Colonos judíos se congratulan de la muerte de cuatro niños palestinos

Una noticia sobre la muerte de cuatro niños palestinos, emitida por el Canal 2 de Israel, ha concitado el regocijo y las celebraciones de comentaristas judíos de las redes sociales.

Muchos de estos descerebrados, fanáticos y neonazis se congratulaban de que hubieran desaparecido cuatro futuros terroristas: “la muerte de estos niños no es un desastre […] habrían sido terroristas si hubieran llegado a la edad adulta”. Así que ya sabemos: habría que exterminar a todos los niños palestinos, cometer genocidio, por el bien de Israel, que es, deduzco, el Bien Supremo.

Estos niños murieron asfixiados en el interior de un coche.

Quienes denunciamos hechos de este tipo siempre tenemos que insistir en que NO SON HECHOS AISLADOS. Es algo compartido por una buena parte de la sociedad israelí; probablemente por la mayoría, a tenor de los resultados de muchas encuestas.

Hace poco incluí una fotografía de una pintada que decía “¡Árabes a las cámaras de gas!”. No se puede decir más claro. Ahora los nazis son los judíos, y los judíos (de entonces) son los árabes (de ahora). Los nazis judíos claman por cometer genocidio del pueblo palestino y un nuevo Holocausto con ellos como criminales de guerra.

También es conocida la camiseta que manufacturó el ejército hebreo, “el ejército más moral del mundo” según la torpe propaganda sionista. En esa camiseta puede verse una diana y en el centro una mujer palestina embarazada. Acompaña a la imagen una leyenda: “un tiro, dos muertes”. Nauseabundo. Esto es lo que fabrica el ejército más inmoral del mundo. Todo lo que esta camiseta, vendida masivamente, sugiere es lo peor de la humanidad, la barbarie, el crimen gratuito, el genocidio, el odio, la crueldad… envueltas en una moral tribal asquerosa.

En mayo pasado, el diario israelí Maariv, informaba de un hecho que consideraba “insólito”, pero que, a la vista de lo que voy diciendo, no lo es tanto. En una excursión organizada por un movimiento religioso de niñas judías (Esdras), uno de los instructores llevaba una camiseta en la que podía leerse: “Quemar a los árabes para educarlos”. El dibujo que ilustraba la frase representaba a dos niños quemando algo que parece un pañuelo palestino.

Uno de los que vieron dicha camiseta, según el periódico israelí, reconoció que ya había visto otras camisetas (¡qué obsesión con las camisetas!) en las que se  promovía la “Muerte a los árabes”.

The Electronic Intifada tiene una página web dedicada a este tipo de incidentes. Sería tedioso relatarlos todos. Rachel Corrie fue una valiente joven norteamericana que se interpuso delante de una excavadora del ejército hebreo para impedir que demoliera una casa palestina. El criminal conductor de la monstruosa máquina asesinó a Rachel con su enorme pala. Desde entonces, Rachel Corrie es una especie de espejo en el que queremos mirarnos todos los que somos solidarios con el pueblo palestino. Nunca la olvidaremos.

Pues bien, los soldados israelíes suelen realizar celebraciones cocinando unas “tortitas Rachel Corrie”. Sin duda, uno de esos actos más morales del mundo que nos tienen a todos boquiabiertos. Tal es su grado de deshumanización.

En marzo pasado, una popular página israelí de Facebook publicaba una foto de tres niños palestinos con el siguiente título (en hebreo): “Todos estamos a favor de la muerte para los terroristas”. Y el mensaje decía: “Chicos árabes en un campamento ilegal establecido cerca de Maale Adumim [un asentamiento judío]. ¿Qué debería hacer el ejército israelí con ellos?”.

Se produjo una avalancha de respuestas: “¡Castrarlos!”. “¡Quemarlos!”. “¡Un disparo en la cabeza!”. “Aplastar la tienda con un camión, o tanque, o autobús, cualquier cosa que la destroce y mate a estos niños”. Otro: “Yo arrojarían gas nervioso a la tienda y la cerraría hasta que los chicos murieran”. Las respuestas rivalizaban en sadismo y violencia. Apestoso.

En ese mismo mes de marzo, 17 palestinos que regresaban de un peregrinaje murieron en un accidente de autobús en Jordania. El mismo fenómeno descrito en el caso anterior se produjo en las páginas de Facebook: uno se lamentaba de que no hubiera más muertos, otro expresaba su deseo de que todos los viajeros del autobús fueran árabes; otro no se conformaba: “Debemos matarlos a todos”. Otro compartía estos sentimientos y apuntalaba: “Estoy orgulloso de ser racista”. Etcétera, etcétera.

Hay políticos y ciudadanos sionistas en el Reino de España que ignoran estos hechos y muchos de los que caracterizan la ocupación israelí de Palestina. Algunos de estos políticos y ciudadanos son bienpensantes, progresistas, con una disonancia cognitiva tan brutal que, para salvar su ideología sionista, suprimen los hechos. Ambas cosas no pueden convivir en una mente sana, así que se elimina los hechos perturbadores. Lo cual no deja de ser una maniobra intelectual deshonesta (exactamente lo contrario a tener un espíritu crítico), pero muy conocida: los grandes horrores de la humanidad se han producido bajo las banderas de ideologías que han suprimido la disonancia de las humildes verdades de hecho.

One thought on “Colonos judíos se congratulan de la muerte de cuatro niños palestinos

  1. Reblogueó esto en Palestina en el corazóny comentado:
    Javier Villate reúne en un artículo varias noticias que nos horrorizaron en el último año y que ponen en evidencia el racismo y la deshumanización de la sociedad israelí, resultado de la ideología sionista y las políticas de limpieza étnica, ocupación, colonización de la población palestina que se aplican desde el comienzo, así como de la incitación al odio y el lavado de cerebro que el sistema educativo y los medios de comunicación se encargan de imponer sobre la sociedad israelí desde la más tierna infancia.

Los comentarios están cerrados.