Soy un ser humano, no un escudo humano

Walaa Gusein

Fuente: Frontline Gaza: I’m a Human Being, Not a Human Shield, International Business Times, 28/07/2014

Un joven palestino muestra las ropas y las balas que los israelíes abandonaron en el barrio de Shiyaiya de la ciudad de Gaza, 26 julio 2014. (Foto: Reuters / Mohammed Salem)

“¿Crees que Hamas te está utilizando como escudo humano?”.

Muchas personas me han hecho esa pregunta desde la última campaña militar israelí contra Gaza en 2009 y el tema ha sido abordado una y otra vez por los medios de comunicación en las últimas semanas. Ha sido objeto de mayor atención mediática que la matanza de centenares de civiles, la destrucción de sus casas y el bombardeo de sus hospitales, escuelas y parques infantiles por parte del ejército israelí.

En primer lugar, dejemos clara una cosa. Se ha demostrado en los últimos días de la agresión en Gaza que no hay pruebas de que Hamas esté utilizando a los palestinos como escudos humanos. Esto ha sido verificado por periodistas extranjeros que informan desde Gaza, incluyendo a Jeremy Bowen, editor de la sección de Oriente Medio de la BBC.

¿En qué se basa la gente para afirmar que Hamas está utilizando a personas inocentes para proteger sus armas? ¿Qué pruebas tienen de esto? La respuesta es: ninguna. La gente en Gaza se agrupa donde puede estar más segura, no donde hay cohetes de Hamas. ¿Estoy siendo utilizada como escudo humano solo por negarme a abandonar mi casa, mi barrio supuestamente seguro? Me he visto obligada a huir de mi casa y sigo sin estar segura.

Los otros 1,8 millones de gazatíes están en una situación similar. Nuestro hogar colectivo es un trozo rectangular de tierra de unos 40 kilómetros de largo por solo unos pocos kilómetros de ancho, rodeado por el mar Mediterráneo y Egipto. En este territorio es difícil para los civiles esconderse o ir a algún sitio seguro donde no haya ataques israelíes desde aire, mar o tierra. No tienen elección. Solo pueden quedarse en sus casas y esperar la muerte, mientras Israel sigue propagando falsas acusaciones de que estamos siendo utilizados para esconder armas.

El 24 de julio, un portavoz de la UNRWA, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, dijo que no habían recibido ningún aviso previo antes de que las fuerzas israelíes bombardearan una escuela en Beit Hanún y mataran al menos a 17 civiles desplazados que se habían refugiado allí. Y esta no fue la primera vez que las fuerzas israelíes bombardearon escuelas que estaban siendo utilizadas como refugios en la sitiada Franja de Gaza. Estas escuelan acogen a ancianos, mujeres, niños y empleados de la ONU, la misma gente que, según la maquinaria de relaciones públicas israelí, ha sido ordenada que evacúen sus casas antes de los ataques de las Fuerzas de Defensa de Israel.

Los civiles que estaban en la escuela de Beit Hanún no fueron utilizados como escudos humanos por Hamas. Fue su propia decisión refugiarse en esa escuela como último recurso, creyendo que una escuela de la ONU sería un lugar seguro para ellos mientras Israel aterrorizaba sus barrios y destruía sus casas. Israel no solo ha atacado escuelas; también ha atacado hospitales, personal médico y ambulancias, y les ha prohibido entrar en zonas que ellos estaban atacando para evacuar a los civiles y salvar sus vidas, como sucedió en Shiyaiya y Juzáa.

Y vamos a clarificar otro punto. Hamas no es solo su brazo militar, es también una organización política integrada en la vida civil, sus miembros son civiles. Es un movimiento que tiene hospitales, comercios y muchos servicios sociales y oficinas en Gaza. Así, cuando Israel decide destruir toda la “infraestructura” de Hamas, eso significa que va a destruir una ciudad entera.

Cuando las Fuerzas de Defensa de Israel atacan una casa porque pertenece a un miembro de Hamas, eso significa destruir la casa y matar a toda la familia, así como a todo el que se encuentre en ella. A menudo, los vecinos caen atrapados en la carnicería. Estas personas no son escudos humanos; son, simplemente, personas que estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Como palestina que vive en Gaza, rechazo y denuncio las falsas afirmaciones de que estoy siendo utilizada como escudo humano por Hamas. Me inquieta que el mundo se preocupe mucho más por estos argumentos que por el hecho de que Israel esté cometiendo crímenes de guerra inhumanos contra mí y mi pueblo. Todos estamos en esto. La máquina de matar de Israel no diferencia entre civiles y militantes armados, simplemente matan a todo el que se mueve.


Walaa Gusein es periodista y activista que ha escrito para The Electronic Intifada y otras publicaciones. Puedes encontrarla en Twitter: @WalaaGh

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)