Bandas de judíos racistas a la caza de palestinos

Rania Jalek

Fuente: Merciless Israeli mobs are hunting Palestinians, The Electronic Intifada, 27/07/2014

Israelíes ultraderechistas en Jerusalén a comienzos de este mes. (Foto: Tali Mayer / ActiveStills)

Todas las miradas están puestas en Gaza, donde la cifra de muertos causados por los inclementes bombardeos de Israel ha alcanzado los mil.

Sin embargo, en Jerusalén, donde Mohamed Abu Judair, de 16 años, fue quemado vivo “en venganza” por un grupo de judíos, alentados por políticos israelíes a comienzos de este mes, violentas bandas de extrema derecha siguen patrullando las calles a la búsqueda y la caza de árabes.

Sus víctimas más recientes han sido Amir Chuiki y Samir Mahfuz, dos jóvenes palestinos de 20 años, residentes en el barrio de Beit Hanina de Jerusalén Este. Los dos chicos fueron apaleados hasta perder la conciencia el viernes por la noche por un grupo de jóvenes israelíes armados con barras de hierro y bates de béisbol.

Mahfuz dijo al periódico israelí Haaretz que él y Chuiki iban a coger el tranvía cuando fueron interceptados por “un hombre que venía como desde Neve Yakov”, un asentamiento judío ilegal de Jerusalén Este.

“Me pidió un cigarrillo. Le dije que no tenía. Se dio cuenta [por mi acento] que soy árabe y se alejó. Volvió con sus amigos, unos doce. Tenían palos y barras de hierro y nos golpearon en la cabeza”, contó Mahfuz.

“Según las víctimas —añade Haaretz—, los policías que llegaron al lugar no llamaron a ninguna ambulancia y la gente que estaba allí los llevó a una clínica de Beit Hanina para que recibieran tratamiento médico. Más tarde, fueron trasladados al hospital de la universidad de Hadasah, Ein Karem, debido a la gravedad de las heridas”.

Aunque los investigadores creen que el ataque ha sido de carácter racista, nadie ha sido arrestado.

Complicidad de la policía

La policía israelí acostumbra a ignorar los delitos de odio contra los palestinos, como fue el caso de Mohamed Abu Judair. Cuando la familia llamó a la policía para informar de su secuestro, esta no hizo nada en un primer momento y luego se dedicó a obstaculizar los esfuerzos por localizar a quienes lo asesinaron, llegando a decir que Abu Judair había sido asesinado por su propia familia en un “crimen de honor” debido a su condición sexual.

La policía miró igualmente para otro lado cuando, dos días antes, los asesinos de Abu Judair trataron de secuestrar a Musa Zalum, un niño de diez años del mismo barrio de Jerusalén Este.

Cuando la policía no está ocupada ignorando la violencia racista de los judíos contra los palestinos, participa activamente en ella.

El jueves de la semana pasada por la noche, la policía se unió a una banda judía que atacó a dos palestinos cuando estaban entregando pan, con su furgoneta, a unos ultramarinos en la calle Yafa de Jerusalén Oeste.

Los hombres, identificados por la agencia de noticias Maan como Amir Mazin Abu Eicha, de 20 años, y Laiz Ubeidat, fueron rodeados y agredidos con botellas vacías por una horda de unos 20 o 30 israelíes, según su abogado, Jaldun Niyim.

En lugar de ayudar a los hombres que estaban siendo atacados, dijo Niyim a Maan, “la policía israelí detuvo su furgoneta y les apuntó con sus armas”.

Niyim añadió: “Después de que se alejaran unos metros, los policías dispararon contra ellos. Luego les interceptaron y les agredieron de nuevo”.

Tras impedir que una ambulancia trasladara a Abu Eicha a un hospital, para que le curaran sus heridas en la cabeza y una oreja, la policía llevó arrestados a los dos hombres a la comisaría de policía más cercana y les acusó de “tenencia de un cuchillo y resistencia a la autoridad”, según Niyim.

Abu Eicha y Ubeidat fueron puestos en libertad bajo fianza, pero están actualmente cumpliendo una orden de arresto domiciliario durante diez días. Mientras tanto, varios atacantes han presentado demandas contra sus víctimas, acusándoles de intentar agredirles con un cuchillo.

Activismo racista en auge

El artículo de Maan señala que en Jerusalén, “la calle Yafa ha sido inundada, en las últimas semanas, con panfletos que advierten a los árabes para que no ‘toquen’ a las mujeres judías, como parte de una campaña de la derecha israelí para impedir la mezcla entre judíos y árabes”.

Lo más probable es que los panfletos fueron obra de Lehava, un grupo de fanáticos contrarios al mestizaje y cuya organización hermana, Hemla, recibe fondos del estado para “rescatar” a las mujeres judías de relaciones románticas con hombres árabes.

Leanne Gale, activista antirracista que vive en Jerusalén, informó recientemente en su blog que Lehava ha estado celebrando reuniones nocturnas en la Plaza Sión de Jerusalén Oeste y ha ensuciado todo Jerusalén con pegatinas y panfletos escritos en árabe que advierten, entre otras cosas, “ni siquiera pienses en una mujer judía”.

Otros lemas que figuran en las camisetas y las pegatinas de Lehava dicen “los judíos aman a los judíos” y “las mujeres de Israel para la nación de Israel”, según Gale.

Turbas fascistas, de Haifa a Tel Aviv

Las bandas violentas de fascistas antiárabes no se limitan a Jerusalén.

La semana pasada en Haifa, el teniente de alcalde árabe y su hijo fueron brutalmente apaleados por una turba de supremacistas judíos que gritaban “muerte a los árabes” y “muerte a los izquierdistas”, en respuesta a una manifestación en contra de la matanza de Gaza. La policía no hizo nada para impedir la agresión.

Los fascistas también se han manifestado en la supuestamente liberal Tel Aviv, agrediendo verbal y físicamente a palestinos e izquierdistas que protestaban contra la guerra de Gaza.

La bloguera israelí Elizabeth Tsurkov, que ha sido testigo de los ataques racistas contra manifestantes anti-guerra en las últimas semanas, oyó un nuevo lema racista que se burlaba de los más de 200 niños masacrados en Gaza por los bombardeos israelíes: “Mañana no habrá escuela en Gaza, pues no quedan niños”.

Un nuevo lema de los racistas esta noche en Tel Aviv: “Mañana no hay escuela en Gaza, pues no quedan niños” (que rima en hebreo).
— Elizabeth Tsurkov (@Elizrael) 26 julio 2014

Incitación desde arriba

Aunque los llamamientos al exterminio se han disparado tanto en las calles de Israel como en los medios sociales israelíes (aquí también) en los últimos meses, el sentimiento de “muerte a los árabes” no se limita a los activistas racistas.

La diputada israelí Ayelet Shaked, una estrella en ascenso del partido ultraderechista Patria Judía, propuso hace poco el genocidio al hacer un llamamiento para matar a todas las madres palestinas, con el fin de impedir que den a luz a más “pequeñas serpientes”.

La ONU ha informado de un alarmante aumento de abortos involuntarios y partos prematuros en Gaza, donde los recién nacidos están muriendo debido a los cortes de electricidad que apagan las incubadoras.

Otra personalidad israelí que ha incitado a la violencia es Dov Lior, rabino jefe del asentamiento ilegal cisjordano de Kiryat Arba, que ha emitido un edicto religioso en el que declara que es permisible, bajo la ley judía, que los soldados israelíes “castiguen a la población enemiga con todas las medidas que consideren adecuadas”, aunque ello suponga “exterminar al enemigo”.

Desde entonces, áreas enteras de la Franja de Gaza han sido reducidas a escombros, con escenas apocalípticas que en nada se diferencian de las ciudades arrasadas de Siria.

Con las miradas puestas en la destrucción de la sitiada Franja de Gaza, se ha prestado poca atención al racismo creciente en la sociedad israelí que está exigiendo “muerte a los árabes” a lo largo y ancho del país, con consecuencias devastadoras para los palestinos, desde Chuyahia a Kalandia, desde Jerusalén a Haifa.

_______________
Rania Jalek es una periodista independiente que informa sobre todo de los marginados y los oprimidos. Tiene su sitio web en Dispatches from the Underclass y su cuenta en Twitter es @RaniaKhalek.

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)

One thought on “Bandas de judíos racistas a la caza de palestinos

  1. Reblogueó esto en Palestina en el corazóny comentado:
    Comparto la traducción hecha por Javier Villate del artículo de Rania Jalek publicado en Electronic Intifada sobre el clima de racismo, odio y belicosidad que imperan en la sociedad israelí. No es algo nuevo, ni es de ahora; pero se agudiza en momentos como el actual, y eso es precisamente parte de lo que buscan los gobiernos israelíes de turno cuando lanzan una ofensiva sobre Gaza.
    Sugiero también la lectura de otros textos que de una manera u otra aluden a lo mismo (y no quiere decir que comparta todo lo que afirman los autores). Encuentro particularmente poderoso y elocuente el texto del argentino Uriel Kon.
    Carta de un israelí indignado, por Uriel Kon: http://www.plazademayo.com/2014/07/carta-de-un-israeli-indignado/
    Hacia el fascismo, por Michel Warschauski: http://www.vientosur.info/spip.php?article9245
    “En mi nombre no, por favor”, por Ami Kaufman: http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/mi-nombre-no-favor-articulo-506855

Los comentarios están cerrados.