¿Están hablando los israelíes y los sionistas de una ‘solución final’ del problema palestino?

Juan Cole

Fuente: Are Israelis and Zionists really talking about a Final Solution of the Palestinian Problem?, Informed Comment, 2/08/2014

El Times of Israel ha publicado, y luego retirado, en su sitio un ensayo de Yojanan Gordon que llamaba abiertamente al genocidio de los palestinos de Gaza. Una versión caché está todavía en internet en el momento en que estoy escribiendo estas líneas.

La lógica de Gordon, si es que se merece este término, es que Hamas llama a la destrucción de Israel y, por lo tanto, la única forma de lidiar con ellos es eliminarlos por completo. Utiliza las palabras “eliminarlos por completo” (obliterate entirely).

No es el único. Son muchos los nacionalistas israelíes que están argumentando en favor de crímenes de guerra.

Hamas es un partido-milicia de la derecha religiosa. Dice que quiere derrocar al gobierno israelí. Sin embargo, sus líderes no hablan de llevar a cabo un genocidio contra los israelíes. Dicen que quieren recuperar su país, que les fue robado por los israelíes en 1948. Los regímenes coloniales siempre han producido movimientos de resistencia.

Lo cierto es que Hamas fue apoyado por los servicios de inteligencia israelíes en los años 80 del siglo XX con el fin de contrarrestar a la OLP. Así, pues, no parece que al Shin Bet y al Mossad les haya preocupado lo que digan los estatutos de la organización.

Por otra parte, la mitad de la población de Gaza está compuesta por niños que, cómo lo diría, no votaron por Hamas en 2006. Más aún, muchos palestinos que votaron a los islamistas lo hicieron por motivos internos: protestaron así contra la corrupción y el autoritarismo de Fatah y la OLP. No se puede decir que votaron a Hamas porque querían destruir el estado de Israel.

Siempre que Israel ha acordado una tregua con Hamas, esta organización ha cumplido con su parte. Las treguas han sido rotas, normalmente, por Israel. No es cierto que sea imposible tratar con la organización. El mes pasado, sin ir más lejos, Hamas había acordado aliarse con Fatah en un gobierno de unidad nacional, aceptando posiciones subordinadas en un gobierno que reconoce a Israel.

Gordon tiene una comprensión invertida de quién está amenazando a quién. Los políticos de Gaza apenas tienen la oportunidad de hacer algunos discursos incendiarios y jactanciosos. El ejército israelí es mucha más eficiente y tiene asediada a la población de Gaza, habiendo matado a uno de cada mil palestinos de la franja.

Israel destruyó en 2002 el único aeropuerto de Gaza e impidió que su puerto importara productos del exterior. Desde 2007, ha bloqueado la mayoría de las exportaciones de los gazatíes, así como las importaciones de materias primas en cantidades suficientes. Durante un tiempo, Israel llegó a limitar la cantidad de alimentos que entraban en la franja, poniendo “a dieta” a los palestinos. Esto es un gran campo de concentración y todo ser humano encerrado en él tratará de encontrar una forma de luchar contra esta ocupación.

Por no hablar de que Hamas no tiene la capacidad para destruir a Israel. El estado judío tiene un ejército y un arsenal poderosos y varios cientos de armas nucleares. Hamas tan solo tiene unas pocas ametralladoras. Ningún israelí resultó muerto por los cohetes de Hamas en 2013 o en los primeros meses de 2014. Solo después de que el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu culpara incorrectamente a Hamas del secuestro de los tres jóvenes israelíes este verano y comenzara a bombardear intensamente la franja de Gaza, Hamas replicó lanzando cohetes. El 99 por ciento de los cohetes de Hamas caen en el desierto sin causar daños. La mayoría de los cohetes son minúsculos y no pasan de ser experimentos químicos de bachiller. Unos pocos, importados de Irán, son más grandes, pero no son muchos y Hamas no ha podido usarlos para causar muchos daños. Una respuesta proporcionada a los cohetes no puede implicar la matanza de 1.500 personas.

El ejército israelí tiene el derecho de defender Israel de los ataques de Hamas, pero este no es un derecho absoluto. Debe respetar el principio de proporcionalidad. No puede cometer crímenes de guerra o genocidio.

Si en Estados Unidos un peligroso terrorista se escondiera en un centro comercial, el gobierno no podría lanzar atropelladamente sus F-18 y bombardear el centro comercial, reduciéndolo a escombros y matando a centenares de personas. Pero eso es lo que hizo Israel en Juzáa.

La premisa de Gordon, a saber, que Hamas quiere o puede cometer un genocidio contra los judíos, es falsa. Su premisa de que todos los habitantes de la Franja de Gaza son de Hamas es también falsa y un auténtico disparate. Gordon se pregunta si el genocidio de los palestinos de Gaza estaría justificado en el caso de que eliminara (lo dice literalmente) la amenaza contra Israel.

El hecho de que el artículo de Gordon haya aparecido inicialmente en uno de los periódicos de mayor difusión en Israel es algo extremadamente preocupante. Las democracias no defienden el asesinato o el genocidio. ¿No lo leyó el editor? ¿O lo leyó y estuvo de acuerdo con él?

En cualquier caso, una cosa está clara. Muchos israelíes justifican el genocidio. Alegan que los niños no son no-combatientes inocentes. Y la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio deja claro una cosa: la apología del genocidio es un delito por el que uno puede ser juzgado en La Haya.

_______________
Juan Cole es profesor de historia en la Universidad de Michigan y comentarista especializado en Oriente Medio y sur de Asia. Edita el blog Informed Comment.

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)

One thought on “¿Están hablando los israelíes y los sionistas de una ‘solución final’ del problema palestino?

  1. Un análisis tan coherente y equilibrado que da cuenta del horror en que ha caído el pueblo israelí, enceguecidos por los apologistas de la barbarie…

Los comentarios están cerrados.