¿Cuál es el secreto de Dahlan?

Mohamed Abu Ruman

Fuente: What is Dahlan’s Secret?, Middle East Monitor, 10/11/2014

Hace unos días, el periódico Al-Arabi Al-Jadeed publicó una importante información sobre las relaciones entre el presidente egipcio Abdel Fatah Al Sisi y Mohamed Dahlan. Este último es considerado una de las figuras más cercanas a Al Sisi, algo que despierta los temores del presidente palestino Mahmud Abas, que libró una batalla decisiva con Dahlan y buscó con ahínco romper su red y su influencia dentro de Fatah y la Autoridad Palestina (AP).

La ansiedad de Abas proviene de las fuertes presiones que ha recibido de parte de Al Sisi para que acepte una alianza con Dahlan. Citando a fuentes palestinas, la mencionada información dice que esto indica que Dahlan está considerando tomar el poder de la AP.

La fuerza de Dahlan no se limita a su relación con el presidente egipcio. Su influencia ha crecido en los últimos años, después de que consiguiera controlar una red política y unos medios de comunicación árabes. Se ha movido entre bambalinas, manipulando fichas para hacer frente a los Hermanos Musulmanes, Hamas y demás grupos del islam político. Es un viejo opositor de todos estos, sobre todo después de que su influencia militar y en el aparato de seguridad en Gaza desaparecieran.

Esto nos lleva a preguntarnos por lo que está haciendo Dahlan en las altas esferas árabes. Es uno de los arquitectos de la actual estrategia que coloca a todos los movimientos del islam político —sean Hermanos Musulmanes, salafistas o yihadistas— en la misma cesta, sin ninguna distinción entre un “islam moderado” y otro extremista, lo cual sitúa a los Hermanos Musulmanes en un extremo de la guerra contra el terrorismo.

Este programa no termina con la posición respecto al islam político. Va más allá, hasta oponerse a las revoluciones democráticas árabes en general y a insistir en la salvaguarda del status quo, mientras caracteriza a las revoluciones y las protestas como amenazas para la seguridad de los estados árabes que abrazan este programa, así como para la estabilidad de la región en general. Estos estados han conseguido convencer a EEUU para que vuelva a la “escuela de la realpolitik“, concretada una vez más en un pacto de intereses, mientras se aleja de los intentos de poner a prueba las relaciones con el islam político o la confianza en el cambio en la región.

Uno de los mejores artículos escritos en Occidente para explicar este pacto y sus dimensiones es uno titulado “The Middle East’s unholy alliance” (La infame alianza de Oriente Medio), escrito por Murtaza Husein, que se publicó en The Intercept. El autor compara el pacto actual con el que existió entre los países europeos en el siglo XIX, con el objetivo de impedir el cambio y mantener el statu quo. La alianza tuvo unos resultados espantosos y no consiguió frenar el movimiento popular de protesta.

Esta simetría histórica es realmente interesante. El escritor dice lo siguiente sobre la Alianza Europea:

Durante décadas, la Alianza sirvió como una fuerza enormemente contrarrevolucionaria en toda Europa. Intervino para hacer fracasar las revoluciones democráticas de 1848 y reforzar las estructuras opresivas y monárquicas de los gobiernos dondequiera que fueran impugnadas. Al “tratar con los extremistas” de su tiempo, las monarquías consiguieron principalmente, también, explotar las tensiones entre los liberales y sus contrapartes revolucionarias más radicales.

El escritor añade:

Aunque estas maniobras consiguieron derramar mucha sangre en Europa y afianzar durante generaciones gobiernos represivos y autoritarios, no lograron detener los movimientos populares democráticos.

Él predice un final similar para la alianza actual debido a una combinación de factores demográficos y económicos, así como a una serie de fracasos profundamente arraigados. Esto frustrará cualquier intento de mantener el statu quo y agotará los recursos de los gobiernos que se empeñen en ello.

A pesar de que la estrategia de Dahlan es clara y bien conocida en este ámbito, y que no deriva de una sólida concepción filosófica, sino de ambiciones personales e intereses políticos, la cuestión es la siguiente: ¿cuál es el secreto de Dahlan para que sea preferido más que cualquier otro por los neocons de EEUU y los regímenes tradicionales de la región?

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)