Crece la pobreza en Irak

Amal Sakr

Fuente: Poverty rates on the rise in Iraq, Al-Monitor, 11/02/2014

Irak ha venido arrastrando unos crecientes índices de pobreza durante muchos años. Aunque el ministro iraquí de planificación ha señalado que la pobreza ha disminuido recientemente, alcanzando solo al 15 por ciento de la población, las estadísticas publicadas por el Banco Mundial muestran que el 28 por ciento de las familias iraquíes viven por debajo del umbral de la pobreza. Si el país sufriera algún tipo de crisis, este porcentaje podría subir hasta el 70 por ciento. Las razones de esto radican en el aumento de la violencia y en la tensa situación política.

La presidenta de la organización de mujeres MIW, Athraa Hasani, dio a Al-Monitor esta información, citando a miembros del Banco Mundial que discutieron estas estadísticas en una reunión que tuvo lugar en Turquía con varios miembros de organizaciones de la sociedad civil, con el fin de encontrar una solución a la pobreza en Irak.

Hasani cuestiona la precisión de las cifras dadas por el gobierno iraquí. Afirma que los índices de pobreza están creciendo continuamente debido al auge de la violencia diaria y al repunte de la tasa de desempleo en el contexto de una economía cada vez más débil.

De acuerdo con los números ofrecidos por el Banco Mundial, de los 34,7 millones de ciudadanos/as iraquíes, más de 9,5 millones viven por debajo del umbral de la pobreza.

El gobernador de Bagdad, Alí Al-Tamimi dijo a Al-Monitor que el gobierno iraquí no puede proporcionar verdaderas soluciones a la pobreza que asola al país. Su rol se limita a repartir una renta mensual para los pobres que oscila entre los 30 y los 75 euros, dependiendo del número de miembros de la familia. Esta cantidad es desembolsada cada tres meses, pero no alcanza siquiera a cubrir las necesidades cotidianas de las familias. Tamimi afirmó que los índices de pobreza son muy altos y que quien diga lo contrario no sabe nada de la situación de la sociedad iraquí. Al igual que Hasani, Tamimi critica los intentos de algunas fuentes gubernamentales de engañar a los ciudadanos sobre el alcance de la pobreza en Irak y los riesgos resultantes.

Hablando con Al-Monitor, Alí Shir, miembro del Comité de Derechos Humanos del parlamento, no negó el hecho de que la pobreza en Irak es muy elevada y que miles de familias se alimenta “de la basura y viven en vertederos y barrios marginales”. Shir atribuyó esta situación al hecho de que el gobierno iraquí está prestando más atención a otros asuntos, especialmente a la seguridad y al armamento. Esto se produce a expensas de las penurias sociales que se agravan cada día.

Hasani argumenta que la solución ideal pasa por la cooperación de varias organizaciones para poner en marcha una nueva ley de seguridad social para los desempleados. Esta ley debe afectar a todos los grupos sociales que son incapaces de trabajar por una razón u otra. En realidad, un proyecto de ley sobre este asunto ya se ha preparado y se presentó al parlamento para su ratificación. Según dicho borrador, una tercera parte del presupuesto del estado debería asignarse para proporcionar rentas fijas mensuales para los grupos especificados en la ley.

Lo sorprendente es que la ley de seguridad social para los desempleados no fue aprobada. Según Hasani, trece proyectos de ley de seguridad social han sido propuestas por varios comités parlamentarios y están siendo debatidos en la actualidad. La incapacidad de los políticos y las autoridades para llegar a un acuerdo es, según algunos, la causa de que no se haya aprobado una ley de seguridad social.

Al-Monitor visitó muchos barrios pobres y marginales, como los de Safar y Husainiyah en Ciudad Sader. A pesar de que estos barrios están situados dentro de los límites de la capital al norte y noreste, no tienen agua ni electricidad. Las calles están sin pavimentar y las casas están construidas con ladrillos y techos de hojalata, sobre los que hay cosas pesadas para evitar que salgan volando o se caigan.

Al-Monitor entrevistó a algunos residentes, quienes dijeron que tenían unas vidas miserables y que dependían de donantes ricos para cubrir sus necesidades básicas. Dirigiéndose al gobierno, exclamaban “¿hasta cuándo vamos a tolerar esta situación? Nosotros y nuestros hijos tenemos hambre”.

Las familias con las que se reunió Al-Monitor dejaron claro que no son optimistas sobre su situación y sobre la del país en general.


Amal Sakr es presentadora y periodista de investigación. Ha trabajado para la BBC, así como en varios periódicos locales e internacionales. Actualmente trabaja en Radio Monte Carlo Dualiya.

Traducción: Javier Villate

One thought on “Crece la pobreza en Irak

Los comentarios están cerrados.