Armas para Siria: el último horror de Occidente

Lord Ashdown, antiguo líder de los demócratas liberales británicos, ha criticado el envío de armas a los rebeldes sirios y ha pedido a los gobiernos occidentales que presionen a Catar y Arabia Saudí para que dejen de financiar a los islamistas que se han levantado en armas contra Asad.

En su opinión, Siria no es más que la “primera línea de un conflicto más amplio”, donde se está construyendo un frente sunita yihadista radicalizado para luchar contra la influencia del chiísmo.

Lo esperpéntico del asunto, como denuncia Ashdown, es que Catar y Arabia Saudí están financiando a los mismos yihadistas que Occidente está combatiendo y armando, al mismo tiempo.

Según Ashdown, ya se han embarcado 3.500 toneladas de armas en puertos de Croacia, con la ayuda de la CIA y la financiación de cataríes y saudíes, que irán a parar “casi exclusivamente a los grupos más yihadistas”.

Ashdown, que fue alto comisionado para Bosnia-Herzegovina entre 2002 y 2007 y es, en la actualidad, presidente de UNICEF en Reino Unido, señaló que esas armas proceden de la guerra de Bosnia y su venta está proporcionando grandes sumas a “fuerzas corruptas de los Balcanes”.