Planes de anexión israelí de parte de Cisjordania tienen obstáculos: hay demasiados palestinos

Patrick Strickland

Fuente: UN says 300,000 Palestinians in mooted Israeli annexation area, The Electronic Intifada, 6/03/2014

Hay casi 300.000 palestinos/as viviendo en el “Área C” de la ocupada Cisjordania, según los nuevos datos publicados esta semana por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA, por sus siglas en inglés).

El Área C representa más del 60 por ciento de la Cisjordania ocupada, incluyendo Jerusalén Este, y está bajo total control civil y militar de Israel desde el acuerdo de Oslo II. El área es el hogar de 532 comunidades residenciales, que incluyen “algunas de las comunidades más vulnerables de Cisjordania en términos de necesidades humanitarias”, según la ONU.

Pero Naftali Bennett, un político israelí de extrema derecha —líder del partido Habayit Hayehudi (Hogar Judío)— y ministro de Economía y Comercio, que ha dicho que en el Área C solo viven 50.000 palestinos, ha propuesto que Israel se anexione todo el área e imponga la ciudadanía israelí a sus habitantes.

En 2008, la ONG israelí Bimkom estimó que el Área C acogía entre 150.000 y 180.000 palestinos/as, tal y como ha informado la periodista Amira Hass en el diario israelí Haaretz.

Zonas de ejercicios militares

La OCHA ha estimado que alrededor del 18 por ciento de Cisjordania está clasificada como zonas militares cerradas, donde el ejército israelí realiza diversas actividades. Unos 6.224 palestinos/as viven en comunidades incluidas en estas zonas militares cerradas y otros 12.000 más viven en sus proximidades.

En Masafar Yatta —denominada “zona militar cerrada 918” por las autoridades israelíes de ocupación—, más de 2.000 personas van a ser desahuciadas, tras vivir durante años en un estado de incertidumbre.

En septiembre de 2013, doce familias (alrededor de 120 personas) fueron desplazadas cuando las excavadoras israelíes arrasaron la comunidad Jirbet Al-Majul, en el valle del Jordán, tal como informó en su momento Dylan Collins para The Electronic Intifada.

Una abrumadora mayoría de las comunidades palestinas de las zonas militares cerradas depende del pastoreo y la agricultura para su sustento económico. Más del 80 por ciento de las mismas han informado de la existencia de “una disminución en el número de reses en los dos últimos años, debido a diferentes medidas israelíes, que incluyen planes urbanísticos y zonificaciones restrictivas, violencia de los colonos y actividades militares”, según se dice en el informe de la OCHA.

Jerusalén

Las estadísticas muestran que el distrito de Jerusalén es la parte más densamente poblada del Área C, donde residen 74.000 palestinos.

En el ocupado Jerusalén Este, Israel ha impuesto una compleja burocracia a los residentes palestinos de la ciudad, como parte de un proceso más general de expulsión de los mismos, con el fin de hacer sitio a la expansión de los asentamientos judíos.

Cerca del asentamiento israelí de Maale Adumim, en Jerusalén, viven unos 2.800 palestinos beduinos —más del 85 por ciento de ellos son refugiados—, pero están al este del muro de separación israelí.

Cientos de familias fueron desplazadas por la fuerza en el pasado y, en la actualidad, todas las comunidades han sufrido el robo de tierras por parte de los asentamientos y viven sin electricidad. Por otra parte, las autoridades israelíes han emitido órdenes de demolición para la mayoría de las casas.

Los residentes palestinos de la ocupada Jerusalén Este tienen carnés de identidad especiales, de color azul, emitidos por las autoridades israelíes. El grupo israelí de derechos humanos B’Tselem estima que más de 14.000 personas han perdido su permiso de residencia en Jerusalén desde el año 2000.

Entre 1999 y 2012, las autoridades israelíes de ocupación han demolido 928 casas en Jerusalén Este, según los datos de B’Tselem.

Una quimera

A continuación, se muestra una lista de otras preocupantes estimaciones del informe de la OCHA:

  • las autoridades israelíes han emitido órdenes de demolición para casi 70 áreas residenciales palestinas
  • el 49 por ciento de las comunidades sufre severas restricciones en la libertad de movimientos
  • la mitad de estas comunidades han experimentado confiscaciones de tierras
  • el 21 por ciento sufre la violencia física de los colonos israelíes
  • el 32 por ciento de los ataques de los colonos son contra sus propiedades
  • el 27 por ciento de los residentes del Área C son refugiados reconocidos por la ONU, que viven en campos superpoblados que constituyen solo el 6 por ciento de la superficie total del área

“Este es nuestro hogar”, dijo Naftali Bennett en una conferencia de colonos israelíes en enero de 2013. “Somos los inquilinos, no los ocupantes”.

Sin embargo, a pesar de la creciente lista de políticas israelíes concebidas para desplazar y arrinconar en guetos a los palestinos que viven en Cisjordania, incluyendo a Jerusalén Este, en el Área C hay casi dos veces más palestinos que los previstos en los planes israelíes.

Aunque el plan de Bennett era ya improbable antes, el hecho de que más de 300.000 palestinos estén viviendo en estos momentos en el área que pretende anexionar significa, simplemente, que sus proyectos racistas no son más que una quimera.


Patrick Strickland es un periodista independiente y colaborador frecuente de The Electronic Intifada. Visita su sitio web en www.patrickostrickland.com. Puedes seguirle en Twitter en @P_Strickland_.

Traducción: Javier Villate