posteriormente, fueron robadas por el estado de Israel, a veces directamente y a veces mediante una “inteligente” legislación. Un episodio que caracteriza las atrocidades de la Nakba (Catástrofe) y pone de relieve la impunidad que Israel disfruta todavía en la actualidad es la masacre que tuvo lugar en la aldea de Deir Yasin, en Jerusalén. Hoy, celebramos el 65 aniversario de este crimen.

¿Qué pasó en Deir Yasin?

El 9 de abril de 1948, bandas sionistas entraron en la aldea palestina de Deir Yasin, en la provincia de Jerusalén, y asesinaron a 254 personas, principalmente mujeres, niños y ancianos. Llevaron a cabo violaciones, mutilaciones y humillaciones, siendo las víctimas principalmente mujeres; todo está documentado. Tal como declaró el informe de la Cruz Roja realizado por el representante del Comité Internacional de esta organización Jacques de Reynier, las tropas británicas no intervinieron para impedir la masacre y las bandas sionistas impidieron el acceso al personal médico para tratar a los heridos.

¿Quiénes cometieron la masacre?

La masacre fue dirigida por Menahem Begin, como líder de las fuerzas terroristas del Irgun. (El Irgun fue responsable de varios actos de terror, incluyendo el atentado del Hotel Rey David de Jerusalén.) El Irgun tuvo el apoyo de la Haganah, un grupo que sentó las bases del ejército israelí, y el Lehi, dirigido por Isaac Shamir.

¿Fue Deir Yasin un caso aislado?

No. Deir Yasin no fue un caso aislado. Fue parte del “Plan Dalet”, que tenía como objetivo expulsar a los palestinos de Palestina con el fin de conseguir una mayoría judía en el recién creado estado de Israel.

¿Cómo afectó Deir Yasin a los palestinos?

La noticia de la masacre de Deir Yasin creó una ola de pánico y empujó a muchos palestinos a huir de sus casas para evitar un destino similar. Las milicias sionistas consiguieron su objetivo. Como diría algunos años después Menahem Begin,

Los árabes de todo el país, llevados a creer cuentos salvajes sobre la “carnicería del Irgun”, cayeron presa del pánico y comenzaron a huir para salvar sus vidas. Esta huida masiva pronto se convirtió en una enloquecida e incontrolada estampida. De los casi 800.000 que vivían en el actual territorio del estado de Israel, solo se quedaron unos 165.000. La importancia política y económica de este hecho es innegable.

¿Qué pasó con los supervivientes de Deir Yasin?

Los que sobrevivieron a la masacre se convirtieron en refugiados, bien en Jordania o en los campos de los alrededores de Jerusalén, como el de Kalandia, cerca de Ramala, y el de Deheicheh, en Belén. Muchos de sus descendientes siguen viviendo hoy en campos de refugiados.

Un grupo de huérfanos fue recatado por la señora Hind Huseini. Los huérfanos estaban muy traumatizados tras haber visto cómo eran masacradas sus familias y necesitaban inmediatamente un refugio. Esto llevó a la señora Huseini a crear en Jerusalén Dar al Tifl, una institución palestina que todavía sigue ofreciendo refugio y educación a niños palestinos. Esta trágica historia inspiró a la película Miral, realizada por Rula Yibril.

¿Qué pasó con los perpetradores de la masacre?

Como ha ocurrido con todos y cada uno de los crímenes cometidos por Israel antes y después de su creación, los criminales responsables de esta horrible y sangrienta masacre han gozado de absoluta impunidad. De hecho, pocas semanas después de este trágico suceso, el hombre políticamente responsable de la Haganah (futuro ejército israelí), David Ben Gurion, se convirtió en el primer primer ministro de Israel. Aún más insólito es el hecho de que el jefe de la “operación” de Deir Yasin, Menahem Begin, e Isaac Shamir, líder del Lehi que participó en la masacre, también llegaron a ser primeros ministros israelíes.

Fuente: Ashrawi On Memory of Deir Yassin: Israel’s Systematic Massacres Persisted, Palestine News Network, 9/04/2015

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)