Llueve sobre mojado en Gaza

Cuatro días de lluvias torrenciales y nieve de intensidad desconocida en la Franja de Gaza ha causado tremendas inundaciones y miles de damnificados, sobre todo en la zona norte.

Según The Palestinian Information Center, el portavoz del ministerio de salud de Gaza, Ashraf Al-Kudra, ha dicho que, hasta el sábado, se han producido 96 muertes, extremo que no he podido confirmar en ninguna otra información.

Unas 5.246 personas, según el gobierno de Hamas, han sido evacuadas de sus casas y trasladadas a escuelas y otros centros, donde se les ha proporcionado comida, ropa y mantas.

Las lluvias han anegado zonas enteras, alcanzando los dos y tres metros de altitud, obligando a los gazatíes a moverse en botes para auxiliar a las personas más afectadas.

En la Franja de Gaza, una minúscula franja costera de 360 kilómetros cuadrados, viven más de 1,5 millones de palestinos, casi todos ellos refugiados de la limpieza étnica sionista. Los campos de refugiados, como el de Yabalya, se han visto especialmente afectados por el temporal, ya que sus construcciones son extremadamente frágiles, con techos de uralita que el viento se ha llevado por los aires.

La red eléctrica se ha visto severamente afectada, con caídas de líneas enteras. Esto se produce en un momento en que muchos hogares gazatíes solo tienen entre 2 y 3 horas de electricidad, gracias al criminal bloqueo que Israel y Egipto están sometiendo a la población, un bloqueo que ya dura siete años.

Un detalle viene a colmar el vaso de las desgracias de los palestinos de Gaza. El viernes, sin previo aviso, las autoridades israelíes abrieron las compuertas de las presas situadas al este de la franja, lo que provocó numerosas inundaciones en los campos y los pueblos cercanos a la frontera en la parte central de la franja, Wadi Al-Salka y áreas de Deir El-Balah, entre otros.

El desastre natural y el bloqueo se conjuran para someter al gueto de Gaza a unas condiciones de vida invernales muy preocupantes para la salud de sus habitantes, sobre todo de los niños y niñas. Algunas informaciones de blogueros hablan ya de un niño muerto por frío, cuando las temperaturas se han acercado a los cero grados en algunos puntos y, recordemos, la franja de Gaza vive prácticamente a oscuras y sin calefacción, con los servicios de salud y de tratamiento de aguas residuales funcionando bajo mínimos.

El bloqueo de Israel y el cierre de los túneles de contrabando con Egipto por parte de la junta militar son los responsables criminales de esta barbarie que nos trae a la memoria otra que, a pesar de haber sucedido hace más de medio siglo, parece preocupar más a los gobernantes europeos que la palestina. Hoy, el gueto es Gaza. Hoy mueren los palestinos.