Acusaciones cruzadas sobre el uso de armas químicas contra la población civil en Siria

Desde el miércoles 21 de agosto se han sucedido las informaciones sobre un ataque con armas químicas (parece ser que se trata de gas sarín) contra la población civil de un suburbio de Damasco, Siria.

Como suele ser habitual, la oposición culpa al gobierno y este, a la oposición.

Una misión de la ONU se encuentra en Siria para investigar, precisamente, el uso de armas químicas. Y este ataque se ha producido cuando la misión ya se encontraba en el país. Parece, pues, extraño que el gobierno vaya a utilizar estas armas cuando los investigadores de la ONU se encuentran en Damasco. Y más raro aún que el ataque se haya producido en las proximidades de la capital, algo así como cuanto más cerca, mejor.

Por otro lado, Rusia ha afirmado que la masacre (se habla de centenares de muertos) ha sido producida por el lanzamiento de un cohete desde un área controlada por los rebeldes.

Algunos médicos se han pronunciado sobre los vídeos que se han difundido y sostienen que, si son verdaderos, estaríamos ciertamente ante un ataque con armas químicas. Pero también creen que hay signos de manipulación.

Los mismos investigadores de la ONU parecen haber adoptado una postura cauta y han subrayado la necesidad de una investigación sobre el terreno. Pero sus declaraciones también están siendo manipuladas.

Sin embargo, quienes no están siendo nada cautos son aquellos gobiernos que están deseando intervenir militarmente de forma directa en Siria (léase Israel, Turquía, Francia y EEUU). Estos ya están dando por buenas las denuncias de la oposición y lanzando sus amenazas.

Y mientras sucede todo esto, Infowars.com ha informado de algo revelador, si se confirma. Unos supuestos mensajes electrónicos del contratista de Defensa de EEUU Britam revelan un plan “aprobado por Washington” y financiado por Catar para organizar un ataque en Siria con armas químicas del que se culparía al régimen de Asad.