Guatemala: en el tiempo de la violencia

Periiodismohumano, 27/03/2013 — Un domingo cualquiera de julio, día de mercado en Rabinal. La mayoría de la población maya achí de las comunidades cercanas al pueblo han bajado a comprar víveres y otros utensilios. Hacía el mediodía, muchos inician el retorno hacía casa en medio de un paraje idílico. El empinado y sinuoso camino de tierra que conduce a Plan de Sánchez, la primera comunidad en la travesía, está muy concurrido. En el prado situado justo a la entrada de la aldea, un pequeño grupo de soldados y patrulleros civiles les da el alto.

Las niñas y las mujeres son violadas y asesinadas en una casa particular. A los hombres los encierran en la casa de la abuela de Juan, en la parte alta de la comunidad. Los uniformados, unos sesenta, abren fuego y lanzan dos granadas en el interior. Acto seguido, prenden fuego a la barraca. El olor a carne quemada se deja sentir en el cercano valle donde se esconde Juan. Más de 260 personas han sido masacradas por el ejército del Estado de Guatemala.

Treinta años después, en el lugar de la matanza, el olor a cera y a incienso inunda el ambiente. Hoy la barraca es una pequeña capilla dedicada a la memoria de las víctimas. La luz tenue de las velas ilumina levemente la cara de Juan mientras éste, sentado enfrente del altar, pronuncia unas palabras en achí destinadas a los espíritus de aquellos que dejaron la vida terrenal aquel día de 1982. En el velatorio por los asesinatos, en una especie de mezcla de ritual maya y ceremonia cristiana, acompañan al hoy líder espiritual de la comunidad otros supervivientes y habitantes de Plan de Sánchez.

Juan, un hombre curtido por la tierra guatemalteca, ha luchado durante años para que se hiciera justicia. En cierta manera lo ha conseguido gracias a una condena de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pero en un país donde los militares todavía se dejan notar en el poder, la reparación para el pueblo maya aún queda lejos. "El Estado aún nos niega la dignidad que pisó durante el tiempo de la violencia".
despuesdelapaz.periodismohumano.com