Hamas y Abas se unen movidos por la desesperación

Abdel Bari Atwan

Fuente: Hamas and Abbas driven together by desperation, The Electronic Intifada, 2/06/2014

El “gobierno de consenso nacional” es, en realidad, el gobierno de Mahmud Abas. (Mustafá Bader / ActiveStills)

El gobierno de consenso nacional que ha jurado hoy su cargo ante el presidente palestino Mahmud Abas puede salvar a Hamas de su asfixiante crisis financiera y de la pesada carga de administrar la Franja de Gaza, pero, al mismo tiempo, debilitará al movimiento y dará lugar a crisis internas en un futuro próximo.

No hay duda de que el asedio que el movimiento ha experimentado durante el pasado año, desde que un golpe militar expulsó del poder al presidente egipcio Mohamed Morsi, ha sumergido a Hamas en un profundo agujero debido al cierre casi permanente del paso fronterizo de Rafah, la destrucción de más de mil túneles que eran un salvavidas para la economía de Gaza y la maliciosa campaña mediática egipcia contra él.

Hamas ha puesto todos los huevos en la cesta de Abas, dándole todas las concesiones que quería. Pero la cesta de Abas está repleta de agujeros y él también se enfrenta a graves crisis tras el fracaso de su estrategia negociadora con Israel. Al igual que Hamas, está saltando de la sartén al fuego.

Cuando digo que Hamas ha izado la bandera blanca y ha cedido ante todas las condiciones y demandas impuestas por Abas, me estoy refiriendo a su renuncia a tres importantes carteras ministeriales. La primera, el ministerio de asuntos exteriores: Hamas había rechazado a Riyad al-Maliki para ese puesto, pero acabó cediendo ante la insistencia de Abas. La segunda, el ministerio de asuntos religiosos: Hamas intentó presentar un candidato distinto del que finalmente se seleccionó. Finalmente, el ministerio de asuntos de los presos, que Abas ha abolido bajo presiones israelíes y estadounidenses.

No se puede, por tanto, denominar a este como un “gobierno de consenso nacional”, a pesar de que Hamas le diera su visto bueno en el último minuto. En realidad, es un gobierno de Abas y la Autoridad Palestina. Los cuatro ministros de Gaza, todos ellos independientes, no pudieron viajar a Ramala para la ceremonia de investidura, debido a la prohibición israelí, salvo Ziad Abu Amra, el ministro de cultura, que ya se encontraba en Ramala.

Es difícil ser optimista sobre la capacidad de este gobierno para cumplir con su mayor responsabilidad, a saber, organizar las elecciones presidenciales y legislativas que tendrán lugar dentro de seis meses, según las previsiones. Israel ha amenazado con no reconocer ni tratar con este gobierno, salvo, quizá, a cambio de una contrapartida enorme: la retirada de las condiciones de Abas para volver a la mesa de negociaciones:la puesta en libertad del cuarto grupo de presos y la congelación de los asentamientos.

Las declaraciones contradictorias de los líderes y portavoces de Hamas en las últimas horas, antes de la formación del nuevo gobierno, revelan cierta confusión en las filas de la organización. Y también revelan una clara división entre dos sectores: uno que, desde el principio del proceso de “reconciliación”, se ha opuesto a entregar las llaves del gobierno a la Autoridad Palestina de Ramala y crear un gobierno de consenso basado en las condiciones de Abas, y otro que, dado el bloqueo y la grave crisis financiera, ha creído que Hamas tenía que dejar el gobierno y volver a la situación que existía antes de 2007, cuando tomó el poder en Gaza.

Tal vez sea demasiado pronto para emitir juicios acerca de la decisión de Hamas, pero no hay ninguna duda de que Abas ha dictado todas las condiciones y ha puesto una pistola en la cabeza de Hamas. Vino a decirle que o bien aceptaba o se terminaba el acuerdo de “reconciliación”. Hamas, o al menos el sector hegemónico de la organización, prefirió aceptar los términos de Abas y retirar todas sus objeciones.

La formación del nuevo gobierno se anunció a la una del mediodía, justo antes de que Abas partiera para Jordania.


Abdel Bari Atwan es el fundador de Rai al-Youm, donde se publicó este artículo en árabe. Fue redactor de Al-Quds Al-Arabi y es autor de numerosos libros.

Traducción: Javier Villate