¿Es Turquía el nuevo protector de Hamas?

Pinar Tremblay

Fuente: Is Turkey Hamas’ new headquarters?, Al Monitor, 25/08/2014

El líder de Hamas en Gaza, Ismael Haniya (en el centro), hace el signo de la victoria ante sus seguidores, junto al crucero Mavi Marmara, en Estambul. 2 de enero de 2012. (Foto: REUTERS / Osman Orsal)

El 20 de agosto, en la conferencia de Estambul de la Asociación de Intelectuales Musulmanes, Salaj Al Aruri, un destacado dirigente de Hamas, reconoció que la organización islamista había secuestrado a los tres adolescentes israelíes el 12 de junio. Sus cuerpos sin vida se encontraron a finales de junio. Desde el principio, Israel dijo que el secuestro y los asesinatos fueron perpetrados por Hamas.

Hamas ha estado negando reiteradamente su implicación en el secuestro y posterior asesinato. Al Monitor informó de que muchos palestinos creyeron que los israelíes “organizaron el secuestro y los asesinatos” para justificar su agresión contra la Franja de Gaza. La misma teoría de la conspiración fue ampliamente sostenida en Turquía. Con toda seguridad, la mayoría de los turcos no cree que Aruri haya dicho eso, a pesar de la existencia de un vídeo. La mayoría de los expertos turcos está convencida de que Hamas no ha tenido una participación directa y que el secuestro y los asesinatos de los tres jóvenes no han sido más que una conspiración israelí.

Sin embargo, Aruri afirmó que combatientes de las Brigadas de Izedin Al Kasam efectuaron el secuestro para mostrar su solidaridad con los presos palestinos que estaban en huelga de hambre en las cárceles israelíes. En una entrevista con Yahoo News el 22 de agosto, el líder de Hamas Jalid Mishal no negó la afirmación de Aruri y se limitó a subrayar que fue llevado a cabo sin el conocimiento del brazo político. La agencia de noticias Fars negó puntualmente las noticias sobre las revelaciones de Aruri, a las que calificó como falsas.

Teniendo en cuenta todo esto, ¿por qué Turquía, un país miembro de la OTAN, acoge a militantes de Hamas, tiene reuniones de alto nivel con ellos y apoya su retórica? Hamas figura en la lista de organizaciones terroristas de EEUU, la Unión Europea, Canadá y otros países, pero no en la del Consejo de Seguridad de la ONU, y tampoco es considerada una organización terrorista en Turquía. Por consiguiente, se puede decir que la mayoría de los aliados occidentales de Turquía, si no todos, considera a Hamas como una organización terrorista.

Max Abrahms, profesor de ciencia política de la Universidad del Noreste, especializado en terrorismo y miembro del Consejo de Relaciones Exteriores, dijo a Al Monitor: “Los países no obtienen beneficios estratégicos dando refugio a grupos terroristas. Mi investigación demuestra empíricamente que el terrorismo es políticamente contraproducente y erosiona el apoyo popular a la causa política, además de provocar una reacción violenta por parte del país que sufre el terror. Albergar a grupos terroristas es, por tanto, una responsabilidad política. No tiene sentido estratégico apoyar a grupos terroristas, porque el efecto estratégico neto es casi siempre negativo”.

En el ámbito doméstico, son pocos los que se plantean estas cuestiones en un momento en que los principales medios de comunicación celebran que los gazatíes agradezcan al primer ministro Recep Tayip Erdogan su apoyo. Alptekin Dursunoglu, editor de Yakin Dogu Haber, que se centra en noticias de Oriente Próximo, dijo a Al Monitor: “Aunque pueda parecer que el corazón de Turquía está con Hamas, su espada está con Abas. Justamente ahora, cuando casi todos los grupos palestinos parecen actuar conjuntamente, no veo que esto constituya un riesgo para Turquía en sus relaciones con Estados Unidos”. Dursunoglu explicó que es difícil convencer a los turcos de que Hamas podría estar planeando un golpe contra la Autoridad Palestina. En realidad, la mayoría de los turcos no se convencería de que Hamas estuvo detrás de los secuestros aunque lo confesara su propio líder. Una de las justificaciones más poderosas para que Turquía proteja a Hamas es que esta organización tiene las simpatías de la mayoría de los turcos. La opinión pública turca es muy solidaria con el sufrimiento del pueblo palestino y, en un momento en que el Estado Islámico está llamando a sus puertas, no es probable que considere a Hamas como una organización terrorista.

Además, después de varias iniciativas diplomáticas en Oriente Medio, Turquía ha reconocido que ha fracasado. Modificó paulatinamente su atención para acercarse a entidades no estatales e intentar, así, ganar influencia en los países vecinos. Un diplomático nada sospechoso de ser simpatizante del AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo, que gobierna Turquía) dijo a Al Monitor: “Buscando ser un actor importante en Oriente Medio y después de haberse sentido traicionado en múltiples ocasiones, el gobierno Erdogan decidió que tenemos que centrarnos en Oriente Medio, lo que significa que las entidades no estatales deberían ser consideradas como actores serios, socios, enemigos y aliados. ¿Hay algún país en la región que no haya emprendido este camino? ¿Es posible sobrevivir ignorando a estos actores no estatales?

Esta es la realidad. A pesar de que unos pocos críticos turcos cuestionan que “Turquía está reemplazando a Irán” como principal apoyo para Hamas. Lo cierto es que se produce un cierto grado de conflicto con el hecho de que Turquía es, también, miembro de varias organizaciones occidentales, como la OTAN, lo cual no suponía ningún problema para los anteriores patrocinadores de Hamas, a saber, Siria e Irán. Por otro lado, si el apoyo a Hamas es solo un medio más para “convertirse en un actor importante en Oriente Medio”, esto tiene sus pros y sus contras, como lo demuestran los últimos datos del Centro de Investigaciones PEW, según los cuales el apoyo a Erdogan ha caído drásticamente en cuatro de los siete países de Oriente Medio. Es interesante destacar que el apoyo a Erdogan solo sube en Israel, del 14 al 16 por ciento —porcentaje atribuido a los palestinos israelíes—, mientras que en los territorios palestinos la popularidad de Erdogan ha caído del 74 al 55 por ciento.

El apoyo de Turquía a Hamas —junto al de Catar— dificulta los planes israelíes para aislar a Hamas. El gobierno turco ha sido bastante sincero y ha mostrado con “orgullo” su compromiso con la organización islamista, a pesar de todas las repercusiones financieras y políticas. Está por ver si su apoyo a Hamas dará a Turquía más influencia en la región, pero por ahora es justo suponer que la expansión de los poderes domésticos de Erdogan se traducirán en un mayor apoyo a Hamas en el futuro inmediato.

_______________
Pinar Tremblay está preparando su tesis doctoral en la Universidad de California en Los Angeles y es profesora adjunta en la Universidad Politécnica del estado de California, en Pomona. Ha publicado anteriormente en Hurriyet Daily News y Today’s Zaman. Contacto en Twitter: @pinartremblay.

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)