Israel: ‘La lucha contra los gentiles’ busca meter goles en la portería de la tolerancia

El aparente heredero del difunto rabino Yosef, el rabino Simon Bar Sinister, de 93 años, ha hecho las siguientes declaraciones:

Los estadounidenses ponen a sus equipos deportivos nombres de animales repugnantes, como osos, leones, tigres… o de las víctimas de su genocidio, como indios y pieles rojas. Puesto que nosotros consideramos que los gentiles (no judíos) están en el mismo nivel que los animales o por debajo de estos, y anhelamos su exterminio, “La lucha contra los gentiles” es un nombre perfecto para nuestro equipo nacional de fútbol.

Supongo que no hace falta aclarar que los “gentiles” son, para los judíos, los no judíos, seres impuros e inferiores al Pueblo Elegido.

El parlamento israelí ha votado grabar varias frases del rabino Yosef en el estadio nacional. Veamos algunas de ellas.

“Los gentiles no tienen otro lugar en el mundo que servir al Pueblo de Israel”. “¿Por qué son necesarios los gentiles? Ellos trabajarán, labrarán los campos, cosecharán, mientras nosotros nos sentaremos como un effendi y comeremos” [“Effendi” es un título honorífico turco comparable a nuestro “señor”, N. del T.].

Más frasecitas racistas del rabino (y del parlamento israelí): “Los gentiles, como cualquier otra persona, morirán, pero [Dios] les ha concedido una gran longevidad. ¿Por qué? Imaginemos que tu burro se muriera. Perderías dinero, pues es tu sirviente… Esa es la razón por la que vive mucho: para trabajar para el judío”.

“Está prohibido ser misericordioso con ellos [los árabes]. Usted debe lanzarles misiles y aniquilarlos. Son malos y repudiables”.

Tras la muerte del rabino Yosef y los multitudinarios funerales que le honraron, hemos leído unas palabras llamativas de Rudolf Schitzler, presidente del Congreso Mundial de Neonazis”:

El rabino Yosef era una leyenda, un verdadero gigante del racismo genocida. Acabo de releer Mi lucha por vigésima octava vez y puedo decirte que mein Führer nunca dijo o escribió algo que fuera ni la mitad de genocidamente racista que los proverbios del rabino Yosef. El buen rabino podría haberle enseñado a nuestro querido Adolf un par de cosas.

Schnitzler añadió que envidia a Israel porque, a diferencia de la Alemania nazi, ha convencido al mundo para que acepte e incluso financie su racismo genocida y sus interminables guerras de agresión con un único objetivo: el lebensraum [espacio vital].

Fuente: Israeli soccer team re-named “The Fighting Goys”