El gobierno israelí planea expulsar a 90.000 palestinos del Neguev y reubicarlos en ciudades artificiales

El gobierno israelí pretende destruir 40 pueblos palestinos del Neguev y trasladar forzosamente a los 90.000 beduinos afectados a nuevas localidades artificiales, con toda seguridad sin servicios de ninguna clase. Otro acto bárbaro más de un estado que tiene el terrorismo y la delincuencia inscritos en su ADN.

Según informa Middle East Monitor, un comité del gobierno israelí ha aprobado un proyecto de ley que contiene el conocido “Plan Prawer”: la confiscación de unos 700.000 dunams (700 millones de metros cuadrados) del Neguev, la destrucción de 40 “pueblos no reconocidos” (pueblos beduinos cuya existencia Israel no ha reconocido, lo cual le permite cometer todo tipo de atropellos) y la transferencia forzosa de su población a núcleos urbanos inhóspitos y sin ningún servicio.

Los palestinos afectados han protestado en la calle y se han comprometido a luchar hasta el final contra este plan más propio de nazis y genocidas polpotianos.

En Israel viven alrededor de 200.000 beduinos, la mitad de ellos en el desierto del Neguev, pero no se benefician de servicios municipales, tales como agua y electricidad, porque las autoridades israelíes no les reconocen.

Fuente: Plan to seize 7 million square metres in Negev and displace 90,000 Palestinians