En el nombre de Israel

El diario israelí Haaretz nos ha contado hace poco que un rabino de Cisjordania, Isaac Shapiro, ha publicado un libro en el que da permiso a los judíos para matar gentiles que supongan una amenaza para Israel. Excelente ejemplo de moral tribal, no universal, donde el bien supremo es el Pueblo Elegido, no algo parecido al ser humano, sino el judío. Los gentiles son excluidos de la procura del bien.

El rabino Shapiro, que dirige la yeshiva Od Yosef Chai del asentamiento de Yitzhar, escribió en su libro La Torá del Rey que los bebés y los niños gentiles también pueden ser asesinados si representan una amenaza para la nación judía.

Shapiro basa la mayoría de sus enseñanzas en pasajes de la Biblia, citados en su libro, a los que añade sus opiniones y creencias.

“Es permisible matar a los Justos entre las Naciones aunque no sean responsables de la situación amenazadora”, escribe. “Si matamos a un gentil que ha pecado o violado uno de los siete mandamientos —porque nosotros nos preocupamos de los mandamientos—, no hay nada malo en ese asesinato”.

Varios prominentes rabinos, como Yithak Ginzburg y Jacob Yosef, han recomendado el libro a sus estudiantes y seguidores.

Estos fanáticos tienen cada vez más influencia en la sociedad israelí, sobre todo en el ejército, pero no comentaré unas opiniones que se descalifican por sí solas cuando creemos en una moral humana universal de mínimos. Esta versión tribal del judaísmo no es en absoluto ajena a la opresión sionista del pueblo palestino y a la limpieza étnica en marcha.