Carta de Albert Einstein y otros intelectuales judíos advirtiendo del peligro del sionismo fascista en Israel

Por su valor como documento histórico, he creído interesante publicar esta carta de Albert Einstein y otros intelectuales judíos al The New York Times. Me veo obligado a aclarar, no obstante, que adolece de algunos defectos, comprensibles por otro lado dada la fecha en que está escrita. Parece lógico extraer del contenido de la carta que los firmantes creyeron que la masacre de Deir Yasin fue un hecho aislado. Pero no lo fue. Fue el más conocido, pero no el único, ni mucho menos. Fue, tal vez, la masacre más masiva, pero hubo otras. También parecieron ignorar los firmantes que las víctimas de las masacres y del terror fueron, en esos años, los palestinos, los árabes, los nativos. En ese momento, los grupos terroristas judíos ya no atacaban a los británicos ni, mucho menos, a los judíos. De hecho, como ha argumentado convincentemente el historiador israelí Ilan Pappe, la expulsión y huída de 750.000 palestinos de sus hogares y pueblos fue una operación de limpieza étnica planificada. Por último, los denominados por los firmantes “logros constructivos” en Palestina, por obra de los judíos inmigrantes, como la reclamación de tierras y la construcción de asentamientos fueron, también, parte del proyecto sionista de colonización y limpieza étnica de Palestina para convertirla en un estado judío, un estado racista. No fue un mero fenómeno de inocente inmigración.  JV

 

Carta al editor

The New York Times

Al editor del The New York Times:

Entre los fenómenos políticos más inquietantes de nuestra época está la emergencia en el recién creado estado de Israel del Partido Libertad (Tnuat Haherut), un partido político muy parecido en su organización, métodos, filosofía política y perfil social a los partidos nazis y fascistas. Se ha formado a partir de los militantes y seguidores del Irgun Zvai Leumi, una organización terrorista, derechista y chovinista de Palestina.

La actual visita de Menajem Begin, líder de este partido, a Estados Unidos persigue, evidentemente, dar la impresión de que EEUU apoya a este partido en las próximas elecciones israelíes y, asimismo, fortalecer los lazos políticos con los elementos sionistas conservadores de Estados Unidos. Varias celebridades estadounidenses han prestado sus nombres para dar la bienvenida a esta visita. Es inconcebible que quienes se oponen al fascismo en todo el mundo, si estuvieran bien informados sobre el historial político y las perspectivas del Sr. Begin, incluyan sus nombres y apoyen al movimiento que representa.

Antes de que se produzcan daños irreparables mediante contribuciones financieras, manifestaciones públicas en nombre de Begin y la creación en Palestina de la impresión de que una gran parte de EEUU apoya a los elementos fascistas de Israel, los ciudadanos estadounidenses deben informarse sobre el historial y los objetivos del Sr. Begin y su movimiento. Las declaraciones públicas del partido de Begin no son una buena guía sobre su verdadera personalidad. En estos momentos, hablan de libertad, democracia y antiimperialismo, mientras que hasta hace muy poco predicaban abiertamente la doctrina del estado fascista. Es en sus acciones que el partido terrorista revela su verdadero carácter. De sus pasadas actuaciones podemos juzgar lo que cabe esperar que haga en el futuro.

Ataque contra un pueblo árabe

Un ejemplo impactante es lo que hicieron en el pueblo árabe de Deir Yasin. Este pueblo, alejado de las principales carreteras y rodeado de tierras judías, no había tomado parte en la guerra e, incluso, había combatido a las bandas árabes que intentaron utilizarlo como base de operaciones. El 9 de abril (THE NEW YORK TIMES), bandas terroristas atacaron este pueblo pacífico, que no era un objetivo militar en los combates, mataron a la mayoría de sus habitantes (240 hombres, mujeres y niños) y dejaron a unos pocos vivos para que desfilaran como cautivos por las calles de Jerusalén. La mayor parte de la comunidad judía se quedó horrorizada y la Agencia Judía envió un telegrama de disculpa al rey Abdulah de Transjordania. Pero los terroristas, lejos de sentirse avergonzados por todo esto, se enorgullecieron de su masacre, la publicitaron ampliamente e invitaron a todos los corresponsales extranjeros presentes en el país a que vieran los cadáveres amontonados y el caos general existente en Deir Yasin. Este incidente ejemplifica el carácter y las acciones del Partido Libertad.

En el seno de la comunidad judía han predicado una mezcla de ultranacionalismo, misticismo religioso y superioridad racial. Al igual que otros partidos fascistas, se han prestado para romper huelgas y han presionado para destruir los sindicatos libres. En su lugar, han propuesto sindicatos verticales al estilo del fascismo italiano. En los últimos años de esporádica violencia antibritánica, el Irgun y el grupo Stern desarrollaron un régimen de terror en la comunidad judía de Palestina. Los maestros eran golpeados por hablar en contra de ellos, los adultos eran fusilados por no permitir que sus hijos se unieran a sus filas. Empleando métodos mafiosos, palizas, roturas de cristales y frecuentes robos, los terroristas intimidaron a la población y le extrajeron un fuerte tributo.

Los miembros del Partido Libertad no han participado en absoluto en los logros constructivos en Palestina. No han reclamado tierras, no han construido asentamientos y solo se han ocupado en desvirtuar la actividad de defensa judía. Sus muy publicitadas empresas de impulso de la inmigración fueron minúsculas y se dedicaron principalmente a llevar a compatriotas fascistas.

Discrepancias a la vista

Las discrepancias entre las rotundas declaraciones que ahora están haciendo Begin y su partido, por un lado, y su historial de actuaciones en Palestina, por otro, no llevan el sello de ningún partido político normal. Es el sello inconfundible de un partido fascista, para el cual el terrorismo (contra judíos, árabes y británicos, indistintamente) y la tergiversación son los medios y el “Estado Líder” es el objetivo.

A la luz de las consideraciones anteriores, es imperativo que la verdad sobre el Sr. Begin y su movimiento sea conocida en este país. Es realmente trágico que los máximos líderes del sionismo estadounidense se hayan negado a sumarse a la campaña contra los planes del Sr. Begin, ni siquiera a exponer ante sus propios afiliados los peligros que para Israel representa Begin.

Por consiguiente, los abajo firmantes aprovechamos este medio para presentar públicamente unos pocos hechos sobresalientes sobre Begin y su partido, e instamos a todos los interesados a no apoyar esta última manifestación de fascismo.

Isidore Abramowitz
Hannah Arendt
Abraham Brick
Rabino Jessurun Cardozo
Albert Einstein
Herman Eisen, M.D.
Hayim Fineman
M. Gallen, M.D.
H.H. Harris
Zelig S. Harris
Sidney Hook
Fred Karush
Bruria Kaufman
Irma L. Lindheim
Nachman Maisel
Seymour Melman
Myer D. Mendelson
M.D., Harry M. Oslinsky
Samuel Pitlick
Fritz Rohrlich
Louis P. Rocker
Ruth Sagis
Isaac Sankowsky
I.J. Shoenberg
Samuel Shuman
M. Singer
Irma Wolfe
Stefan Wolf

Nueva York, 2 de diciembre de 1948

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)