Nada se opone al expansionismo israelí

Muchos palestinos y muchos observadores extranjeros de la situación en la Palestina ocupada creen que los Acuerdos de Oslo, con su división de Cisjordania en varias áreas relacionadas con un mayor o menor grado de control militar y administrativo israelí, permiten a los palestinos que viven en áreas B un mayor grado de libertad, pues se trata de áreas rurales que están bajo el control administrativo de la Autoridad Palestina (AP). Es así en cierta medida, siempre y cuando no exageremos. Los palestinos, todos los palestinos, tanto los que viven en las áreas C, como B y A, están sometidos a la ocupación israelí de múltiples y sofisticadas formas.

 Esto queda de manifiesto en un artículo de Occupied Palestine: Israel shifts Oslo accord borders to continue to prevent Palestinians from using their land and building homes.

En este artículo se cuenta cómo Maher, un palestino de Huwara, una aldea cercana a Nablus, tuvo que aprender esa realidad en sus propias carnes. Maher tiene sus tierras en el área B y, por tanto, pidió permiso a la AP para construir en ellas una casa. Se lo concedieron y Maher pagó las tasas preceptivas.

Las tierras de Maher estaban siendo utilizadas como vertedero, así que empezó a limpiarlas. Y las limpió durante seis meses, llegando a preparar el terreno en el que levantaría la casa. Hasta que, en julio, las autoridades israelíes le ordenaron detener toda actividad. Puesto que el gobierno israelí argumentaba que sus tierras estaban en área C (con control administrativo y militar israelí), tuvo que llevar el caso a los tribunales, israelíes, por supuesto.

En la zona donde Maher quiere construir su casa y en los alrededores no hay colonias judías ni bases militares ni nada que haga suponer que existen las omnipresentes “razones de seguridad” para impedir su construcción.

Los Acuerdos de Oslo de 1993 establecieron la división de Cisjordania en tres áreas. El área A abarca una pequeña extensión que incluye varias ciudades palestinas, donde la AP tiene la autoridad civil y de seguridad. El área B incluye zonas rurales donde la AP tiene la autoridad administrativa e Israel la autoridad militar. Y, por último, el área C, que incluye los asentamientos judíos, el valle del Jordán y las comunicaciones por carretera entre comunidades palestinas, están bajo el control administrativo y militar israelí.