Sharon hijo propone una ‘solución final’ en Gaza

Gilad Sharon es hijo del criminal de guerra y ex primer ministro israelí Ariel Sharon. Ha escrito un artículo en The Jerusalem Post sobre la actual ofensiva de muerte y destrucción contra la Franja de Gaza.

Gilad propone que no se haga ahora lo mismo que se hizo en la operación Plomo Fundido, del invierno de 2008-2009, cuando se dejó esa pequeña franja de tierra cubierta con los cadáveres de más de 1.400 palestinos, campos, casas e infraestructuras destruidas. Quiere que se llegue hasta el final, como también ha aconsejado el ministro de Exteriores, el ultra Avigdor Lieberman. O sea, una “solución final”. Acabar con la sociedad palestina en Gaza. Cometer un genocidio. Eso es lo que están proponiendo.

Gilad dice que hay que lograr “que la otra parte no pueda vivir”. Y añade: “El deseo de evitar daños a civiles inocentes en Gaza conduce, en última instancia, a dañar a los verdaderos inocentes: los residentes del sur de Israel”. Estremecedoras y brutales palabras que llaman a matar y destruir de forma indiscriminada. Matar a todos. Destruirlo todo. Los habitantes de Gaza eligieron a Hamas y “tienen que vivir con las consecuencias”. No son inocentes. Hay que acabar con ellos.

Por supuesto, Gilad Sharon sostiene que ellos, los israelíes, son las víctimas, y los palestinos, los victimarios. Estos últimos son los que disparan contra los israelíes. Evidentemente, tiene que manipular los hechos y manejar, así, los sentimientos de los israelíes. El ejército hebreo no bombardea la Franja de Gaza una semana sí y otra también. El bloqueo neonazi, calculado proteína a proteína, no existe. Los continuos ataques contra los pescadores y los agricultores palestinos que trabajan cerca de la valla fronteriza tampoco existen. Las incursiones terrestres que arrasan olivares y campos de cultivo son pesadillas de los campesinos. Tal vez no nos hayamos enterado y los gazatíes pueden viajar libremente fuera de su terruño, los enfermos ser atendidos en hospitales de Cisjordania y los jóvenes ir a estudiar a las universidades cisjordanas. Y así todo.

“Tenemos que arrasar barrios enteros de Gaza. Tenemos que arrasar toda Gaza”, como hicieron los estadounidenses en Hiroshima. “Los estadounidenses no se detuvieron en Hiroshima. Los japoneses no se rindieron con la rapidez necesaria, así que atacaron Nagasaki”. Terribles palabras que llaman a la aniquilación del pueblo palestino de Gaza, con bombas nucleares si fuera preciso. Sharon hijo debería ser juzgado por ellas, por tan brutal apología de la violencia y el genocidio.

Si no se llega “hasta el final”, la alternativa es reocupar la Franja de Gaza, con los consiguientes costes.

“No hay camino intermedio: o los habitantes de Gaza y su infraestructura pagan el precio o reocupamos toda la Franja de Gaza”. Así lo ve Sharon junior. Hay que tomar una decisión y actuar con rapidez. Se necesita “una explosión, no un gemido”. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

¿Es esta una opinión extemporánea? ¿Está loco Gilad Sharon? ¿Es un hijo de su padre? No. Es la opinión de la mayoría, una gran mayoría, de los israelíes, como se puede colegir de tantos y tantos sondeos realizados. Pobres israelíes, con esa mentalidad, están abocados a una continua insatisfacción y tal vez, como algunos pronostican, a la autodestrucción.