El arsenal nuclear de Israel y la obsesión occidental con Irán

Ramona Wadi

Fuente: Israel’s nuclear arsenal highlights Western paranoia over Iran, Middle East Monitor, 1/04/2015

La prensa israelí ha dado a conocer un documento desclasificado por el Pentágono que proporciona detalles sobre el programa nuclear secreto de Israel. El informe, que tiene fecha de 1987 y es titulado “Evaluación Tecnológica Crítica de Israel y naciones de la OTAN”, describe la investigación y el desarrollo de infraestructuras nucleares a lo largo de los años 70 y 80 del siglo pasado. Según Israel National News, el estado no ha hecho público su programa nuclear “para evitar una carrera armamentística nuclear en la región” y considera, además, que EEUU “ha violado el acuerdo tácito de guardar silencio sobre las capacidades nucleares de Israel”.

Sin embargo, esta no es la primera vez que EEUU ha revelado una información de este tipo. El 27 de octubre de 1989, The New York Times publicó un artículo sobre la cooperación de Israel con el régimen del apartheid sudafricano para desarrollar misiles de alcance medio. El artículo también incluía referencias al informe de 1987, que se ha presentado ahora como si fuera una nueva revelación, aunque no lo es. Sin embargo, el informe sí es el único documento conocido hasta el momento en el que se reconoce la existencia de un arsenal nuclear israelí, que ha sido motivo de muchas discusiones. Afirma que los laboratorios de investigación nuclear de Israel de los años 70 y 80 eran “equivalentes a los nuestros de Los Alamos, Lawrence Livermore y los Laboratorios Nacionales de Oak Rige”.

El debate actual se ha centrado principalmente en la oportunidad de la publicación del informe. Los medios de comunicación israelíes han criticado la decisión como una venganza por la maniobra del primer ministro Benjamín Netanyahu en el Congreso de EEUU, en cuyo discurso criticó el intento de la Casa Blanca de negociar un acuerdo nuclear con Irán. Por otra parte, los medios israelíes están indignados por el hecho de que las secciones referidas a Italia, Alemania Occidental, Francia y otros países de la OTAN han sido redactados con el fin de centrar la atención del informe exclusivamente en Israel.

En un momento en que la ambigüedad mantenida por Israel sobre sus capacidades nucleares ha colapsado, debido a la publicidad dada al informe desclasificado, debería revisarse el Tratado de No Proliferación Nuclear, así como la incesante propaganda difundida por los medios israelíes sobre el programa nuclear iraní. El supuesto temor de Occidente a una “bomba iraní” ha llevado a la imposición de sanciones contra el país persa y a varias maniobras diplomáticas dirigidas a limitar su programa de investigación y desarrollo nuclear, a pesar de que Teherán ha dicho, por activa y por pasiva, que su programa tiene fines exclusivamente pacíficos. Sin embargo, Occidente no ha exhibido la misma obsesión con Israel, a pesar de todas las evidencias que demuestran que el estado colonial judío tiene como objetivos sembrar la discordia en la región, promover una guerra contra Irán y seguir expandiendo sus nunca declaradas fronteras en territorio palestino. En este sentido, el informe norteamericano sirve para poner de relieve esa paranoia y la doble moral empleada por Occidente en estos asuntos.

Según Netanyahu, citado por el Times of Israel, “el acuerdo que se está buscando [entre EEUU e Irán] (…) equivale a decir que la agresión sale gratis y que, más aún, la agresión de Irán va a ser recompensada”. A diferencia de Israel, Irán no ha articulado, hasta el momento, ninguna ambición agresiva. No obstante, la negativa de Teherán a reconocer a Israel —una postura que deberían seguir otros países— es, al parecer, suficiente para que Netanyahu conjure una supuesta amenaza. En su defectuoso análisis de Oriente Medio, el primer ministro israelí clasifica al estado judío en el bando de los “moderados y responsables”, que tendrían que hacer frente a las consecuencias de un acuerdo con Irán. Sin embargo, aunque las anteriores menciones de las capacidades nucleares de Israel se borraran de la memoria colectiva gracias a la propaganda oficial, todas las denuncias y arengas sobre Irán no podrán ya ocultar las ambiciones, las intenciones y las capacidades nucleares de Israel.

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)