Libia es peligroso para los periodistas

Libia se ha vuelto cada vez más peligroso para los periodistas. A comienzos de la semana pasada, Mahmud Al-Faryani, corresponsal del periódico Al-Arabiya, fue secuestrado por hombres armados después de haber recibido numerosas amenazas. Según Reporteros Sin Fronteras, fue torturado y amenazado con ser ejecutado durante sus siete horas de secuestro.

Pero este es solo el último de una serie de secuestros de periodistas en el país norteafricano. Pero los ataques no se limitan a los secuestros. Ese mismo día, un grupo armado tomó las oficinas de la cadena de televisión libia Al-Wataniya.

Según Reporteros Sin Fronteras, otro secuestro tuvo lugar el 22 de abril, cuando Yusef Bargum, experiodista y actual director de información pública del registro civil de Bengasi, fue secuestrado, golpeado y torturado por una milicia armada.

Por otro lado, algunos periodistas han sido detenidos por las autoridades. Amara Hasan Al-Jitabi, editor del periódico Al-Umma, fue puesto en libertad bajo fianza el 21 de abril, después de ser detenido por la policía. Su arresto se produjo después de que Al-Jitabi publicara una lista de 87 jueces y fiscales supuestamente implicados en casos de corrupción y malversación.

Además de Reporteros Sin Fronteras, la Organización Prensa Libre también está llamando la atención sobre esta situación y ha pedido al gobierno libio que “haga todo lo que esté en su poder para garantizar la seguridad de los trabajadores de los medios de comunicación locales y extranjeros”.

Fuente: Libya: Attack on Freedom of Press