¿Quiere Obama permanecer en Afganistán para recoger su opio?

Sherwood Ross

Fuente: Does Obama Want to Stay in Afghanistan to Harvest Its Opium?, Uruknet.info, 29/11/2013

¿Es cierto que Obama quiere mantener a las tropas estadounidenses en Afganistán hasta 2024 para permitir que la CIA se embolse 50.000 millones de dólares cada año con el comercio del opio?

Cuando los talibanes gobernaron el país, suprimieron el comercio del opio. Es indiscutible que esta situación empeoró radicalmente tras la invasión de Estados Unidos.

El profesor Michel Chossudovsky, de Global Research, escribió: “La prohibición de los talibanes provocó, de hecho, el inicio de una escasez de heroína en Europa a finales de 2001”.

El periodista canadiense Eric Walberg escribió en Postmodern Imperialism (Clarity Press): “Después de que la CIA operara en Afganistán durante dos años, las áreas fronterizas de Pakistán y Afganistán se convirtieron en el productor de heroína más importante del mundo”. Y añadió: “la producción de opio ha crecido 33 veces, desde las 185 toneladas de 2001 hasta las 6.100 toneladas de 2006. En 2007, Afganistán produjo aproximadamente el 93 por ciento de la oferta global de heroína”.

Si la CIA no hubiera estado implicada en el comercio de la droga afgana, eso sería algo realmente extraño. La historia de la CIA en el tráfico de drogas está muy bien documentada. La práctica le reportó cuantiosas sumas de dinero que la organización pudo gastar a sus anchas, sin control del Congreso.

Hay que tomar en cuenta, también, lo que dijo Obama, exmiembro de la CIA, cuando la agencia le pidió ampliar la flota de aviones bombarderos no tripulados. “La CIA consigue lo que quiere”. Su relación con la organización es más que cómoda.

En los años 50, escribe William Blum en Rogue State (Common Courage Press), la CIA organizó en Birmania a las derrotadas tropas nacionalistas chinas para librar una guerra contra la China roja. Según Blum, la agencia cerró los ojos ante el hecho de que los soldados “estaban convirtiéndose en los barones del opio en el Triángulo del Oro” (partes de Birmania, Tailandia y Laos). Un avión secreto de la CIA, de Air America, “volaba con la droga por todo el Sudeste Asiático, a sitios donde el opio era procesado y transformado en heroína, así como a puntos de transbordo de la ruta de los clientes occidentales”.

Según el Huffington Post, el excongresista Ron Paul dijo en una reunión de la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre la Marihuana, que la CIA estuvo implicada en el tráfico de drogas como parte de la operación Irán-Contra.

El tráfico de drogas es “una mina de oro para la gente que quiere ganar dinero en operaciones clandestinas del gobierno dirigidas a financiar proyectos que no pueden salir adelante de forma legítima”, añadió Paul. “Está muy claro que la CIA ha estado muy implicada en el narcotráfico”.

“La CIA estuvo muy involucrada en el escándalo Irán-Contra”, subrayó Paul. “No me lo estoy inventando. Lo vimos en la televisión. Transportaron armas y drogas”.

En una entrevista en la televisión de Russia Today, realizada el 20 de agosto de 2009, el general ruso Mahmut Gareev, que participó en la invasión rusa de Afganistán, dijo: “Estados Unidos no va a detener la producción de drogas en Afganistán, ya que eso cubre los gastos de su presencia militar allí”.

“Yo no invento nada”, añadió Gareev. “Los mismos estadounidenses han admitido que las drogas se transportan a menudo fuera de Afganistán en aviones norteamericanos. El tráfico de drogas en Afganistán les proporciona unos 50.000 millones  de dólares al año. Eso cubre completamente los gastos ligados al mantenimiento de sus tropas en dicho país”.

El general ruso dijo también que los estadounidenses “solo emprenden acciones militares cuando son atacados. No tienen ninguna campaña militar planeada para eliminar a los muyahidines”.

Esta última observación podría ayudar mucho a explicar por qué EEUU derrotó a Italia, Alemania y Japón en la Segunda Guerra Mundial en solo tres años y medio, mientras que, hasta ahora, han transcurrido 12 años de guerra en un país comparativamente pequeño como es Afganistán (30 millones de personas), donde no parece posible una “victoria”.

¿Es posible que Washington no tenga la intención de “ganar” la Guerra contra el Terror? ¿Podría ser que viera a esta última como la gallina de los huevos del oro afgano, es decir, del opio? Vayan haciéndose a la idea.


Sherwood Ross ha trabajado como reportero para los principales diarios y agencias de noticias. Actualmente, dirige una firma de relaciones públicas para una buena causa.

Traducción: Javier Villate