Ante la falta de combustible, Gaza recurre a la energía solar

Hazem Balucha

Fuente: As power cuts continue, Gaza turns to solar energy, Al-Monitor, 22/01/2014

Abir Al-Hurqali se vistió y se maquilló mientras se preparaba para salir de su casa, en el barrio de Chuyaia, de la ciudad de Gaza, y asistir a la boda de su primo. La ceremonia se iba a celebrar en un salón de bodas en otra zona de la ciudad. Cuando intentó manejar su silla de ruedas eléctrica, Hurqali descubrió que se había quedado sin batería, y recargarla llevaría al menos una hora.

Cuando se dispuso a hacer la recarga, Hurqali se dio cuenta de que no había electricidad en la casa. No sabía qué hacer, pues en ese momento estaba sola. Tuvo que pedir a un vecino que le llevara hasta la calle principal, donde podría tomar un taxi hasta el salón de bodas. En la calle que está junto a su casa no caben los coches, así que los taxis no pueden llegar hasta su puerta.

Hurqali es una de las muchas personas con discapacidades físicas de la Franja de Gaza. Ella utiliza su silla de ruedas eléctrica todos los días para ir a la universidad, donde está estudiando multimedia. Pero sus movimientos están dificultados por los frecuentes cortes de electricidad. Cada vez que quiere ir a alguna parte, tiene que comprobar si la batería durará el tiempo suficiente para llevarla hasta su destino y luego volver a casa.

“He peleado mucho con los continuos cortes de electricidad”, dice Hurqali a Al-Monitor. “Con frecuencia, no puedo salir de casa porque la batería está agotada y no tengo electricidad suficiente para llegar a mi destino”.

“Recientemente, empecé a calcular el tiempo que tardo en llegar a mi destino y la cantidad de energía que queda en la batería, pues se me ha agotado a mitad de camino más de una vez. Cuando me sucede esto, tengo que llamar a alguien de mi familia para que me recoja en un taxi y me lleve al lugar más cercano donde pueda recargar la batería”.

Gaza ha sufrido una grave escasez de electricidad desde mediados de 2006, después de que Israel bombardeara la única central eléctrica que había en la franja. La crisis se ha agravado por las disputas políticas entre Hamas y Fatah y cuestiones relacionadas con la importación de combustible industrial necesario para las operaciones de los movimientos. Suele haber electricidad durante ocho horas al día y se corta periódicamente durante otras ocho horas [sic].

Como parte de un proyecto emprendido por el Club Salam para personas discapacitadas de Gaza, hace unos pocos meses Hurqali recibió un panel solar para recargar la batería de su silla de ruedas cuando la electricidad está cortada. Ha sido una gran ayuda para ella.

“Ahora me voy a la universidad sin ningún problema —dice la joven—. No me preocupo de recargar la batería con la electricidad de la red, porque tengo mi panel solar. Ahora mi silla de ruedas es útil, después de que pensara durante años que su servicio era muy limitado. Ahora puedo ir a cualquier parte sin necesidad de calcular cuánta batería me queda”.

Muchos gazatíes han empezado a depender de la energía solar para generar electricidad, sustituyendo a otros métodos como los generadores que funcionan con combustible importado de Israel. La franja de Gaza está luchando con la escasez de combustible y con su elevado precio, sobre todo ahora que Egipto ha decidido terminar, desde mediados de 2003, con el contrabando efectuado a través de los túneles que conectan ambos lados de la frontera.

Al Husein, ingeniero y propietario de una empresa dedicada a la energía solar, dijo a Al-Monitor que la demanda de sistemas de energía solar está creciendo entre los gazatíes. Sin embargo, el elevado precio de estos sistemas limita la compra efectiva de los residentes.

Según Husein, el sistema para uso doméstico más barato cuesta alrededor de 1.350 dólares, un precio extremadamente alto para la mayoría de los palestinos de la franja. El sistema puede proporcionar luz durante horas y alimentar televisores y otros aparatos eléctricos.

Recientemente, algunas instituciones públicas han empezado a utilizar sistemas solares en algunas instalaciones. En el hospital infantil Naser, el pabellón de recién nacidos prematuros funciona completamente con este sistema. Además, la estación de bombeo de agua de Jan Yunis funciona actualmente con energía solar, así como algunas escuelas de la franja.

En general, los sistemas que utilizan energía solar tienen pros y contras, dependiendo de la forma en que emplean y transforman la energía solar y la distribuyen. Las tecnologías que resultan más productivas son los paneles fotovoltaicos y los colectores térmicos de energía solar, además de dispositivos eléctricos y mecánicos, para transformar la luz solar en una forma de energía útil.

Ayman Ayad, residente de Gaza, dice que el 70 por ciento de la energía utilizada en su casa es solar. Después de una larga lucha con los continuos cortes de electricidad, decidió hace ocho meses emplear energía solar. Los cortes eran especialmente duros para él, pues tiene una enfermedad pulmonar y necesita un ventilador médico cada pocas horas.

“Me siento mejor ahora por lo que se refiere a la electricidad —dice Ayad—. Desde que he instalado el sistema de energía solar en mi casa, ya no tengo que preocuparme por los cortes y el uso del ventilador. Aunque me costó 4.000 dólares, necesito disponibilidad de electricidad para mi salud”.

Los y las gazatíes han estado tratando de encontrar medios alternativos para aliviar el problema de la escasez de electricidad. Al principio, recurrieron a pequeños generadores que funcionaban con combustible. Luego utilizaban baterías recargables, llamadas convertidores, para tener luz. Ahora, la tendencia parece que es hacia el uso de la energía solar, pero su elevado precio está frenando su generalización.


Hazem Balucha es un periodista palestino que vive en Gaza. Ha trabajado para la BBC, Deutsche Welle, The Guardian, Al-Raya (Catar) y otras publicaciones. Es cofundador del Instituto Palestino para la Comunicación y el Desarrollo. Twitter: @iHaZeMi

Traducción: Javier Villate

One thought on “Ante la falta de combustible, Gaza recurre a la energía solar

Los comentarios están cerrados.