¿Qué pasaría si la Corte Penal Internacional procesara a Netanyahu?

Juan Cole

Fuente: What would Happen if the Int’l Criminal Court Indicted Israel’s Netanyahu?, Informed Comment, 2/01/2015

Si la Corte Penal Internacional aceptara investigar las acciones del gobierno israelí en los territorios palestinos ocupados, podría encontrar que algunas autoridades son culpables de violaciones del Estatuto de Roma de 2002. El artículo 7 prohíbe los “crímenes contra la humanidad”, que son crímenes de guerra que se repiten sistemáticamente. Entre estos delitos figuran los asesinatos, las deportaciones o las transferencias forzosas de miembros de un grupo, las torturas, la persecución de palestinos (un “grupo identificable”) y el “crimen de apartheid”.

El gobierno israelí ha asesinado a líderes políticos palestinos (no solo a militantes armados) y ha expulsado de forma ilegal y rutinaria a palestinos de Cisjordania y de partes de Cisjordania incorporadas ilegalmente a Israel. Han empleado la tortura contra palestinos presos. Su política de construcción de asentamientos ilegales en tierras palestinas, de las que son excluidos los propios palestinos, es solo un ejemplo de políticas de apartheid. Conseguir una condena por violaciones del artículo 7 sería un juego de niños para un abogado de la acusación. Y hay otros artículos que Israel ha violado igualmente.

Si el gobierno israelí o los líderes de los colonos asentados en Cisjordania fueran condenados por la Corte Penal Internacional (CPI), ¿podríamos esperar una ejecución de dichas condenas? Las empresas israelíes que hacen negocios en Cisjordania se verían expuestas a fuertes sanciones de miles de millones de dólares en los tribunales europeos y no podrían vender sus productos en Europa, si se les encontrara culpables de crímenes contra la humanidad y de apartheid. Si las acciones legales fueran emprendidas por Palestina, Israel podría tener que pagar indemnizaciones gigantescas.

La CPI solo puede funcionar a través de sus estados miembros. Pero podría autorizar a esos estados para que, por ejemplo, capturen y encarcelen al primer ministro Benjamín Netanyahu. Aunque es poco probable que esto suceda, los líderes israelíes no podrían visitar la mayor parte de los países europeos, lo que ahondaría su aislamiento y reduciría mucho su influencia. Las instituciones europeas de Bruselas se tomarían en serio una condena de la Corte Penal Internacional.

La Unión Africana y el mundo árabe decidieron proteger al presidente sudanés Omar al Bachir frente al veredicto de la CPI. Según la Unión Africana, puede visitar libremente los países africanos. Pero no puede visitar Europa y un gran número de otros países sin correr el riesgo de ser arrestado. Incluso en África, Al Bachir tuvo que abandonar precipitadamente la capital nigeriana de Abuya en 2013 porque una asociación de derecho internacional de ese país había presentado una solicitud de arresto ante un juez.

Más de una tercera parte del comercio israelí es con Europa y las transferencias de tecnología desde el viejo continente son cruciales para Israel. Podría ser expulsado de las organizaciones científicas y tecnológicas europeas, donde actualmente disfruta de membresías de cortesía. Y los líderes israelíes podrían tener miedo de visitar las capitales europeas ante la posibilidad de ser arrestados, al estilo Pinochet (aunque los gobiernos intervinieran en su favor, no podrían estar seguros de salir airosos de las demandas interpuestas por grupos de ciudadanos y no podrían ser protegidos de la actividad de jueces comprometidos).

El mundo no se acabaría para los líderes israelíes si fueran condenados, como tampoco se ha acabado para Al Bachir. Pero las consecuencias serían reales y desagradables y, con el tiempo, podrían tener unos efectos sustanciales.


Juan Cole es historiador y un prestigioso analista político estadounidense de tendencia liberal, especializado en Oriente Medio. Ha publicado varios libros y escribe un blog, Informed Comment.

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)