Israel, el verdadero peligro para la paz en Oriente Medio

En unos pocos meses, Israel ha bombardeado Siria dos veces, Sudán una vez, Egipto varias veces y Palestina muchas veces, mientras Líbano sufre constantes violaciones de su espacio aéreo por parte del estado judío.

El último bombardeo contra Siria ha sido justificado por el ejército hebreo diciendo que su objetivo era un cargamento de misiles destinado a Hezbolá. ¿Os imagináis a un estado árabe, digamos Egipto, bombardeando un puerto israelí mientras descargaban armas de barcos estadounidenses? ¿Cuál sería la respuesta de los gobiernos occidentales, de EEUU y de Israel mismo? Puesto que está demostrado que Israel ataca a sus países vecinos y a los palestinos, ¿no podría considerarse ese hipotético bombardeo como “autodefensa”, tal y como justifica Israel sus bombardeos?

Hemos llegado a un grado de maniqueísmo y cinismo morales sofocantes. Los buenos pueden bombardear, asesinar, oprimir y cometer todo tipo de atrocidades contra los malos (la ocupación israelí, sus ataques contra sus vecinos y contra Gaza, Guantánamo, las masacres perpetradas con aviones no tripulados por EEUU en Afganistán, Pakistán, Yemen, Somalia…, los atentados terroristas de los rebeldes sirios, las masacres del gobierno iraquí, etc.). Sabemos que sus excesos son “errores”, “daños colaterales” y demás mentiras.

Pero si los malos hacen algo parecido a lo que hacen los buenos, eso sí es terrorismo, barbarie y amenazas para la paz mundial y los derechos humanos.

Un fantasma recorre el mundo. Es la doble moral de los malos de toda laya. Quienes amamos la paz, la justicia y la libertad estamos obligados a resistirnos a ella y denunciarla allí donde la encontremos, sea quien sea quien la esgrima.