Estudio muestra el auge de Al Qaeda en Siria

Un reciente estudio de Quilliam Foundation, un grupo de estudios sobre políticas antiterroristas con sede en Londres, ha confirmado que la influencia de Al Qaeda entre los grupos rebeldes armados sirios está creciendo hasta el punto de que su afiliado, Yabat Al Nusra, se ha convertido en la organización más poderosa de la oposición armada al régimen de Bachar Asad.

Un miembro de Yabat Al Nusra ejecuta a soldados del ejército sirio en Alepo.

Hace poco dábamos nuestra opinión (Idiotas útiles para las monarquías del Golfo y las potencias occidentales), basada en informaciones más o menos deslavazadas: considerábamos que los islamistas extremistas se habían apoderado de la revolución siria, la habían secuestrado, como ya sucediera, de otra forma, en Egipto y Libia. Ahora, un estudio nos la confirma.

Según el mencionado estudio, Nusra es el grupo más eficiente en la lucha contra el gobierno sirio y tiene unos 5.000 combatientes. Está dirigido por combatientes veteranos de la resistencia iraquí.

“La guerra civil siria es un regalo caído del cielo para Nusra. Rebosa energía”, dijo Noman Benotman, principal autor del informe.

Benotman fue un prominente yihadista libio que conoció personalmente a los principales líderes de Al Qaeda, incluyendo a Osama Ben Laden y Ayman Al Zauahiri. Para llevar a cabo el estudio, consultó con espías occidentales y regionales, así como con yihadistas sirios, entre ellos de Yabat Al Nusra.

Según el informe, Nusra es una rama de Al Qaeda de Irak (AQI), un grupo terrorista creado por el jordano Abu Musab Al Zarkaui.

AQI pasó a llamarse Estado Islámico de Irak (ISI, por sus siglas en inglés) después de que Al Zarkaui fuera asesinado por EEUU en 2006. Desde la retirada de las tropas estadounidenses de Irak, el ISI se ha fortalecido, alimentándose de la dinámica política sectaria en que se ha sumergido el país.

El Departamento de Estado de EEUU ha incluido a Nusra en la lista de organizaciones terroristas en diciembre del año pasado y ha considerado que el grupo es “un intento de AQI de secuestrar las luchas del pueblo sirio para sus propios fines perversos”. De ahí algunos titubeos de Obama a la hora de apoyar a los rebeldes sirios.

“El emir de AQI Abu Dua controla AQI y Nusra. Dua imparte directrices al emir de Nusra, Abu Mohamed Al Jaulani, a quien encargó que iniciara operaciones en Siria”, dijo el Departamento de Estado. Benotman considera, sin embargo, que el liderazgo de Al Jaulani en Nusra es “incontestable”.

AQI había construido una infraestructura en Siria, estableciendo pisos francos, de donde salieron miles de voluntarios para ir a luchar a Irak. Los comandantes sirios de Al Zarkaui fueron, también, el principal canal para recibir las contribuciones financieras de Arabia Saudí y la región del Golfo.

Nada Bakos, exagente de la CIA que durante varios años dirigió la vigilancia de Al Zarkaui, dijo a la CNN que los sirios formaron parte de su red desde el principio. “Probablemente, algunos de estos comandantes estarán ahora en Nusra”, dijo.

Según el Departamento de Estado de EEUU, Nusra ha reconocido la autoría de unos 600 ataques terroristas, “que van desde los más de 40 ataques suicidas a operaciones con armas pequeñas y explosivos artesanales en ciudades como Damasco, Alepo, Hama, Dara, Homs, Idlib y Dair Al Zawr”.

Benotman afirma que el grupo ha llevado a cabo, también, ejecuciones de periodistas y asesinatos de oficiales del ejército sirio, así como de miembros de la milicia progubernamental Shabiha. Además, Nusra controla algunas ciudades pequeñas y la autovía entre Alepo y Hasakah, una importante vía de comunicación con Irak.

En los últimos tiempos, añade Benotman, Nusra ha manejado coches-bomba por control remoto.

Los efectivos de Nusra rondan los 5.000 combatientes, según el informe de la Quilliam Foundation. Pero los jefes rebeldes dicen que el grupo solo representa alrededor del 10 por ciento de las fuerzas que se oponen al régimen.

Aunque Nusra está compuesto principalmente de sirios, hay también en sus filas un importante número de combatientes de otros países árabes. En los últimos meses, han llegado muchos procedentes de Arabia Saudí y otros países del Golfo, pero la mayoría de los combatientes extranjeros son iraquíes y jordanos.

Según el informe de la Quilliam Foundation, Nusra coopera a menudo con otros grupos islamistas y yihadistas, como es el caso de Sukur Al Sham, que tiene varios miles de efectivos, e incluso con el Ejército Libre Sirio (ELS). Sin embargo, un número importante de yihadistas son reacios a cooperar con Nusra, debido a su vinculación con Al Qaeda.

Sea como fuere, Nusra y otros nueve grupos yihadistas locales anunciaron el mes pasado que habían formado, en Deir Al Zur, un mando unificado regional llamado Consejo Shura de Muyaidines.

No obstante, Nusra no ha formado todavía ninguna coalición de este tipo con grupos rebeldes islamistas más grandes, tales como Ansar Al Islam, Ahrar Al Sham y el Consejo Revolucionario Deir Ezor, tres grupos que se han agrupado para formar el Frente de Liberación.

Si Nusra consigue derribar el régimen de Asad y conquistar el poder en Siria, esto podría ser un fuerte revés para EEUU, a quien muchas intervenciones militares parecen salirle mal (Irak, Afganistán, Libia…). De momento, Nusra no tiene ningún interés en terminar rápidamente con el régimen de Asad. Una crisis prolongada le beneficia y le fortalece, ganando en influencia. De ahí su negativa a un acuerdo para poner fin al conflicto y establecer un plan de transición.

Fuente: Study shows rise of al Qaeda affiliate in Syria, Iowa State Daily, 7/01/2013