Diez ataques con armas químicas de los que Washington no quiere que hablemos

Wesley Messamore

Fuente: 10 Chemical Weapons Attacks Washington Doesn’t Want You to Talk About, Policymic

Washington no solo carece de autoridad legal para lanzar una intervención militar en Siria; carece también de autoridad moral. Estamos hablando de un gobierno con un historial de utilización de armas químicas contra personas inocentes mucho más prolífico y letal que las simples acusaciones contra Asad por parte del complejo militar-industrial occidental, de gatillo fácil y decidido a sofocar una mayor investigación antes de atacar.

He aquí una relación de diez ataques con armas químicas efectuados por el gobierno de EEUU y sus aliados contra civiles.

1. El ejército de EEUU vertió 76 millones de litros de sustancias químicas en Vietnam entre 1962 y 1971

Durante la guerra de Vietnam, el ejército de EEUU vertió 76 millones de litros de sustancias químicas, entre ellas el muy tóxico Agente Naranja, en los bosques y cultivos de Vietnam y países vecinos, destruyendo deliberadamente alimentos, destrozando el medio ambiente de las junglas y causando estragos en las vidas de cientos de miles de personas inocentes. Vietnam ha estimado que, como consecuencia de diez años de ataques con sustancias químicas, 400.000 personas murieron o fueron mutiladas, 500.000 bebés han nacido con defectos congénitos y dos millones han contraído cáncer y otras enfermedades. En 2012, la Cruz Roja estimó que un millón de personas en Vietnam sufrían discapacidades o problemas de salud relacionados con el Agente Naranja.

2. Israel atacó a civiles palestinos con fósforo blanco en la ofensiva del invierno de 2008-2009

El fósforo blanco es una horrible arma química incendiaria que funde la piel humana hasta los huesos.

En 2009, varios grupos de derechos humanos (Human Rights Watch, Amnistía Internacional y la Cruz Roja Internacional, entre ellos) informaron de que el gobierno israelí había atacado a civiles palestinos en su propio país con armas químicas. Un equipo de Amnistía Internacional afirmó haber encontrado “evidencias indiscutibles del uso extendido de fósforo blanco” como arma en zonas densamente pobladas. El ejército israelí negó las acusaciones al principio, pero terminó reconociendo que las mismas eran verdaderas.

Después de las denuncias de estas ONGs, el ejército israelí atacó las instalaciones centrales de la ONU (!) en Gaza con sustancias químicas. ¿Podemos comparar estas evidencias con el caso sirio? ¿Por qué no se propuso Obama bombardear Israel?

3. Washington atacó a civiles iraquíes con fósforo blanco en 2004

En 2004, periodistas “empotrados” en las tropas estadounidenses en Irak informaron del uso de fósforo blanco contra insurgentes iraquíes en Faluya. Al principio, el ejército mintió y dijo que estaba utilizando fósforo blanco solo para crear cortinas de humo o iluminar los blancos. Luego admitió haber utilizado sustancias químicas volátiles como armas incendiarias.

En ese momento, la RAI italiana emitió un documental titulado “Faluya, la masacre oculta”, con vídeos y fotografías espeluznantes, así como entrevistas con residentes de Faluya y soldados norteamericanos testigos de los hechos. El documental reveló que el gobierno de EEUU arrojó indiscriminadamente fósforo blanco en la ciudad iraquí y quemó mortalmente los cuerpos de mujeres y niños.

4. La CIA ayudó a Sadam Husein a masacrar iraníes y kurdos con armas químicas en 1988

Los archivos de la CIA han demostrado que Washington sabía que Sadam Husein estaba utilizando armas químicas (sarín, gas nervioso y gas mostaza) en la guerra con Irán. Sin embargo, siguió ofreciendo información de inteligencia a las fuerzas armadas iraquíes, informándoles de los movimientos de las tropas iraníes, a pesar de que sabían que utilizarían esas informaciones para lanzar ataques con armas químicas.

A comienzos de 1988, Washington advirtió a Husein de un movimiento de tropas iraníes que habría terminado la guerra con una derrota decisiva del ejército iraquí. En marzo, un envalentonado Husein, gracias a la ayuda de sus nuevos amigos de Washington, atacó con armas químicas un pueblo kurdo ocupado por las tropas iraníes, matando a unas 5.000 personas e hiriendo a más de 10.000, la mayoría de ellas civiles. Miles más murieron en los años siguientes por enfermedades y defectos de nacimiento.

5. El ejército de EEUU probó sustancias químicas en residentes de barrios pobres y negros de San Luis en los años 50

A comienzos de la década de 1950, el ejército de EEUU estableció unos compresores en los tejados de los rascacielos residenciales de algunos barrios de San Luis de bajos ingresos, en su mayoría de población negra, incluyendo áreas en las que alrededor del 70 por ciento de sus habitantes eran niños menores de 12 años. El gobierno dijo a los residentes que estaba experimentando con una cortina de humo para proteger a la ciudad de ataques rusos, pero, en realidad, estaba bombeando aire lleno de cientos de kilos de polvo fino de sulfuro de cadmio y cinc.

El gobierno admite que había un segundo ingrediente en el polvo químico, pero es información gubernamental secreta si dicho ingrediente era radiactivo. Por supuesto que lo era. Desde que se hicieron esas pruebas, un número alarmante de residentes del área han contraído cáncer. En 1955, Doris Spates nació en uno de los edificios que el ejército utilizó para bombear las sustancias químicas en 1953-1954. Su padre murió de forma inexplicable ese mismo año y cuatro hermanos han muerto de cáncer, mientras Doris ha sobrevivido, hasta ahora, a un cáncer cervical.

6. La policía disparó gases lacrimógenos a manifestantes del movimiento Occupy en 2011

La brutal represión de la policía contra los manifestantes del movimiento Occupy en 2011 está bien documentada: utilizó gases lacrimógenos y otras sustancias químicas irritantes. El uso de gas lacrimógeno contra soldados enemigos en una guerra está prohibido por la Convención de Armas Químicas. ¿No puede la policía dar a los manifestantes civiles de Oakland, California, el mismo trato y protección que el derecho internacional exige para los soldados enemigos en el campo de batalla?

7. El FBI atacó a hombres, mujeres y niños/as con gases lacrimógenos en Waco en 1993

Durante el infame asedio de una comunidad pacífica de adventistas del séptimo día de Waco, el FBI lanzó gases lacrimógenos a los edificios, sabiendo que dentro había hombres, mujeres, niños y bebés. El gas lacrimógeno, que era altamente inflamable, provocó incendios que afectaron a los edificios y que causaron la muerte de 49 hombres y mujeres y 27 niños, entre ellos algunos de poco más de un año. Recordemos que atacar a un soldado enemigo armado en el campo de batalla con gas lacrimógeno es un crimen de guerra. ¿Qué tipo de crimen constituye atacar a un bebé con gas lacrimógeno?

8. El ejército de EEUU inundó Irak con uranio empobrecido tóxico en 2003

En Irak, las fuerzas armadas estadounidenses inundaron el entorno con miles de toneladas de municiones que contenían uranio empobrecido, una sustancia tóxica y radiactiva producida como desecho en la producción de energía nuclear. En consecuencia, más de la mitad de los bebés nacidos en Faluya entre 2007 y 2010 tuvieron defectos congénitos.

Hasta entonces, algunos de estos defectos no habían sido vistos nunca fuera de los libros de texto, que tenían fotos de bebés nacidos en lugares próximos a las pruebas nucleares del Pacífico. El cáncer y la mortalidad infantil han crecido dramáticamente en Irak.

Según Christopher Busby, secretario científico del Comité Europeo sobre Riesgos Radiactivos, “estas son armas que han destruido absolutamente la integridad genética de la población iraquí”. Después de escribir dos de los cuatro informes publicados en 2012 sobre la crítica situación de la salud de los iraquíes, Busby ha descrito Faluya como el lugar con “el índice de daño genético más alto de todos los casos que se han estudiado en el mundo”.

9. Las fuerzas armadas de EEUU mataron con napalm a centenares de miles de civiles japoneses en 1944 y 1945

El napalm es una materia inflamable que se ha utilizado como arma de terror por las fuerzas armadas de EEUU. En 1980, la ONU declaró su uso en áreas de población civil como crimen de guerra. Eso es exactamente lo que hizo EEUU en la Segunda Guerra Mundial, arrojando una gran cantidad de napalm sobre Tokio, causando quemaduras que provocaron la muerte de unas 100.000 personas y heridas a un millón, mientras otro millón más perdió sus viviendas en el ataque aéreo más letal de la Segunda Guerra Mundial.

10. El gobierno de EEUU arrojó dos bombas atómicas en sendas ciudades japonesas en 1945

Aunque puede que las bombas atómicas no sean consideradas armas químicas, creo que podemos convenir en que pertenecen a la misma categoría: dispersan una ingente cantidad de sustancias químicas letales. Son tan espantosamente horribles como las armas químicas, si no más, y por su propia naturaleza solo son adecuadas para un único propósito: exterminar a los habitantes civiles de toda una ciudad.

Parece extraño que el único régimen que ha utilizado alguna vez estas armas terroríficas contra otros seres humanos pretenda garantizar un mundo libre de estas peligrosas armas en manos de peligrosos gobiernos.

Traducción: Javier Villate