Aguas negras israelíes contra las viviendas palestinas de Nabi Saleh

Nabi Saleh es uno de los pueblos más combativos de la Palestina ocupada. Desde hace tres años celebran una manifestación semanal en contra de la ocupación israelí, de las expropiaciones de tierras, del muro del apartheid y del robo de sus manantiales por parte de los colonos judíos de un asentamiento cercano.

La brutal represión de que son objetos sus habitantes no ha impedido que esta ejemplar resistencia se mantenga. Las fuerzas israelíes de ocupación han utilizado todos los medios a su alcance para doblegar a Nabi Saleh, sin éxito. Han ahogado al pueblo con infinidad de gases lacrimógenos, lanzados incluso adentro de las casas. Han disparado todo tipo de proyectiles, han lanzado cañones de agua, han realizado multitud de redadas nocturnas, deteniendo a centenares de jóvenes y no tan jóvenes.

El 11 de diciembre de 2011, Mustafá Tamimi fue alcanzado en la cara por un bote de gas disparado a corta distancia, lo que le ocasionó la muerte. Basem Al-Tamimi, uno de los líderes de las protestas, ha sido detenido doce veces por los soldados hebreos y en estos momentos lleva más de tres años en “detención administrativa”, sin haber sido juzgado aún. La Unión Europea lo ha considerado como un “defensor de los derechos humanos” y Amnistía Internacional lo ha acogido como “preso de conciencia”.

El 19 de noviembre pasado, Rushdi Tamimi, de 28 años, fue asesinado por los soldados israelíes en el transcurso de una manifestación en solidaridad con el pueblo de la Franja de Gaza.

Estas son algunas de las razones por las que la combatividad de Nabi Saleh es conocida en el mundo entero.

El último, e inútil, acto de barbarie de las fuerzas de ocupación ha sido lanzar aguas negras contra las viviendas palestinas por medio de cañones de agua. Un acto propio de gente vil, vengativa y corroída por el odio y el desprecio racistas. Según la organización israelí de derechos humanos B’Tselem, todas las casas del pueblo fueron rociadas con las aguas negras. El potente chorro ha roto ventanas y causado gran cantidad de daños en las casas.

En estos días, Cisjordania y la Franja de Gaza hierven de protestas por las condiciones de reclusión de los presos palestinos en las cárceles israelíes. La represión está siendo brutal, como siempre, produciéndose centenares de detenciones y heridos. Al calor de esta represión, los colonos han incrementado los ataques contra personas y propiedades palestinas en la más absoluta impunidad, alcanzando en algunos casos la categoría de pogromos cuando actúan con la complicidad y protección de los soldados.

¿Ha leído u oído alguien algo en los medios de comunicación occidentales sobre esta realidad? No sé qué duele más, si la barbarie neonazi de Israel o el silencio descarado, cómplice e inmoral de los medios de comunicación. De los gobiernos, lo mejor es olvidarse.