La tortura en las cárceles de Israel: 200 métodos utilizados contra los presos palestinos

Fuente: Torture in Israeli prisons: 200 methods used against Palestinian prisoners, Middle East Monitor, 29/10/2014

Centenares de métodos de tortura empleados contra los presos palestinos durante los interrogatorios practicados en las cárceles han sido examinados por organizaciones de derechos humanos y asociaciones de defensa de los derechos de los presos.

Un informe de la ONU ha enumerado alrededor de 200 métodos de tortura. El grupo israelí de derechos humanos B’Tselem ha relacionado 105 métodos de tortura. Independientemente del número, todos estos informes ponen de relieve la gravedad de las violaciones cometidas contra los palestinos tras su arresto.

Fuad Jufash, director del Centro Ahrar para Estudios de los Presos y los Derechos Humanos, sugiere que las torturas pueden dividirse en dos categorías: físicas y psicológicas. Algunos creen que las torturas psicológicas son menos dañinas que las físicas, pero las cicatrices mentales que dejan ambas clases de torturas pueden conformar traumas que perduran mucho tiempo después de la liberación de los torturados.

Jufash añade: “Las torturas en las cárceles israelíes son sistemáticas y comienzan en el mismo momento en que el preso es arrestado, no cuando se inician los interrogatorios. Esto es algo premeditado y organizado, que cambia según el caso de la persona detenida y la naturaleza de sus antecedentes penales. Los interrogadores se alternan y juegan distintos roles, asignados de antemano a cada uno de ellos”.

Fahd Abu al Hach, director del Centro Abu Yihad para Asuntos de los Presos de la Universidad de Jerusalén, ha señalado que hay 73 métodos de interrogación considerados como los “más populares” en las cárceles israelíes. Estos métodos son una muestra de la barbarie de la ocupación y de su falta de respeto por los derechos humanos, declaró. “Esto queda demostrado fehacientemente con las reiteradas muertes de presos mientras son interrogados, cuyo caso más reciente ha sido la muerte del preso Raed al Yabari”, añadió.

Al Hach cree que el uso de la tortura es sistemático, adoptado por los servicios de inteligencia israelíes y del cual ningún preso detenido en una prisión israelí está a salvo.

También explicó que estos métodos van desde fuertes palizas, duchas de agua fría seguidas de otras con agua caliente, esposar a los presos con los brazos en la espalda y atarlos a una puerta o ventana durante largos periodos de tiempo, a menudo durante horas. Los presos son también obligados a sentarse en sillas y golpeados con palos hasta que pierden el conocimiento. Estas palizas pueden afectar a zonas sensibles del cuerpo, donde pueden dejar efectos negativos a largo plazo, causando a veces enfermedades crónicas.

Formas de tortura

El grupo israelí de derechos humanos B’Tselem ha reconocido en su informe que se han empleado 105 métodos de tortura con presos palestinos, que son graves violaciones de los derechos humanos. Un comité de derechos humanos de la ONU dijo que la tortura en las cárceles israelíes había “cruzado la línea”, observando que los brutales métodos de tortura de Israel incluían fracturas de espalda, tirar desde distintos dedos y retorcimiento de testículos.

Los servicios de inteligencia israelíes basan sus métodos de tortura en unas directivas secretas que fueron aprobadas en 1987, después de que estallara la primera intifada. Estas directivas permiten la aplicación de presión física y psicológica “moderada” a los presos. Esto ofrece una cobertura legal a la tortura practicada en las cárceles israelíes.

En los diez últimos años, los interrogadores han reducido el uso de la tortura y han pasado de la tortura física, que no obstante sigue empleándose en diversos grados, a métodos muy duros de tortura psicológica, que pueden dejar cicatrices duraderas.

Mohamed Kilani, que ha sufrido muchos interrogatorios, ha señalado que su régimen de aislamiento duró más de dos meses, durante los cuales fue obligado a permanecer encadenado a una silla. Este fue el método de tortura más duro que ha padecido.

Dijo, también, que no existe en el mundo un método de tortura que no haya sido ideado o utilizado por las autoridades israelíes en algún momento.

Según las estadísticas, más de 200 presos han muerto en las cárceles israelíes desde 1967, 72 de ellos como consecuencia de las torturas que les aplicaron.

El primer preso que murió por torturas fue Yusef al Yabali, que falleció el 4 de enero de 1968 en una cárcel de Nablús. Desde entonces, muchos le han seguido, como Kasem Abu Akar, Ibrahim al Rai, Abdul Samad Harizat, Atia Zaanin, Mustafá Akaui y otros, hasta el más reciente, Raed al Yabari.

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)