Soldados israelíes atacan a un palestino y a su sobrina de tres años

El 2 de octubre, Abed Sider, comerciante local de Hebrón, y su sobrina de 3 años fueron hospitalizados después de haber sido atacados por varios soldados israelíes.

En el día de su cumpleaños, a las 6:30pm, Abed vio cómo cinco soldados israelíes invadieron su casa para interrogar a su sobrina de 3 años, a quien acusaban de haber arrojado piedras. Los soldados arrastraron a Abed fuera de su casa, causándole heridas en el brazo, por lo que tuvo que ser hospitalizado posteriormente. Además, los soldados también causaron heridas a la sobrina de Abed, que también fue hospitalizada.

Las fuerzas de ocupación alegaron que colonos del asentamiento cercano de Beit Hadassah habían presentado varias quejas, en las que decían que les habían tirado piedras desde la ventana del dormitorio de la niña, que domina la zona de recreo del asentamiento.

No hace mucho, un hijo de Abed, de siete años, ha quedado ciego después de que varios colonos le arrojaran un ácido a los ojos. Ahora se encuentra en Jordania, a la espera de ser intervenido quirúrgicamente con la esperanza de recuperar la visión. El gobierno israelí ha negado a Abed y a su familia los permisos de viaje necesarios para visitar a su hijo y pagar el tratamiento.

Hebrón, Al-Jalil en árabe, es el punto de mayor tensión entre palestinos y colonos israelíes en Cisjordania, siempre protegidos estos últimos por las fuerzas de ocupación. En la ciudad se ha impuesto un régimen de apartheid y de impunidad para la violencia de los colonos.

Al-Jalil es la ciudad más poblada de Cisjordania después de Jerusalén. Alrededor de 170.000 palestinos sufren el hostigamiento diario de unos 600 colonos judíos y 4.000 soldados israelíes. Una realidad que haría palidecer al apartheid más cruel de Sudáfrica.

Fuente: Palestinian man and his 3-year-old niece assaulted by Israeli soldiers