Disenso Noticias Palestina 18/05/2014

Disenso Noticias Palestina


Powered by Scoop.it

Las fuerzas de ocupación israelíes emplean muchos métodos para apoderarse de las tierras palestinas, desde la construcción de asentamientos y bases militares hasta la creación de parques naturales y tratados políticos. La familia de Tel Rumedia, en Hebrón, ha descubierto otro método: las excavaciones arqueológicas.
La casa de esta familia está rodeada por excavaciones arqueológicas y ha quedado aislada del resto de la ciudad.
Según los acuerdos de Oslo, la Autoridad Israelí de Antigüedades debe coordinarse con el ministerio de turismo y antigüedades de la Autoridad Palestina para efectuar cualquier tipo de trabajo. Sin embargo, en este caso, las fuerzas israelíes de ocupación han negado la entrada a las autoridades palestinas.
Los arqueólogos, muchos de los cuales viven en los asentamientos cercanos, están buscando las tumbas de Rut y Jesé, y las autoridades israelíes pretenden convertir el lugar en un “parque arqueológico bíblico”.
No se han encontrado tumbas judías, pero sí musulmanas, que han sido destruidas por los arqueólogos.
Las excavaciones arqueológicas ya han sido utilizadas en otros lugares para despojar a los palestinos de sus tierras y acabar en manos del estado de Israel o, directamente, de los colonos judíos. Este ha sido el caso del barrio de Silwan, en Jerusalén Este, de la ciudad de Jirbit Susia y otros asentamientos de Hebrón.
Refugiados palestinos de todos los rincones del Líbano celebran un nuevo aniversario de la fecha más trágica de su calendario, la Nakba (la catástrofe), un evento que ha convertido en refugiados a la gran mayoría de palestinos residentes en la histórica Palestina.
Esta jornada ha sido dedicada a demandar una vez más su derecho al retorno y en cada uno de los campos de refugiados palestinos en el Líbano se celebran actividades encaminadas a difundir este mensaje.
En 1948 la Asamblea General de Naciones Unidas promulgó la resolución 194 que, en su artículo 11, reconoce el derecho de los refugiados palestinos a regresar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos. Esta resolución al igual que todas las promulgadas por la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha sido reiteradamente despreciada por el régimen israelí.
La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), calcula que residen en el Líbano unos 280.000 refugiados palestinos, que viven en campos de refugiados diseminados por la geografía libanesa en condiciones extremas de precariedad.
El pasado año, la Organización de las Naciones Unidas estableció que 2014 sería el Año Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino. El 15 de mayo es el Día de la Nakba, la fecha clave en la memoria colectiva palestina que simboliza la limpieza étnica llevada a cabo por las tropas sionistas-israelíes en 1948. Tanto en este año 2014 como en este 15 de mayo, la campaña de BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) tiene y está teniendo un protagonismo fundamental.
El BDS es un movimiento global lanzado desde la sociedad civil palestina en 2005 para conseguir que se cumpla con la legalidad internacional y los derechos fundamentales del pueblo palestino. Se organiza desde numerosos territorios de todo el mundo y se aplica en diversos ámbitos: económico, institucional, sindical, cultural-deportivo y académico.
El BDS está siendo apoyado por innumerables organizaciones políticas, institucionales, sindicales, sociales, culturales, académicas u ONGs, además de por personalidades como Stephen Hawking, Desmond Tutu o el fallecido Stéphane Hessel.
La campaña está teniendo un enorme crecimiento y consigue éxitos cada semana: empresas que desinvierten en Israel, administraciones que cancelan sus contratos con compañías israelíes, instituciones académicas que cortan vínculos con otras de Israel o artistas que no acuden a un Estado que ha sido declarado, en noviembre de 2013 por el Tribunal de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur, culpable de genocidio. Respecto a la esfera académica, en el último año al menos cuatro asociaciones de primer nivel de los EE.UU. se han sumado al boicot, además de que la Unión Europea ha establecido un novedoso boicot de facto a toda colaboración con universidades y centro de investigación israelíes situados en territorios ocupados a través del programa marco de I+D+i Horizon 2020.