El diluvio universal: Un dios destructor

Inicio una serie de citas del Antiguo Testamento, pues tal vez ayude a entender, aunque solo sea en parte, las raíces del conflicto palestino-israelí. Mi hipótesis es que puede existir un nexo de unión entre la actual moral tribal, racista y cruel, del pueblo israelí y la moralidad que se expone en el Antiguo Testamento, en mi opinión, el libro más infame que jamás se haya escrito. Sería interesante examinar los planes de estudio existentes en Israel, así como la influencia del rabinato en la sociedad, y poder, así, verificar o refutar esta hipótesis.

Y empezamos con el primer indicio de lo que vendrá después. El diluvio universal.

Miró Dios a la tierra y vio que estaba corrompida, pues todos los mortales en la tierra se guían los caminos del mal.

Y dijo Dios a Noé: “He decidido acabar con todos los seres vivos, pues la tierra está llena de violencia por culpa de ellos, y los voy a suprimir de la tierra.

En cuanto a ti, construye un arca de madera de ciprés; en el arca dispondrás celditas, y la recubrirás con brea por dentro y por fuera.

La construirás de la siguiente manera: tendrá ciento cincuenta metros de largo, veinticinco metros de ancho y quince metros de alto.

Le pondrás un techo, dejando medio metro entre la parte superior de los costados y el techo. Pondrás la puerta del arca en un costado y harás un primer piso, un segundo y un tercero.

Por mi parte, voy a mandar el diluvio, o sea, las aguas sobre la tierra, para acabar con todo ser que tiene aliento y vida bajo el cielo; todo cuanto existe en la tierra perecerá.

Pero contigo voy a firmar mi pacto, y entrarás en el arca tú y tu esposa, tus hijos y las esposas de tus hijos contigo.

Meterás en el arca una pareja de todo ser viviente, o sea de todos los animales para que puedan sobrevivir contigo; tomarás macho y hembra.

De cada especie de pájaros, de animales, de cada especie de lo que se arrastra por el suelo entrará contigo una pareja para que puedan salvar su vida.

— Génesis 6:12-20

O sea, dios va a matar a todos los seres humanos (por darse al pecado y la violencia) y demás seres vivos (a estos no sé por qué) excepto a la familia de Noé (al parecer, este era un hombre justo). Casi se puede decir que es más compasivo con los animales que con los seres humanos. Aquí vemos la primera característica de Jehová, dios de los judíos y del Antiguo Testamento: es un DIOS DESTRUCTOR de seres humanos, un DIOS EXTERMINADOR… de todos esos seres vivos menos de quienes le adoran. Es un DIOS CRUEL, pues matará a seres inocentes: no puede creerse que TODOS los seres humanos menos Noé eran malos y pecaminosos. 

MÁS COSAS