La propiedad, según Emile Armand

La propuesta anarquista e individualista de Emile Armand se diferencia del capitalismo y del comunismo. En su opinión, si la propiedad es de grandes corporaciones, del estado o de la comunidad, el individuo seguirá siendo un esclavo. Por el contrario, cada trabajador debe poseer, de forma inalienable, sus medios de producción, bien de forma individual o en asociación con otros trabajadores. De esta forma, el trabajador puede disponer libremente del producto de su trabajo, según sus deseos y necesidades. “Una vez que el individuo posea sus propias herramientas y su producto, el capitalismo dejará de existir”.

La propiedad (1965), de Emile Armand