El ‘apartheid’ israelí del agua

Israel Social TV, 16/07/2013 – El sábado pasado, agricultores palestinos de Umm Al Jeir, en las colinas del sur de Hebrón, estaban llevando a sus ovejas a pastar, acompañados de activistas de Ta’ayush. Soldados israelíes llegaron para cortarles el paso y comenzaron a realizar detenciones, argumentando que estaban en una zona militar cerrada.

A pesar del hecho de que allí se encuentra un pozo de agua vital, los residentes han tenido prohibido entrar en la zona durante 15 días. La pregunta es quién se beneficia de esta prohibición de acceder al agua en verano, cuando los residentes no tienen agua por medio de los servicios básicos.

La acción de Umm Al Jeir no es inusual, sino habitual. Merece la pena señalar que no poder acceder a los pozos de agua ha obligado a los residentes a comprar el líquido elemento a precios que oscilan entre los 35 y los 50 shekels el metro cúbico.

Según B’Tselemn, el gasto medio de una familia israelí en el consumo de agua es del 1,3 por ciento de sus ingresos mensuales, mientras que el gasto medio de una familia palestina de las colinas del sur de Hebrón puede alcanzar una tercera parte de sus ingresos mensuales.

Otra comparación. Los residentes de Umm Al Jeir consumen 28 litros por persona y día, mientras que los asentamientos judíos cercanos consumen una media de 211 litros por persona y día.

¿Conocen esto los soldados que son enviados a entregar órdenes de demoliciones y restricciones de acceso a los pozos de agua de los palestinos? Y si esta información estuviera en su poder, ¿actuarían de forma diferente?

El caso de las órdenes de restricción de movimientos en Umm Al Jeir y otros incidentes se llegan a conocer solo porque los activistas de Ta’ayush y sus cámaras han estado allí.

NOTA: Todos los sábados por la mañana, activistas de Ta’ayush organizan una excursión desde Jerusalén.