¿Es la búsqueda de los colonos israelíes desaparecidos una mera cortina de humo?

Asa Winstanley

Fuente: Is search for missing Israeli settlers just a smokescreen? , Middle East Monitor, 27/06/2014

Operación ‘Guardián del Hermano’ de las fuerzas de ocupación israelíes en Cisjordania.

Hace dos semanas, tres jóvenes colonos israelíes desaparecieron mientras hacían autoestop en la Cisjordania ocupada. Israel ha acusado oficialmente a Hamas. Pero las autoridades gubernamentales no han ofrecido ninguna prueba de esta acusación, mientras que Hamas la ha negado.

Como norma general, Hamas concede una gran importancia a las declaraciones de responsabilidad por cualquier acto de lucha armada contra Israel. Dejando de lado algunas declaraciones anónimas dudosas por parte de grupos desconocidos, no ha habido declaraciones que reclamen la autoría del supuesto secuestro.

Una orden militar para que la prensa israelí no divulgue determinados aspectos del tema, publicada por Mondoweiss esta semana, viene a dejar claro que los detalles concretos sobre el asunto son pocos y poco relacionados entre sí. La prensa tiene prohibido hablar mucho sobre ello.

Lo que sí se sabe es que Israel ha utilizado el supuesto secuestro en su propio interés. Utilizando, al parecer, un plan elaborado con antelación, el ejército israelí se ha dedicado, en los últimos quince días, a llevar a cabo una campaña brutal y sistemática de castigo colectivo contra la población civil palestina de Cisjordania.

Al menos cinco palestinos han sido asesinados a tiros por matones del ejército en el curso de esta campaña. Alrededor de 500 palestinos han sido arrestados, muchos de ellos en régimen de “detención administrativa”, es decir, detenidos sin cargos y sin fecha de juicio o de puesta en libertad.

El corresponsal del ejército israelí Amos Harel admitió la semana pasada que “solo una pequeña minoría” son sospechosos, para el ejército, de participar en actividades armadas.

Una motivación secundaria parece ser una operación contra la infraestructura política de Hamas en Cisjordania, ya de por sí muy limitada. Como tal, muchos comentaristas estiman que el verdadero objetivo de la campaña militar es el nuevo “gobierno de unidad”, formado por acuerdo entre Fatah y Hamas.

Añadiendo leña al fuego de la especulación sobre los verdaderos motivos que están detrás de la actual ofensiva israelí en Cisjordania, hay informaciones en la prensa israelí esta semana que sugieren que los tres desaparecidos (dos de los cuales son menores) podrían estar muertos.

El secreto del sumario significa que los periodistas israelíes están limitados por la ley en lo que pueden decir con exactitud, pero, según dijo Mondoweiss, la información es que los tres podrían haber sido asesinados ya.

Los rumores dicen que el secreto del sumario “ha evitado que los medios de comunicación informen sobre una llamada telefónica realizada por uno de los jóvenes secuestrados. Un rumor muy extendido es que en dicha llamada telefónica se puede escuchar un disparo. Este rumor ha alimentado las especulaciones de que las autoridades israelíes creen que uno o más de los chicos está muerto, especulación que ha aparecido en la prensa”.

Es difícil saber esto con precisión, pero es verosímil.

Si estas desapariciones son el producto de un secuestro palestino, el caso sería muy diferente del secuestro del soldado israelí Gilad Shalit, capturado por la resistencia palestina en Gaza en 2006. Este estuvo recluido en condiciones seguras durante años, hasta que fue liberado en 2011 gracias a un intercambio de prisioneros con Israel. Ahora, muchos de aquellos presos palestinos liberados han sido arrestados de nuevo por las fuerzas israelíes.

Hamas pudo mantener cautivo a Shalit durante tanto tiempo porque controlaba la Franja de Gaza, lo cual impidió que los espías israelíes pudieran localizar a Shalit. Cisjordania, dominada por los colonos racistas israelíes y –para usar la frase de Amnistía Internacional– un ejército israelí con “gatillo fácil”, es algo completamente diferente.

Si fueran palestinos quienes secuestraron a estos tres israelíes, es más que probable que se trate de una pequeña célula sin afiliación política que haya actuado por su cuenta. En ese caso, es muy improbable que puedan ocultarlos durante mucho tiempo sin que la red de colaboradores de Israel los descubran, aunque hasta la fecha parece que no hay pistas.

Por consiguiente, si bien es cierto que el ejército israelí ya sabe o sospecha que los tres están muertos, la llamada operación “Guardián del Hermano” de castigo colectivo no sería nada más que una cortina de humo para machacar, una vez más, al oprimido pueblo palestino.

En cualquier caso, como me dijo un portavoz del grupo de derechos de los presos palestinos Addameer esta semana, Israel “seguirá aprovechándose de la operación […] ellos van a aprovechar esta oportunidad”.

_______________
Asa Winstanley es editor adjunto de The Electronic Intifada y periodista de investigación.

Traducción: Javier Villate