La creciente fragmentación de Belén por las fuerzas de ocupación

Ben White

Fuente: UN agency: Israel’s “fragmentation” of Bethlehem region has “accelerated”, Middle East Monitor, 5/02/2015

La región de Belén está cada vez más fragmentada por mor de las políticas de ocupación israelíes, según ha declarado una agencia de la ONU. El informe “Provincia de Belén: Fragmentación y preocupaciones humanitarias”, de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), detalla las formas en que la colonización y las políticas de apartheid están arruinando las vidas de los palestinos de la región.

Las políticas y las prácticas israelíes aplicadas desde el comienzo de la ocupación, y que se han acelerado en los últimos años, se han traducido en una creciente fragmentación de la provincia de Belén y de su población.

Estas políticas han incluido “la anexión de algunas áreas a Israel, la expropiación de tierras y su asignación para la construcción de asentamientos y zonas militares cerradas, la imposición de restricciones de movimientos tanto físicas como administrativas, un inadecuado régimen de planificación y zonificación, así como una falta de aplicación de la ley a los colonos israelíes, entre otras”.

En estos momentos, hay más de 100.000 colonos israelíes que viven en 19 asentamientos y “puestos de avanzada” —todo lo cual supone una grave violación del derecho internacional— distribuidos por toda la provincia (“incluyendo aquellas partes anexionadas de facto por Israel al municipio de Jerusalén”). Entre 2009 y 2014 incluidos, hubo 162 ataques de colonos registrados por la ONU que causaron víctimas palestinas o daños en sus propiedades.

En las dos últimas décadas, alrededor del 85 por ciento de la provincia de Belén ha estado bajo control absoluto de las fuerzas de ocupación israelíes (“área C”), dejando así a la “gran mayoría” de ella “fuera de los límites para el desarrollo palestino”.  Eso incluye casi un 12 por ciento asignado para el “desarrollo de asentamientos”.

Mientras tanto, menos del 1 por ciento del “Área C” tiene un plan de desarrollo aprobado por Israel que es necesario para que los palestinos puedan construir “legalmente” (un estudio de la ONU de 2008 mostró que más del 94 por ciento de las solicitudes de permisos de construcción presentadas por palestinos en el Área C fueron denegadas). Desde 2009, las fuerzas de ocupación israelíes han demolido 118 estructuras palestinas en el Área C de la provincia de Belén, causando el desplazamiento forzoso de unas 174 personas.

Hay 56 kilómetros del muro del apartheid ubicados dentro de la provincia. Cuando se termine el muro (el 62 por ciento está completado o en construcción), 12 comunidades palestinas quedarán aisladas del resto de la provincia. Los agricultores de, al menos, 22 comunidades ya “necesitan permisos de visita o una coordinación previa para acceder a sus propias parcelas localizadas detrás del muro o en las proximidades de los asentamientos”.

Además de todo lo anterior, los palestinos de Belén están sufriendo una importante violencia bajo el control militar israelí, que ya dura medio siglo. En 2014, las fuerzas de ocupación israelíes mataron a cuatro palestinos, dos de ellos niños, cuando reprimieron protestas o efectuaron patrullas e incursiones militares. Otros 1.292 —casi la mitad de ellos niños— resultaron heridos.

La hoja informativa de la OCHA destaca una serie de acontecimientos que tuvieron lugar en 2014 y que ilustran cómo la colonización de la provincia de Belén sigue a un buen ritmo. Así, se concluye que 1.000 dunums (100 hectáreas) de tierras han sido designadas como “tierras del estado” en abril, los colonos se apoderaron en julio de un bosque con “fines turísticos” y se aprobaron en septiembre planes para construir 2.610 nuevas viviendas en la colonia de Givat HaMatos.

La OCHA ha declarado que, como potencia ocupante, “Israel está obligado a garantizar que las necesidades humanitarias de los palestinos de Belén son cubiertas y que pueden ejercer sus derechos humanos, incluyendo su derecho a disfrutar de sus recursos naturales y a no ser discriminados”. Sin embargo, las prioridades de un régimen de apartheid están en otra parte, tanto en Belén como en el resto de Palestina.

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)

One thought on “La creciente fragmentación de Belén por las fuerzas de ocupación

Los comentarios están cerrados.