Informe sobre abusos, malos tratos y violencia cometidos por soldados israelíes en Cisjordania

Veteranos israelíes han denunciado la cultura de abusos, hostigamiento y malos tratos del ejército contra los niños palestinos. Así se expresa en un reciente informe de la organización Breaking the Silence (Rompiendo el Silencio), que contiene testimonios de 30 veteranos, en los que se detallan numerosos casos de violencia cometidos por las tropas israelíes en los territorios ocupados palestinos.

El informe se hizo público ayer, sábado 25 de agosto, y ha reunido más de 850 relatos de soldados y exsoldados israelíes que describen los abusos que ellos mismos cometieron o de los que fueron testigos.

Así, un sargento explica cómo su unidad entraba todos los días en aldeas palestinas con el fin de “hacer sentir su presencia” y convencer a los palestinos de que la tierra que pisaban no les pertenecía.

“Una patrulla, o dos, entran con dos Hummers [tanquetas blindadas] y un todoterreno, y convierten las aldeas en un infierno. Toda una compañía puede ser enviada a pie, formada en dos hileras, como si fuera un desfile militar, provocando disturbios, provocando a los niños”, dice el sargento. Añade que el objetivo de su comandante era “machacar a la población”, de forma que ni siquiera se les ocurriera tirar piedras a los ocupantes.

Otro testimonio describe en detalle una operación de acoso contra unos niños de Kalandia, Cisjordania, después de unos disturbios. El pelotón acorraló a los niños y les golpearon con palos.

“Se provocó a la gente y, luego, los soldados cayeron sobre ellos con palos y les golpearon. Esa es la norma”, explicó un sargento del Cuerpo de Ingenieros.

El informe documenta numerosos casos de niños menores de 16 años que fueron detenidos, les vendaron los ojos y les privaron de comida y agua. Un sargento de la Brigada de Paracaidistas, que ha detenido a gran cantidad de niños de 12-14 años, dice que le enseñaron a tratar a los niños no como lo que son, sino como compinches de los terroristas.

Otro veterano relata cómo su compañía arrasaba tiendas y edificios porque se aburrían y, de esa forma, provocaban disturbios. Narra un incidente en el que unos soldados israelíes empezaron a lanzar pelotas de goma para que los fieles de una mezquita salieran corriendo y, así, provocaron disturbios. Dice, también, que si los niños palestinos les arrojaban piedras, eran utilizados como escudos humanos.

Fuente: Israeli vets confess to ‘no mercy’ abuse of Palestinian ‘terrorist’ kids — RT